This story was written by the ILO Newsroom For official ILO statements and speeches, please visit our “Statements and Speeches” section.

OIT: Promover el empleo, un objetivo clave para el nuevo Presidente de Francia

Francia debe pasar de una estrategia de austeridad a una de crecimiento y empleo para hacer frente al enorme déficit laboral que afecta en particular a los jóvenes, dijo Raymond Torres, funcionario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

News | 07 May 2012
GINEBRA (Noticias de la OIT) – Francia debe pasar de una estrategia de austeridad a una de crecimiento y empleo para hacer frente al enorme déficit laboral que afecta en particular a los jóvenes, dijo Raymond Torres, funcionario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“En este momento es importante estimular el crecimiento enfocado en el empleo y las inversiones en la economía real, garantizar un financiamiento más progresivo de la protección social de manera que grave menos los salarios bajos, y adoptar un programa dirigido a abordar el desempleo juvenil, que en la actualidad es el doble que el de los adultos”, dijo Raymond Torres un día después de la victoria de François Hollande en la segunda vuelta de las elecciones en Francia. “Esta es la forma más eficaz y más rápida de mejorar las perspectivas de empleo”.

Según las estadísticas más recientes, Francia tiene más de 2,6 millones de desempleados. Cerca de 22 por ciento de los jóvenes franceses (entre 15 y 25 años) no tiene trabajo.

De acuerdo con Raymond Torres, Director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT, Francia es capaz de superar la crisis del empleo y a la vez cumplir con los objetivos fiscales. Sin embargo, esto requiere un importante cambio en el rumbo de las políticas.

“El primer paso consiste en salir de la trampa de la austeridad que ha caracterizado las políticas europeas durante los últimos dos años”, señaló. El reciente Informe sobre el Trabajo en el Mundo 2012 de la OIT (en inglés), muestra que estas políticas han resultado ser contraproducentes, puesto que han debilitado el crecimiento y el empleo al tiempo que han hecho cada vez más difícil el cumplimiento de los objetivos de consolidación fiscal.

“De este mismo modo, los países de la UE deberían abstenerse de liberalizar los mercados laborales”, señaló Torres. “En el contexto de la crisis actual, la liberalización agravará las pérdidas de puesto de trabajo sin promover la creación de empleos. Por supuesto que, mirando hacia delante, aquellas medidas que fueron mal diseñadas deberían ser revisadas. Algunas reformas que han sido exitosas, como en Austria por ejemplo, muestran que el diálogo social es una herramienta eficaz a este respecto”, agregó.

“El segundo paso es emprender una estrategia enfocada en el crecimiento y el empleo”, dijo Torres. “Para alcanzar este objetivo es decisivo restablecer el crédito para las pequeñas empresas, que son las principales generadoras de nuevos empleos”.

Una de las maneras para incentivar el crédito es incrementar las garantías de los bancos que otorgan crédito a las pequeñas empresas, como en Alemania, señaló Torres. Otra opción consiste en crear nuevas instituciones de crédito dedicadas a aumentar las inversiones en la economía real, en particular en los sectores industriales y de servicios en los cuales el país tiene une ventaja comparativa.

“La educación juega un papel clave”, explicó Torres. “Francia tiene uno de los mejores sistemas de educación secundaria del mundo. Sin embargo, hay mucho jóvenes desempleados. Se podría, por ejemplo, introducir garantía como existe en Suecia, según la cual cada joven que no tiene un trabajo de forma regular tiene la posibilidad de volver a estudiar, combinar el estudio con la práctica laboral o recibir otro tipo de ayuda a cambio de buscar trabajo”.

“Francia debe actuar con rapidez para frenar la tendencia decreciente de las inversiones en la economía real y de su competitividad”, afirmó Torres. “Al adoptar medidas de consolidación fiscal socialmente responsables y complementarlas con una estrategia de crecimiento y de empleo, junto con una tasación más progresiva, será posible reducir tanto el déficit del empleo como el fiscal. Un acuerdo con otros dirigentes políticos de la Unión Europea parece ahora más cercano”.