Nuestro impacto, sus historias

“Ahora soy independiente, eso hace una gran diferencia”

El programa de subsidio salarial de la OIT apoya a los empleadores que contratan y forman a jóvenes, ayudándoles a entrar en el mercado de trabajo.

Reportaje | 22 de junio de 2018
VERESHCHAGINO, Krai de Perm, Federación Rusa (OIT Noticias) – Marina Larina de 20 años y Nikolai Tiunov de 22, saben muy bien cuán difícil es encontrar trabajo si eres joven y además vives en una pequeña ciudad como Vereshchagino.

Ambos habían presentado numerosas solicitudes de empleo sin ningún resultado.


Sin embargo, en una pequeña ciudad como esta, las noticias se difunden rápido. La tía de Marina le habló sobre un proyecto de la Organización Internacional del Trabajo que ofrece subsidios salariales a los empleadores locales y ayuda a los jóvenes a buscar trabajo. Nikolay supo del proyecto a través del centro de empleo local.

“El programa de subsidio salarial es una de las innovadoras medidas activas del mercado de trabajo implementadas en el marco del proyecto de la OIT Asociaciones para el empleo juvenil en la Comunidad de Estados Independientes,” explicó Mikhail Pouchkin, especialista principal de empleo de la Oficina de país de la OIT para Europa Oriental y Asia Central. “El proyecto, una asociación público-privada única con la empresa rusa LUKOIL, busca mejorar la eficacia de las políticas y programas a favor del empleo juvenil y hacer frente a los desafíos relacionados con el empleo de los jóvenes. Al subsidiar los salarios de los trabajadores jóvenes, creamos nuevas oportunidades para ellos y demostramos a los empleadores que los trabajadores jóvenes están motivados y son responsables, y que constituyen un activo valioso para sus empresas. Un aspecto importante de este programa piloto fue la selección de Alexandre Ruchkin, 27 años, residente local en silla de ruedas, como coordinador del programa, responsable de poner en contacto a los empleadores, los que buscan trabajo y el Servicio público de empleo.”


Después de participar en el programa de la OIT, Marina encontró trabajo como envasadora de ensaladas en una pequeña empresa local y actualmente tiene un ingreso estable. Antes de incorporarse al programa de subsidio salarial, se graduó de contable en el instituto de formación profesional de la ciudad. Ella desea trabajar en este campo algún día, pero está contenta por el hecho de tener un empleo y la oportunidad de crecer profesionalmente.

Nikolay trabaja en la empresa de sistemas de calefacción de Vereshchagino y además se está formando como técnico de mantenimiento.