Nuestro impacto, sus historias

De qué manera las orugas y el oro contribuyen a mejorar los medios de subsistencia en las zonas rurales de Zimbabue

En Zimbabue, miles de personas se beneficiarán de un proyecto que tiene por finalidad crear empleos y mejorar los medios de subsistencia de las mujeres y los jóvenes de las comunidades pobres de las zonas rurales. El proyecto se centra en los sectores de la producción de alimentos y el tratamiento del mineral de oro.

Reportaje | 27 de octubre de 2017
© Siobhan Jordan / Caritas Australia
HAUNA, Zimbabue (OIT Noticias) – Una fuente importante de proteínas en las zonas rurales y un entremés muy apreciado en las ciudades de Zimbabue, la oruga mopane, es también una fuente de ingresos para algunas de las comunidades más pobres de Zimbabue.

Pero el procesamiento de estos insectos comestibles – que son tan largos como el dedo de una persona adulta – es un proceso lento y laborioso que implica exprimirlos a mano para eviscerarlos.

El sector de la oruga mopane es uno de los que se beneficiarán de un nuevo proyecto de implementado por la OIT, de tres años de duración, en colaboración con el Ministerio de la Juventud, Pueblos indígenas y Empoderamiento económico y el Ministerio de Asuntos de la Mujer, Paridad y Desarrollo Comunitario. El proyecto, financiado por el Banco Africano de Desarrollo estará también dirigido a la horticultura, la apicultura y la extracción del mineral de oro.

El Proyecto Empoderamiento de los Jóvenes y las Mujeres tiene por objetivo mejorar los ingresos y crear empleos en las zonas rurales pobres de Zimbabue. Alrededor de 5.000 mujeres y jóvenes – de hasta 35 años – se beneficiarán de manera directa, mientras que los 650.000 habitantes de los cinco distritos interesados se beneficiarán de manera indirecta.

El proyecto deberá crear nuevos empleos e incrementar el valor comercial de los productos de la horticultura, de la oruga mopane y de la miel gracias a la instauración de pequeñas unidades de procesamiento en los centros de formación presentes en estos distritos. Además, alrededor de 200 pequeñas y medianas empresas identificadas en las cadenas de valor deberían beneficiarse de los servicios de ayuda al desarrollo de empresas, de tecnología adecuada y de un acceso facilitado a los créditos y los mercados.

El proyecto establecerá además una instalación de tratamiento artesanal del mineral de oro que será dirigida y utilizada por mujeres. En la actualidad, los mineros a gran escala obtienen gran parte de los beneficios cuando procesan el oro extraído artesanalmente por las mujeres dejándoles sólo una pequeña parte de las ganancias.

Weldone Mupita, quien cultiva una pequeña parcela en el marco del proyecto de riego Mupangwa, en el valle fértil de Honde en el oriente de Zimbabue, dijo el proyecto “llega para rescatarnos”. Hasta ahora “compradores inescrupulosos” nos pagan sólo 20 centavos de dólar por un kilo de bananas. “Actualmente aceptamos cualquier precio porque las bananas son perecederas. Preferimos vender a cualquier precio que ver como se pierde nuestro trabajo.”

Además de las plantas de procesamiento de alimentos que aportarán beneficios al sector de la horticultura y a los apicultores, el proyecto debería facilitar el acceso de los cultivadores de banana a los mercados, incluyendo los de la Unión Europea, e incrementar sus ingresos a través del embalaje de los productos y la venta directa a los compradores a fin de evitar a los intermediarios.