Comunicado de prensa

El Director General de la OIT exhorta al G20 a insistir en la reducción del déficit de trabajo a nivel mundial

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo, Juan Somavia, recibió hoy con agrado la declaración de los Líderes del G20 desde Toronto en la cual dan la “más alta prioridad a salvaguardar y fortalecer la recuperación y a las próximas medidas que deberían tomar para garantizar un regreso al crecimiento con empleos de calidad”.

Comunicado de prensa | 28 de junio de 2010

GINEBRA (Noticias de la OIT) – El Director General de la Organización Internacional del Trabajo, Juan Somavia, recibió hoy con agrado la declaración de los Líderes del G20 desde Toronto en la cual dan la “más alta prioridad a salvaguardar y fortalecer la recuperación y a las próximas medidas que deberían tomar para garantizar un regreso al crecimiento con empleos de calidad”.

“Para hacerlo acordaron un delicado equilibrio entre la continuación de los planes de estímulo y un proceso de consolidación fiscal que favorezca el crecimiento diferenciado y que se ajuste a las circunstancias sociales de cada país”, dijo Juan Somavia. “La magnitud del impacto político, económico y social de la Cumbre de Toronto dependerá de si este acuerdo es además implementado a nivel regional y nacional de manera equilibrada”.

“Establecer la confianza no se trata sólo de calmar los mercados financieros, es necesario también que los ciudadanos confíen en que los líderes están implementado las políticas de manera equitativa”, agregó Somavia. “Para las familias trabajadoras no hay recuperación sostenible sin recuperación del empleo”.

“El diálogo social entre las empresas y los trabajadores -los actores de la economía real- será fundamental para sostener la recuperación y abordar las cuestiones fiscales como medio importante para alcanzar el justo equilibrio en esta fase crucial, en la cual el riesgo de una nueva recesión aún preocupa”, dijo Juan Somavia.

También destacó la siguiente declaración de los Líderes del G20: “Damos la bienvenida a las recomendaciones de nuestros Ministros de Trabajo y del Empleo -que se reunieron el 20 de abril 2010- sobre el impacto de la crisis económica mundial sobre el empleo. Ratificamos nuestro compromiso de alcanzar un crecimiento con alto coeficiente de empleo y de ofrecer protección social a nuestros ciudadanos más vulnerables. Una política eficaz del empleo debe colocar el empleo de calidad en el corazón de la recuperación. Apreciamos la labor conjunta de la OIT y la OCDE sobre una estrategia de formación que ayudará a dotar a la fuerza de trabajo con las calificaciones necesarias para los empleos de hoy y de mañana”.

El Director General de la OIT, dijo: “La OIT ya está trabajando con algunos miembros del G20 en la implementación de estas medidas y del Pacto Mundial para el Empleo, suscrito por la Cumbre de Pittsburg de septiembre 2009. Esperamos continuar este trabajo en cooperación con nuestros mandantes empleadores y trabajadores”.

Somavia resaltó, además, el compromiso de los Líderes con las reformas “para implementar medidas que incrementarán el potencial de crecimiento de nuestras economías en una manera que preste atención especial a los más vulnerables” y que “apoye la expansión amplia de la demanda si los salarios crecen en igual medida que la productividad”.

Somavia destacó también el papel de los mercados abiertos en apoyar el crecimiento y la creación de empleos y dio la bienvenida a la solicitud de los líderes de que “la OCDE, la OIT, el Banco Mundial y la OMC informen sobre los beneficios de la liberalización del comercio para el empleo y el crecimiento en la Cumbre de Seúl”. Somavia agregó que éste “es un tema sobre el cual estamos trabajando con la OMC desde hace algún tiempo”.

El Director General de la OIT citó el compromiso de los Líderes de “implementar el programa de reforma financiera del G20 con el fin de garantizar un sistema financiero más fuerte que esté al servicio de las necesidades de la economía real”, y destacó la decisión de “que el sector financiero debería contribuir de manera más justa y sustancial para compensar cualquier carga asociada con las intervenciones de los gobiernos...”.

En este contexto, Somavia destacó la importancia del compromiso alcanzado para “mejorar el acceso a los servicios financieros para los pobres y aumentar la posibilidad de financiamiento para las pequeñas y medianas empresas en los países en desarrollo... incluyendo el lanzamiento de un Desafío Financiero para PYMEs destinado a encontrar los modelos más prometedores” a este respecto.

Somavia respaldó las decisiones de los líderes del G20 para “capitalizar de nuevo los bancos multilaterales de desarrollo, en especial los bancos de desarrollo regional, y una nueva iniciativa sobre seguridad alimentaria”.

Uno de los principales centros de atención de la reunión de Toronto fue la construcción de un Marco orientado al empleo para un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado, lanzado en Pittsburg en septiembre 2009, que además establece un Proceso de evaluación recíproco elaborado para fortalecer acciones y marcos políticos. “La OIT, como organización que participa en el Proceso de evaluación recíproco, continuará trabajando con los países en los próximos meses para ayudar a alcanzar los objetivos de empleo, desarrollo y reducción de la pobreza del G20”, dijo Somavia.

Al señalar que en los países más afectados resulta crucial el repunte de las inversiones de las empresas y consumo de los hogares, agregó: “Si el sector privado no toma la iniciativa en el fomento de la recuperación, el próximo G20 deberá revisar el equilibrio de políticas acordado en Toronto”.

El Pacto Mundial para el Empleo, adoptado por la OIT en 2009, está siendo utilizado en muchos países como un marco para el diálogo sobre política de empleo y protección social para la recuperación. Ofrece, además, una oportunidad para la recuperación del medio ambiente.

Somavia destacó el papel que el Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, desempeña dentro del G20 al representar el sistema de las Naciones Unidas. A este respecto, Somavia resaltó la importancia que los Líderes dieron a la próxima reunión de alto nivel sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, a la reafirmación del compromiso de sostener a los PMAs (Países Menos Avanzados), y a la decisión de establecer un Grupo de Trabajo sobre el Desarrollo. “La reducción de las diferencias de desarrollo y de pobreza son parte integral de nuestro objetivo más amplio de alcanzar un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado, y de garantizar una economía mundial más robusta y resistente para todos”, declararon los Líderes.

Los compromisos suscritos anteriormente por el G20 de incrementar la Asistencia Oficial para el Desarrollo deberían ser implementados.

El Director General de la OIT se refirió a la decisión de los Líderes del G20 de aceptar la participación de representantes de organizaciones regionales, diciendo: “El diálogo y la cooperación son esenciales en el mundo globalizado. La configuración de una globalización más justa al servicio de las personas sólo puede ser lograda a través del diálogo y la cooperación. Este enfoque debe ser profundizado”.