Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

El Consejo de Administración de la OIT concluye su 280.ª reunión en cuyo orden del día figuraban, entre otros temas, las normas laborales, Myanmar y el VIH/SIDA

GINEBRA (Noticias de la OIT) - El Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo concluyó hoy su 280.ª reunión, tras haber examinado las memorias anuales presentadas por los Estados Miembros con arreglo al seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, de 1998, y de haber discutido sobre el trabajo forzoso en Myanmar, los derechos de los trabajadores en Colombia, el VIH/SIDA y los vínculos existentes entre la mundialización y el mundo del trabajo.

Comunicado de prensa | 30 de marzo de 2001

GINEBRA (Noticias de la OIT) - El Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo concluyó hoy su 280.ª reunión, tras haber examinado las memorias anuales presentadas por los Estados Miembros con arreglo al seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo , de 1998, y de haber discutido sobre el trabajo forzoso en Myanmar, los derechos de los trabajadores en Colombia, el VIH/SIDA y los vínculos existentes entre la mundialización y el mundo del trabajo.

El Consejo de Administración examinó las memorias anuales solicitadas con arreglo al seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo sobre la base de una introducción preparada por el grupo de Expertos Consejeros. Esas memorias permiten efectuar un examen anual de los esfuerzos realizados por los países que no han ratificado uno o más de los convenios fundamentales de la OIT relativos a la libertad de asociación y la libertad sindical, la negociación colectiva, el trabajo forzoso, el trabajo infantil y la discriminación en el empleo y la ocupación.

Durante los debates, muchos oradores expresaron su satisfacción ante el aumento de la proporción de memorias presentadas sobre la situación nacional. Con respecto a los países que no han respondido, se solicitó a la Oficina que intensifique los contactos con ellos, particularmente mediante la asistencia de los equipos multidisciplinarios de la OIT (EMD) y de las oficinas exteriores. Los debates proporcionaron también orientaciones acerca cómo abordar en el futuro los casos específicos teniendo en cuenta el carácter promocional de la Declaración.

La OIT y los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudita, Bahrein, Emiratos Arabes Unidos, Omán y Qatar) convinieron también en continuar colaborando con respecto a la promoción de la libertad de asociación y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva en esos países.

Myanmar, Colombia y territorios ocupados

El Consejo de Administración examinó un informe de los gobiernos nacionales, las organizaciones de empleadores y de trabajadores y las organizaciones internacionales sobre sus relaciones con Myanmar y las medidas tomadas para garantizar que tales relaciones no perpetúen o extiendan el sistema de trabajo forzoso en ese país. Ese informe fue presentado a raíz de la entrada en vigor de una resolución de la Conferencia Internacional del Trabajo, adoptada en junio de 2000, cuya finalidad es obligar al Gobierno de Myanmar a cumplir con el Convenio núm. 29 sobre el trabajo forzoso. Birmania ratificó ese Convenio en 1955. De acuerdo con las conclusiones de la Comisión de Encuesta, el Consejo de Administración decidió transmitir el informe a la Conferencia Internacional del Trabajo, junto con información adicional sobre la evolución posterior de los acontecimientos en ese sentido. A ese respecto, el Consejo de Administración tomó nota de un informe oral presentado por el Director General sobre sus recientes discusiones con el Ministro Adjunto de Relaciones Exteriores de Myanmar, que pueden abrir el camino para una evaluación objetiva de la aplicación práctica y de los efectos reales de las medidas anunciadas por las autoridades para poner fin al trabajo forzoso en Myanmar.

El Consejo de Administración también escuchó el segundo informe del Sr. Rafael F. Alburquerque, Representante Especial del Director General, con respecto a la violencia generalizada contra los sindicalistas en Colombia y las medidas tomadas por el Gobierno para protegerlos. En respuesta a la solicitud formulada por el Grupo de los Trabajadores para que se incluya en el orden del día de la próxima reunión una solicitud para constituir una Comisión de Encuesta, se acordó esperar hasta junio de 2001 para evaluar si se han hecho progresos en relación con el refuerzo de las medidas de protección de los dirigentes sindicales y la adopción de una política firme para mejorar las condiciones que regirán la aplicación de sanciones a quienes violan los derechos de los sindicalistas.

El Consejo de Administración decidió también aceptar una propuesta de que el informe anual del Director General sobre la situación de los trabajadores de los territorios árabes ocupados sea examinado en una sesión especial de la CIT, en junio de 2001, restableciendo así este año la práctica que se había suspendido en los últimos años.

Grupo de Trabajo sobre la Dimensión Social de la Mundialización

El Sr. Rubens Ricupero, Director General de la UNCTAD, y el Sr. Ruud Lubbers, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, intervinieron como oradores invitados en la reunión del Grupo de Trabajo del Consejo de Administración sobre la Dimensión Social de la Mundialización. El Sr. Ricupero se centró principalmente en la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados, que se celebrará en Bruselas el mes de junio, e instó a la OIT a que contribuya con sus conocimientos especializados en materia de empleo, empresas y desarrollo de los recursos humanos a los esfuerzos encaminados a contrarrestar la marginación de los países más pobres del mundo. El Sr. Lubbers destacó el potencial que hay para que los empleadores y los sindicatos colaboren con los gobiernos a fin de encontrar métodos innovadores para la reubicación de los refugiados. Sus observaciones dieron lugar a un intercambio de puntos de vista sobre la forma en que el sistema multilateral, y la OIT, podrían aportar a una respuesta más coherente al desafío que supone la reducción significativa de la pobreza para el año 2015, un objetivo planteado en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas.

El enfoque del trabajo decente propuesto por la OIT con miras a la reducción de la pobreza fue objeto de un análisis más detallado. El Grupo de Trabajo apoyó los planes previstos para llevar a cabo una amplia gama de actividades de la OIT y ampliar la contribución de la Organización a las estrategias para reducir la pobreza que se están preparando actualmente en muchos países en desarrollo. También se examinaron y aprobaron las estrategias de la OIT para llevar a cabo investigaciones sobre la dimensión social de la mundialización, lo que constituirá un importante aporte para las futuras discusiones sobre el tema.

El Director General, Sr. Juan Somavia, planteó la futura dirección estratégica del Grupo de Trabajo. El Sr. Somavia consideró que era el momento oportuno para examinar de qué manera puede potenciarse la presencia del Grupo como foro en el cual se pueden abordar las dimensiones sociales de la mundialización de manera más integrada que la que se observa actualmente en el resto del sistema multilateral. Esa visión integrada debería abarcar la mundialización y el mundo del trabajo, teniendo en cuenta de qué forma se vincula el trabajo decente con el programa de desarrollo. Tras un intercambio preliminar de puntos de vista sobre diversas opciones, el Grupo de Trabajo invitó al Director General a que prosiga sus consultas y prepare un informe para que se discuta en la próxima reunión del Grupo de Trabajo, que tendrá lugar en junio.

Asistieron a la reunión del Grupo de Trabajo, además de los miembros del Consejo de Administración, representantes de otras organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OCDE y la Organización Mundial del Comercio.

Otras cuestiones

El Consejo de Administración recomendó la adopción de un nivel provisional de Programa y Presupuesto para 2002-2003 por una cuantía de 472.488.505 dólares, calculados según el tipo de cambio presupuestario para 2000-2001 de 1,53 francos suizos por dólar de los Estados Unidos. También recomendó que el tipo de cambio definitivo y el nivel correspondiente en dólares de los Estados Unidos tanto del Presupuesto como de las contribuciones en francos suizos sean determinados por la Conferencia Internacional del Trabajo, en su reunión de junio de 2001.

En el Programa y Presupuesto para 2002-2003 se mantienen y consolidan las reformas iniciadas por el Sr. Somavia en el Presupuesto para 2000-2001, adoptadas cuando asumió su cargo de Director General en 1999. Estas reformas pusieron en marcha una serie de innovaciones, como la definición de objetivos operativos, indicadores y metas para evaluar los resultados del trabajo de la OIT, al tiempo que se incorporaban nuevos objetivos principales, como el Programa sobre Trabajo Decente, el desarrollo económico y social, y la reducción de la pobreza.

El nuevo Presupuesto contiene también propuestas para iniciar actividades o ampliar otras ya existentes, propuestas entre las que figuran la creación de «equipos sobre el trabajo decente» encargados de intensificar la colaboración en torno a la aplicación del Programa de la OIT sobre Trabajo Decente, tanto en la sede como a nivel regional; el aumento del número de expertos destinados a los equipos regionales para ocuparse de la campaña mundial contra el trabajo infantil, y especialmente sus peores formas; el incremento de los esfuerzos que la OIT dedica a la lucha contra el VIH/SIDA, y la puesta en práctica de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, adoptada en 1998.

Por su parte, la Comisión de Empleo y Política Social del Consejo de Administración analizó las repercusiones que la pandemia del VIH/SIDA tiene en el empleo y el mercado laboral. Al respecto, la Comisión señaló en sus conclusiones que para hacer frente a este grave problema eran imprescindibles los esfuerzos colectivos de los gobiernos, los trabajadores y los empleadores; además, la educación era esencial para el fomento de la prevención. La Comisión recomendó también impulsar una estrecha colaboración de la OIT con todos los organismos internacionales y otras partes interesadas en cuestiones como la financiación de los medicamentos indispensables para luchar contra el VIH/SIDA y el trato no discriminatorio de los trabajadores infectados.

Asimismo, el Consejo de Administración designó oficialmente a las personas que participarán en la Reunión tripartita de expertos sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo, que tendrá lugar en Ginebra del 14 al 22 de mayo de 2001. Asistirán a esta reunión 36 expertos en representación de todas las regiones de la OIT, los que tendrán por cometido adoptar un nuevo Repertorio de Recomendaciones Prácticas de la OIT sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo . El repertorio tiene por objeto proteger los derechos fundamentales de las personas infectadas por el VIH o que sufren de SIDA, y evitar la transmisión de esta enfermedad.

El Consejo de Administración confirmó también su firme voluntad de aplicar el nuevo enfoque integrado de las actividades relacionadas con las normas de la OIT. Al respecto, decidió por unanimidad aplicar este enfoque en el marco de la discusión general que la CIT, en su reunión de 2003, llevará a cabo sobre la seguridad y la salud en el trabajo. También inició el debate sobre la revisión del mecanismo de supervisión de la OIT, en un espíritu positivo y constructivo. Centrado en el mecanismo de presentación de memorias - cuya revisión está prevista en función de un acuerdo tomado en 1993 -, este debate continuará en forma más detallada durante la reunión de noviembre de 2001 del Consejo de Administración.

El Consejo de Administración, órgano ejecutivo de la Oficina Internacional del Trabajo (la Oficina es la secretaría de la Organización), se reúne tres veces al año, en marzo, junio y noviembre. Este órgano toma decisiones sobre las políticas de la OIT, establece el orden del día de la Conferencia Internacional del Trabajo, adopta el proyecto de Programa y Presupuesto de la Organización que se ha de presentar a la reunión de la Conferencia, y elige al Director General.

El Consejo de Administración está compuesto por 56 miembros titulares (28 representantes de los gobiernos, 14 de los empleadores y 14 de los trabajadores), y 66 miembros suplentes (28 en representación de los gobiernos, 19 de los empleadores y otros 19 de los trabajadores). Diez de los puestos titulares de los gobiernos son ocupados en forma permanente por los Estados de mayor importancia industrial (Alemania, Brasil, China, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Japón, Reino Unido y Federación de Rusia). Los demás miembros gubernamentales son elegidos por la reunión de la Conferencia, cada tres años. En la actualidad, están representados los Gobiernos de Arabia Saudita, Argelia, Burkina Faso, Canadá, Chad, República de Corea, Croacia, Eslovaquia, Etiopía, Ghana, Guatemala, República Islámica del Irán, Malasia, Namibia, Perú, Suiza, Trinidad y Tabago y Venezuela.