Nuestro impacto, sus historias

Aprendizajes: Bueno para los trabajadores, bueno para la industria

Un programa de aprendizaje sectorial que se ejecuta en Indonesia está creando oportunidades de empleo para trabajadores jóvenes, y una nueva generación de trabajadores para la industria.

Reportaje | 15 de agosto de 2019
Arif Riri Alfiansyah (camiseta azul) participa en un programa de aprendizaje impartido por PT Toyota Motor Manufacturing Indonesia. © E. Novitasari / OIT
INDONESIA (OIT Noticias) – Con 19 años de edad, Arif Riri Alfiansyah arma con habilidad repuestos de automóvil, mientras Komarudin, de la misma edad, instala piezas de las puertas traseras. Son dos de los 400 aprendices que este año cursan un programa de aprendizaje de seis meses en la empresa PT Toyota Motor Manufacturing Indonesia (PT TMMIN), ubicada en Karawang, Java Occidental.

“Después de recibirme y antes de inscribirme en el programa de aprendizaje, trabajé cinco meses como obrero de la construcción. Era mejor que estar desempleado”, dice Alfiansyah. Al graduarse en una escuela técnica tras especializarse en mecánica, se dirigió de inmediato a la Oficina Provincial de Recursos Humanos de Karawang. Allí se enteró del programa de aprendizaje para PT TMMIN.

Tras superar el proceso de selección, en el cual compitió con otros 300 candidatos, Alfiansyah ha cursado ya seis semanas en el programa. “Ahora sé cómo instalar el aislante de las carrocerías y llenar de aceite el motor”, señaló.

Komarudin también logró incorporarse al programa. Con la orientación de un tutor y un instructor, dedicó un mes a aprender ensamblaje de automóviles siguiendo módulos pedagógicos teóricos, antes de comenzar la formación práctica en el puesto de trabajo en la fábrica.

Komarudin en el programa de aprendizaje. © E. Novitasari / OIT
“Al principio, mi ritmo de trabajo era lento”, indicó. Solo podía completar 10 coches por turno; ahora hago 30 como mínimo.

Colaboración entre el Gobierno y la industria del automotor

En el marco del proyecto mixto de las Naciones Unidas, “Plataformas de Soluciones Integradas: educación y formación técnica y profesional (TVET) – Colaboración con la Industria”, la Organización Internacional del Trabajo está documentando las mejores prácticas en materia de alianzas y colaboración entre escuelas de formación profesional y centros de capacitación. La finalidad del proyecto es promover la cooperación entre la industria y la TVET para reducir la falta de correspondencia de las calificaciones con el mercado de trabajo, y promover la participación en la financiación de los gastos correspondientes entre el gobierno y el sector privado.

TVET, proyecto mixto de la ONU, apunta a reducir la falta de correspondencia de las competencias y a promover el sector. © L. Muladi / OIT
Michiko Miyamoto, Director de la oficina de la OIT en Indonesia, recalca la importante función de la industria en la formulación de programas de aprendizaje. “La industria y sus sectores son quienes mejor conocen las competencias necesarias, y disponen de la capacidad y de los recursos para implementar este programa. Beneficia a todos los actores interesados, pues los trabajadores obtienen las competencias que necesitan, y cada sector obtiene trabajadores competentes”, señala Michiko.

Desde 2016, el Gobierno de Indonesia ha promovido el programa de aprendizaje industrial como método para mejorar las competencias laborales de los jóvenes indonesios, en particular de quienes egresan de centros de formación profesional y de capacitación.

A través del Ministerio de Recursos Humanos, se ha centrado en la formación profesional y la capacitación como una de las medidas de apoyo al desarrollo inclusivo y al crecimiento económico nacional.

“El principio rector de la formación profesional es la práctica. El mejor lugar para practicar es la industria, donde los aprendices adquieren experiencia real en el mundo del trabajo. Es diferente a la formación práctica impartida por los centros de formación profesional”, explica Bambang Satrio Lelono, Director General del área de Colocación, Formación y Productividad, del Ministerio de Recursos Humanos.

Una nueva generación de trabajadores

© L. Muladi / OIT
El año próximo, se aumentará a 700 el número de participantes del programa de aprendizaje de Toyota. Los aprendices reciben uniforme, la correspondiente identificación, equipo de seguridad, un subsidio y transporte, además de un seguro de salud. Al cabo de seis meses, se someten a una prueba de competencia, y, en caso de superarla, reciben un certificado.

“Hemos organizado este programa profesional porque beneficia a la empresa. Además, deseamos ayudar al Gobierno de Indonesia a desarrollar los recursos humanos del país. Gracias a este programa, se obtienen trabajadores competentes que posteriormente harán aumentar la productividad de la empresa”, señala Amirul Chusni, Jefe de División del Centro de Formación de PT TMMIN.

Rama Wijaya es un antiguo aprendiz que en la actualidad contrata el Departamento de Logística de PT TMMIN. “El programa de aprendizaje nos enseña a ser buenos empleados, siempre dispuestos a trabajar”, dice Wijaya. “Además, me ha permitido ayudar a mantener a mi familia.”

Para mayor información, sírvanse ponerse en contacto con:

Gita F. Lingga
Responsable de Comunicación
Correo-e: gita@ilo.org