Nuestro impacto, sus historias

Zimbabwe: Las recompensas de la ecologización

El proyecto Green enterPRIZE de la OIT apoya a las empresas verdes pequeñas y medianas (PYMES), que están orientadas al crecimiento en Zimbabue. Varios ganadores declararon que el concurso fue de gran ayuda para sus empresas.

Reportaje | 29 de julio de 2019
HARARE (OIT Noticias) – Piwai Chikasha y Takudzwa Chipadza, ambos de Zimbawe, se conocieron en una Escuela de Ingeniería Aeronáutica en Ucrania. Pronto se hicieron amigos y socios de negocios.

“Desde el principio tuvimos la idea de transferir a Zimbabue todos los conocimientos que habíamos adquirido en Europa”, indicó Chikasha.

Piwai Chikasha y Takudzwa Chipadza, Alley Capital Grup - Primer premio de la categoría mejores jóvenes emprendedores
Al final establecieron Alley Capital Grup, una empresa que utiliza drones para ofrecer a los agricultores servicios de fumigación aérea de los cultivos.

Los drones, alimentados con baterías, son muy eficientes y eliminan la necesidad del gasóleo. La tecnología mejora la calidad de los cultivos, disminuye los daños al medio ambiente y permite que los agricultores trabajen de manera más eficaz.

“En Zimbabue, en realidad no se habla mucho de la opción ecológica”, explicó Chikasha. “Pero podemos aportar con nuestra contribución, no importa cuán pequeña sea”.

El proyecto de los dos jóvenes ganó el premio de la categoría mejores jóvenes emprendedores de la competición Green enterPRIZE de la OIT, que consiste en 5.000 dólares y 12 meses de servicios de desarrollo empresarial para su compañía.

El proyecto Green enterPRIZE fue creado por la OIT y es puesto en práctica con la ayuda de los proveedores de servicios de desarrollo empresarial locales, con el objetivo de ayudar a los titulares a fortalecer sus empresas verdes y orientadas al crecimiento. De las 117 personas que se inscribieron, se seleccionaron 90 y fueron invitadas a participar a sesiones de formación de pequeños grupos, durante las cuales los concursantes presentaron y desarrollaron su plan de negocios.

Además de la satisfacción por haber ganado el premio, Chikasha y Chipadza dijeron que las oportunidades para establecer contactos y las sesiones de formación, fueron de gran ayuda.

“Se han abierto posibilidades y sinergias para colaborar con otras empresas”, señaló Chipadza. “Algo más verde va a surgir de estas interacciones”.

El premio para la mejor empresa verde fue adjudicado a Elizabeth Nyamunda, quien inició su empresa con una idea muy sencilla: los pañales de tela permiten ahorrar dinero y proteger el medio ambiente.

Elizabeth Nyamunda, Tamba Washables - Primer premio para la mejor empresa verde
Cuando nació su primer hijo, compraba pañales de tela, pero con el tiempo decidió fabricarlos por sí misma, para ahorrar dinero. Comenzó a vender sus coloridas creaciones a las madres locales, en los mercados de Harare y a través de Facebook.

“Cuando usas pañales de tela, no sólo estás preservando el medio ambiente al reducir los desechos en los vertederos de basura y el número de árboles talados”, declaró Nyamunda. “También ahorras dinero”.

Nyamunda en la actualidad tiene un pequeño equipo y espera abrir pronto una tienda tradicional. También espera utilizar la red de la OIT a fin de recibir ayuda para la creación de una estrategia promocional, la venta a clínicas locales y expandirse a otras ciudades.

Ethel Mupambwa es otra emprendedora que se benefició del apoyo de la OIT, en su caso para mejorar el trabajo en equipo. En 2014, Mupambwa y su socia fundaron Money Mart, una institución de microfinanzas. Desde entonces su empresa se expandió, pasando de 3 empleados a más de 30, la mayoría mujeres jóvenes que comenzaron a trabajar apenas graduadas.

Este óptimo resultado la hizo merecedora del tercer premio en la categoría empresas mejor orientadas al crecimiento.

Ethel Mupambwa, Moneymart - Tercer premio en la categoría empresas mejor orientadas al crecimiento
La convicción que guía a Mupambwa es el poder de las soluciones financieras sostenibles para transformar positivamente la vida de las personas. De manera que, cuando nació Moneymart, se concentró en otorgar pequeños préstamos – de alrededor de 50 dólares – a las mujeres emprendedoras que tenían poco o ningún historial crediticio.

En 2018, decidieron ampliarse y Moneymart comenzó a ofrecer préstamos asequibles para financiar soluciones energéticas sostenibles, modernas, económicas, confiables y tecnológicas (SMART, en inglés) – como la energía solar – en las zonas rurales. En particular, el equipo se concentró en las comunidades que sufrían exclusión financiera, especialmente aquellas privadas de electricidad.

Pero el equipo tuvo que enfrentar problemas de accesibilidad a causa de las deficiencias en la infraestructura y las limitaciones financieras. Entonces identificaron el concurso Green enterPRIZE como una fuente potencial de apoyo.

“Pensamos: somos los candidatos idóneos”, dijo Mupambwa. “Este concurso está en consonancia con nuestra visión”.

El proyecto Green enterPRIZE tiene por finalidad crear empleos verdes para las mujeres y hombres jóvenes y aumentar el número de PYME que adoptan procesos de producción sostenibles y explotan el potencial de la economía verde. El proyecto es implementado por la OIT en colaboración con el Gobierno, la Confederación de Empresarios y el Congreso de Sindicatos de Zimbabue, con el apoyo del Gobierno de Suecia.