Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Mujeres emprendedoras: rumbo al trabajo decente y los objetivos de desarrollo del Milenio en África

En África aún queda mucho por hacer para que las mujeres tengan igualdad de derechos y de participación en la vida cultural, económica y política.

Artículo | 4 de mayo de 2007

En África aún queda mucho por hacer para que las mujeres tengan igualdad de derechos y de participación en la vida cultural, económica y política. Aún son las principales víctimas de la pobreza, los prejuicios sociales y la falta de acceso a la salud y la educación. Durante la XIª Reunión Regional Africana de la OIT en Addis Abeba se realizó una discusión sobre el emprendimiento empresarial de las mujeres en la cual participaron el Administrador del PNUD, Kemal Dervis, el Director General de la OIT, Juan Somavia y la Directora Regional de la OIT para África, Regina Amadi-Njoku junto con representantes de trabajadores y empleadores. Concluyeron que empoderar a las mujeres del África es como empoderar a toda África.

ADDIS ABEBA (Noticias de la OIT) – Hadinet Medhin, de una familia de Adwa en Tigray, tenía 20 años en 1988 cuando la explosión de una granada le causo discapacidad visual y auditiva.

Aparte de los desastres naturales, la población de Etiopía ha tenido que soportar tres décadas de guerra. En la región de Tigray los conflictos de los años 1980 dejaron cientos de miles de desplazados y muchas personas con discapacidad, incluyendo las mujeres.

El marido de Hadinet vende materiales de construcción y pasto teff al por mayor, o trigo y legumbres. Ella intentó desarrollar un negocio de producción y venta de leche, pero las ganancias no eran buenas. Y cuando su vaca murió, tuvo que buscar otra forma de ganarse la vida.

Pidió dinero prestado a sus parientes y abrió una tienda en el frente de su casa. "Vendo azúcar, café, jabón, jabón de lavar, papelería, zapatos de plástico y otras cosas", contó. "Manejo la tienda sola, pero tomo decisiones y llevo las cuentas junto con mi marido. Aún no sé cuánto voy a vender cada mes."

La experiencia de Hadinet refleja lo que le sucede a millones de mujeres aquí y en otros países de África. Su historia sirvió para destacar uno de los objetivos de la discusión: intercambiar puntos de vista sobre cómo promover el emprendimiento y el trabajo decente, no sólo para contribuir al empoderamiento de las mujeres, sino también para remover barreras estructurales y sociales.

"Debemos considerar el emprendimiento de las mujeres como punto de partida para alcanzar el Trabajo Decente y los Objetivos de Desarrollo del Milenio", dijo la presidenta del Parlamento Panafricano al hablar en la mesa redonda convocada para discutir sobre "Empoderamiento de las mujeres a través del emprendimiento y el Trabajo Decente en la región de África", realizada el Centro de conferencias de la Comisión Económica para África.

"El empoderamiento de las mujeres es clave para lograr la igualdad de género", afirmó, al destacar que pese a su mayor desempeño en empresas micro, pequeñas y medianas, las mujeres aún enfrentan grandes obstáculos para establecer sus propios emprendimientos.

Durante las discusiones hubo acuerdo sobre la importancia de la iniciativa emprendedora de las mujeres para lograr el Trabajo Decente y los Objetivos de Desarrollo del Milenio. "Tiene impacto sobre la reducción de la pobreza", dijo Thokozile Ruzvidzo, de la División sobre género y desarrollo social de la Comisión Económica de la ONU para África.

En un continente donde la actividad emprendedora es generalmente baja, los desafíos que enfrentan las mujeres son mayores. Sin embargo hay vientos de cambio. En los últimos años, África ha experimentado un impresionante crecimiento del sector informal y de la micro, pequeña y mediana empresa, en gran parte impulsado por las mujeres.

El Director de la OIT en Lusaka y especialista en emprendimiento de las mujeres, Gerry Finnegan, consideró que "el Programa de trabajo decente de la Organización ofrece un marco muy valioso para apoyar a las mujeres en sus emprendimientos".

El programa de la cooperación irlandesa y de la OIT sobre "Desarrollo del emprendimiento entre mujeres con discapacidad" busca facilitar su acceso a actividades relacionadas con el desarrollo de estas iniciativas en África al Sur del Sahara. Trabaja en estrecha cooperación con otro proyecto de la OIT financiado por Irlanda para "Promover el desarrollo del emprendimiento entre las mujeres y la igualdad de género", que apunta a mejorar las oportunidades de las mujeres emprendedoras en general.

Este último proyecto ofrece un modelo para las estrategias de la OIT en este campo, con tres actividades principales: la promoción de conocimientos entre las mujeres emprendedoras, el apoyo a su participación y representación, y el desarrollo de una serie de servicios para las emprendedoras y sus proveedores.

"Cuando empoderas a las mujeres de África, empoderas a toda África", dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia, quien agregó que las emprendedoras son cruciales para el desarrollo del continente.

En una breve declaración, el Administrador del PNUD Kemal Dervis consideró que las mujeres africanas son una "fuerza motriz" en todos los niveles, en una región en la cual "el liderazgo de las mujeres" es tradicional, en especial en el comercio.

La OIT opera en diversos lugares de África en conjunto con otras contrapartes, como el PNUD. "En el contexto de la estrategia ‘una sola ONU’, OIT trabaja en un programa conjunto para el empoderamiento de las mujeres en Mozambique", dijo Finnegan.

Los participantes estuvieron de acuerdo en que los emprendimientos de las mujeres pueden constituir un mecanismo para ofrecer mayor protección y seguridad para ellas, sus familias y sus comunidades. Además brinda la oportunidad para que las mujeres, y en especial las que han sido marginadas, puedan conocer sus derechos y sus posibilidades de acceder a recursos. Esto contribuye a combatir la discriminación en el mercado de trabajo.