Condiciones de trabajo

Sudáfrica podría hacer más por los mineros, dice el especialista en minería de la OIT

El asesinato de más de 30 trabajadores en la mina de platino de Marikana ha llamado la atención sobre las condiciones de trabajo en la industria minera de Sudáfrica.

Noticia | 24 de agosto de 2012
GINEBRA (Noticias de la OIT) – Sudáfrica ha adoptado medidas importantes después de la fin del apartheid para abordar las condiciones de trabajo en la industria minera, pero todavía queda mucho por hacer, declaró el especialista en minería de la OIT, Martin Hahn.

“Es posible aumentar los esfuerzos para mejorar la aplicación de las normas mineras existentes, sobre todo en lo que se refiere a la seguridad y salud de los mineros”, afirmó Hahn, y destacó que los sindicatos han mantenido el tema de la seguridad en los primeros lugares de la agenda social.

La semana pasada, decenas de personas murieron en la mina de platino de Marikana en la provincia noroeste de Sudáfrica cuando la policía disparó contra los mineros que reivindicaban salarios más altos y mejores condiciones de trabajo.

Martin Hahn señaló que los mineros como los de Marikana – una zona con actividades a cielo abierto y bajo tierra – con frecuencia están expuestos a un gran número de riesgos para la seguridad: desprendimiento de rocas, polvo, ruidos intensos, humo y altas temperaturas, entre otros.

Muchos mineros además sufren de enfermedades como la silicosis y la tuberculosis. Las tasas del VIH pueden ser altas ya que, en algunos casos, los mineros se ven obligados a dejar atrás a sus familias para encontrar trabajo, y están más expuestos al sexo ocasional.

En lo que se refiere a los salarios, los sueldos por lo general son altos para los trabajadores altamente calificados como ingenieros y gerentes, pero pueden ser muy bajos para los mineros que son formados en el trabajo y tienen una educación formal muy limitada.

Una disminución de las muertes

La industria de la minería ha registrado un auge en Sudáfrica durante los últimos años. De acuerdo con un informe de 2008 del gobierno, el sector empleaba 2,7 por ciento de la población económicamente activa.
La disminución de las tasas de mortalidad muestra claramente que se han realizado esfuerzos significativos para mejorar la seguridad de las minas en Sudáfrica, pero aún queda mucho por hacer para (...) alcanzar el objetivo de cero muertes”

El gobierno ha adoptado una serie de medidas para mejorar las condiciones de trabajo en la industria minera. De hecho, el número de muertes en las minas de Sudáfrica disminuyó de 774 en 1984 a 128 en 2008.

El cambio decisivo fue la reforma de la legislación del país en materia de minería. La reforma fue realizada aplicando los principios del Convenio de la OIT sobre seguridad y salud en las minas, 1995 (n.° 176), que el país ratificó entonces.

“La disminución de las tasas de mortalidad muestra claramente que se han realizado esfuerzos significativos para mejorar la seguridad de las minas en Sudáfrica, pero aún queda mucho por hacer para crear la muy necesaria cultura de prevención en materia de seguridad y salud en cada una de las minas de Sudáfrica a fin de alcanzar el objetivo de cero muertes”, dijo Martin Hahn.

Agregó que las condiciones de trabajo pueden variar mucho dependiendo de si la mina es nueva o vieja, si es a cielo abierto o bajo tierra, de su profundidad y del tipo de mineral que se extrae.