Publicación

La OIT aumenta esfuerzos para ayudar al sector privado en la lucha contra el trabajo forzoso y la trata de personas

La Oficina Internacional del Trabajo (OIT) incrementará sus esfuerzos para ayudar a los empleadores y al sector privado a contribuir en la lucha global contra el trabajo forzoso, que actualmente afecta a 12 millones de personas a nivel mundial.

Noticia | 10 de noviembre de 2008

La Oficina Internacional del Trabajo (OIT) incrementará sus esfuerzos para ayudar a los empleadores y al sector privado a contribuir en la lucha global contra el trabajo forzoso, que actualmente afecta a 12 millones de personas a nivel mundial.

El Programa Especial de Acción para Combatir el Trabajo Forzoso (SAP-FL) de la OIT ha elaborado un manual destinado a fortalecer la capacidad de los empleadores y líderes empresariales para evaluar el riesgo de que exista trabajo forzoso y trata de personas en sus negocios y cadenas de aprovisionamiento.

“El papel de los empleadores y el sector privado en la lucha contra el trabajo forzoso es de vital importancia”, dijo Roger Plant, jefe del Programa Especial de la OIT. “Las empresas solicitan cada vez más información sobre cómo combatir contra el trabajo forzoso. Seguiremos apoyándolas”.

El nuevo manual, titulado “Combatir contra el trabajo forzoso: Manual para empleadores y empresas”, ofrece información sobre temas tales como trabajo forzoso, trata de personas, trabajo en prisión, servidumbre por deudas, abuso en los sistemas de contratos laborales, horas extraordinarias, y demás formas de coerción laboral. El mismo fue elaborado tras varias consultas con expertos de empresas, organizaciones de empleadores a nivel nacional e internacional y grupos de la sociedad civil, todos ellos pertenecientes a diferentes sectores económicos y regiones del mundo.

El manual ofrece consejos prácticos para todo tipo de negocios, incluyendo qué medidas adoptar para prevenir o erradicar el trabajo forzoso de las cadenas de aprovisionamiento.

El manual ha recibido el apoyo de la Organización Internacional de Empleadores (OIE). Su Secretario General, Antonio Peñalosa, dijo que el mismo ofrece “nuevas herramientas que ayudan a las organizaciones de empleadores y a sus miembros a tener una mejor comprensión del trabajo forzoso, a adoptar las medidas necesarias para evitar caer en su práctica y a contribuir en la erradicación total de este problema”.

David Arkless, Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Manpower, calificó esta nueva iniciativa “como un paso oportuno que ayudará a empresas de todos los sectores a enfrentar este importante desafío”.

“Las organizaciones de empleadores, en particular, están estratégicamente ubicadas para llevar adelante este trabajo dentro del sector privado. La participación de las empresas es una pieza clave en la campaña de la OIT para erradicar el trabajo forzoso a nivel mundial”, concluyó Roger Plant.