Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

La FIFA y la OIT forman equipo en la campaña mundialde lucha contra el trabajo infantil

La Fédération Internationale de Football (FIFA) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han acordado sacarle una "Tarjeta roja al trabajo infantil", reuniendo así al mundo del deporte y el mundo del trabajo en una campaña mundial sin precedentes.

Comunicado de prensa | 13 de febrero de 2003

ZURICH (Noticias de la OIT) - La Fédération Internationale de Football (FIFA) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han acordado sacarle una "Tarjeta roja al trabajo infantil", reuniendo así al mundo del deporte y el mundo del trabajo en una campaña mundial sin precedentes.

Bajo el lema de la campaña de la OIT "Tarjeta roja al trabajo infantil", la nueva alianza tendrá por objeto reunir al fútbol mundial, la OIT y sus mandantes tripartitos, y otros actores en un esfuerzo común destinado a fomentar en todo el mundo la sensibilización de la sociedad respecto al problema del trabajo infantil y a abordar las causas del mismo en lo que atañe a la producción de artículos de deporte, y en los otros sectores e industrias. Entre los participantes propuestos figurarán otras organizaciones deportivas internacionales, la industria de artículos de deporte, organizaciones no gubernamentales, organizaciones benéficas, distintas instituciones internacionales y de la sociedad civil, y otras partes interesadas.

El 10 de febrero, el Sr. Joseph S. Blatter, Presidente de la FIFA, y el Sr. Kari Tapiola, Director Ejecutivo de la OIT, decidían en la sede de la FIFA (Zurich) seguir adelante con la campaña conjunta.

El Sr. Blatter afirmó que este esfuerzo conjunto ponía de manifiesto que la FIFA era consciente de su responsabilidad social, en especial con los jóvenes.

El Sr. Tapiola, por su parte, dijo: "el trabajo infantil representa hoy en día un problema colosal que afecta a uno de cada seis niños en el mundo. La decisión de eliminarlo ha recibido el respaldo de la comunidad internacional como uno de los cuatro elementos claves de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo. Consciente de que, para lograr este objetivo, será necesario tomar medidas desde muchos frentes, la OIT se alegra de tener a la FIFA en su equipo para fomentar la toma de conciencia en el ámbito internacional y crear un mundo sin trabajo infantil".

La FIFA y la OIT trabajarán conjuntamente para:

  • Establecer y aplicar una estrategia común para incorporar a la campaña a otras organizaciones colaboradoras;
  • Coordinar y reforzar los programas de acción que tienen por objeto eliminar el trabajo infantil en la producción de artículos de deporte y en otras industrias;
  • Realzar la notoriedad y las repercusiones de la campaña de la OIT "Tarjeta roja al trabajo infantil" promoviendo su adopción por federaciones y equipos de fútbol de todo el mundo, y
  • Reunir a todas las partes interesadas pertinentes con miras a facilitar la evaluación de las repercusiones de las distintas iniciativas que tienen como objetivo global luchar contra el recurso al trabajo infantil para la elaboración de productos o la prestación de servicios en el mundo del deporte, y encontrar un terreno común para emprender nuevas iniciativas.

El Sr. Blatter, de la FIFA, afirmó: "Nuestra experiencia anterior en materia de lucha contra el trabajo infantil puso de manifiesto la necesidad de una iniciativa mundial que no se confinara a las limitadas posibilidades de una organización deportiva que no tiene ni la experiencia ni los medios para resolver por sí sola el problema. Al colaborar estrechamente con la OIT, creemos que dispondremos de los medios necesarios para lanzar un mensaje conjunto capaz de sensibilizar a amplios sectores de la sociedad, tanto de los países donantes como de los países beneficiarios, respecto de los peligros del trabajo infantil, y de animarlos a movilizarse en la lucha para acabar con él."

La OIT reúne a gobiernos, empleadores y trabajadores de sus 175 Estados Miembros en una acción común para mejorar la protección social y las condiciones de vida y trabajo en todo el mundo. La OIT cuenta con dos convenios internacionales fundamentales en materia de trabajo infantil, a saber, el Convenio sobre la edad mínima (núm. 138), adoptado en 1973, que tiene por objeto eliminar el trabajo infantil, y el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil (núm. 182), adoptado en 1999, en el que se insta a la adopción de medidas inmediatas y eficaces para conseguir la prohibición y la eliminación de las peores formas de trabajo infantil, entre las que figuran la esclavitud y las prácticas análogas, el reclutamiento forzoso de niños para conflictos armados, la utilización de niños para la prostitución y la producción de pornografía, o para la realización de actividades ilícitas, así como aquellos trabajos que pueden entrañar perjuicios para la salud, la seguridad y la moralidad de los niños.

Los programas nacionales y regionales de lucha contra el trabajo infantil han proliferado en el marco del Programa Internacional de la OIT para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), que se inició en 1992 con seis países participantes y un solo Estado donante, y que ha crecido hasta abarcar operaciones en 75 países financiadas por 26 donantes. En 2001, la OIT lanzó su primer programa de duración determinada destinado a eliminar las peores formas de trabajo infantil en determinados países en un plazo de entre cinco y diez años. Los primeros programas tenían como objetivo acudir en ayuda de unos 100.000 niños en El Salvador, Nepal y la República Unida de Tanzanía.

La FIFA es una de las mayores organizaciones deportivas del mundo, integrada por 204 asociaciones afiliadas, y que, según sus Estatutos, se compromete no sólo a promover el fútbol a través de programas de desarrollo, sino también a supervisar las competiciones internacionales y a proteger el deporte y su buena imagen frente al abuso de sus normas y reglamentos. La FIFA también vela por que el juego se practique con arreglo a una reglamentación unificada en todo el mundo: las Reglas de Juego.

La creciente popularidad del fútbol, su enorme atractivo, sobre todo entre los jóvenes, su creciente importancia económica, social e incluso política y, por último, y no por ello menos trascendental, su importancia para los medios de comunicación, se conjugan para hacer del deporte un denominador común esencial para diversos grupos de interés. Esta tendencia explica por qué la FIFA se ocupa también de cuestiones que escapan a su ámbito inmediato de actividad deportiva.