Cumbre G20 en Seúl (11-12 noviembre de 2010)

Ante un panorama laboral mixto para 2010, la OIT exhorta al G20 a poner más atención en el empleo

Frente a un “mercado laboral frágil”, caracterizado por continuos niveles altos de desempleo, un crecimiento “flojo” del empleo y la disminución de salarios, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) instó al Grupo de los 20 a que ponga más atención sobre las “políticas de empleo productivo y de crecimiento con alto coeficiente de empleo” en su próxima cumbre en Seúl. Se espera que el Director General de la OIT, Juan Somavia, asista a la reunión.

Comunicado de prensa | 8 de noviembre de 2010

GINEBRA (Noticias de la OIT) – Frente a un “mercado laboral frágil”, caracterizado por continuos niveles altos de desempleo, un crecimiento “flojo” del empleo y la disminución de salarios, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) instó al Grupo de los 20 a que ponga más atención sobre las “políticas de empleo productivo y de crecimiento con alto coeficiente de empleo” en su próxima cumbre en Seúl. Se espera que el Director General de la OIT, Juan Somavia, asista a la reunión.

Según un informe de actualización estadística preparado por la OIT para la cumbre del G20, que tendrá lugar el 11 y 12 de noviembre, el desempleo aumentó en 10 países del G20 y disminuyó en otros ocho en 2010, comparado con 20091. El informe también señala que la mayoría de las economías emergentes han experimentado un incremento del empleo y una disminución del desempleo en 2010.

Si bien el informe detecta un crecimiento positivo del empleo en todos los países en 2010 –mayor en países emergentes que en economías desarrolladas–, por otro lado señala que el crecimiento del empleo no ha sido lo suficientemente fuerte como para revertir la desaceleración que los mercados laborales acumularon durante la crisis económica.

Al mismo tiempo, el análisis muestra que el desempleo mundial ronda los 210 millones de personas, una cifra nunca antes vista y 30 millones por encima del número de desempleados que existía antes de la crisis, en 2007. Mientras tanto, los salarios reales cayeron, en promedio, 4 por ciento por debajo de los niveles anteriores a la crisis.

Hoy en día, la creciente desigualdad de ingresos y el nulo o escaso crecimiento salarial de una amplia mayoría de trabajadores asalariados se traducen, en última instancia, en deficiencias de la demanda agregada y desequilibrios de cuenta corriente.

El análisis de la OIT dice que los países del G20 necesitarán crear unos 21 millones de empleos cada año a lo largo de la próxima década –el equivalente a casi la mitad de los 44 millones que se necesitarán a nivel mundial– sólo para mantenerse a la par con el incremento de la población activa.

“El desempleo no es el único problema”, dijo Rafael Diez de Medina, Director del Departamento de Estadística de la OIT, y señaló que la OIT ha detectado una disminución en las horas de trabajo y en la participación de la fuerza laboral en las economías de altos ingresos, así como un incremento significativo en el número de trabajadores desalentados.

“Esto es muy preocupante”, agregó Diez de Medina, “ya que estos trabajadores no forman parte de las cifras de desempleo y sin embargo tienen un claro impacto sobre la cohesión social. El subempleo por insuficiencia de horas se ha estabilizado en 2010, si bien permanece alto en varios países del G20”.

Otras conclusiones importantes del informe:

  • En los 18 países con datos disponibles para el primer semestre de 2010, 70 millones de personas figuran como desempleadas (15,5 en Europa, 22 en otras las economías desarrolladas y 32,5 en las economías emergentes).
  • Las tasas de desempleo en todos los países del G20 oscilan entre 25 y 5 por ciento, con una media de 7,8 por ciento. A mediados de 2010, el desempleo estaba 70 por ciento por encima de los niveles anteriores a la crisis en los países con altos ingresos (excluyendo Europa) y 30 por ciento por encima en Europa.
  • En todos los países, el desempleo masculino aumentó más que el femenino.
  • La tasa de desempleo juvenil es, en promedio, el doble que la tasa total de desempleo: 19 por ciento en todos los países del G20.
  • La crisis ha acelerado cambios estructurales en todas las economías, con una disminución importante del empleo en la industria manufacturera en todos los países del G20 (entre 1,5 y 3 puntos porcentuales de la cuota total del empleo). El empleo en la construcción disminuyó en la mayoría de los países.
  • En todas las regiones se observa una disminución de la participación masculina en la fuerza de trabajo, mientras que la participación femenina ha aumentado en Europa y en las economías emergentes.

Este nuevo informe se suma a otras contribuciones de la OIT a reuniones anteriores del G20. El mismo presenta una serie de argumentos a favor de un enfoque basado en los ingresos, que a su vez esté basado en políticas de empleo productivo y de crecimiento con alto coeficiente de empleo. Esto a su vez incluiría mayores inversiones y acceso al crédito, mayor atención a las pequeñas empresas, expansión gradual de la protección social básica en todos los países, salarios reales que aumenten al mismo ritmo que la productividad, y mayor protección -a través del salario mínimo- para las personas de bajos ingresos. El informe también señala que estas políticas conducirían a la reducción de los desequilibrios globales en todos los países.

Para más información, por favor póngase en contacto con el Departamento de Comunicación de la OIT: communication@ilo.org, +4122/799-7912, o llame a Sophy Fisher, Oficial de Comunicación, al +8210/5784-0254.

Sólo la introducción del informe está disponible en español; el resto del informe está en inglés.

1 Los datos del informe están agregados en tres grupos: Europa comprende Alemania, España, Francia, Italia, los Países Bajos, Reino Unido. Economías de altos ingresos (excepto Europa) comprende Australia, Canadá, República de Corea, Estados Unidos y Japón. Las economías emergentes comprende Argentina, Brasil, Indonesia, México, Rusia, Sudáfrica y Turquía.