Nuestro impacto, sus historias

Ayudar a los refugiados sirios a formalizar su estatus laboral gracias a las cooperativas

La OIT colabora con las cooperativas agrícolas para ayudar a los refugiados sirios a obtener un permiso de trabajo durante un período de gracia de tres meses anunciado por el Gobierno de Jordania, otro paso más para mejorar el acceso de los refugiados sirios al mercado de trabajo formal.

Reportaje | 26 de junio de 2016
SABHA, Jordania (OIT Noticias) – Desde que en 2012 dejó Alepo, su ciudad natal, Abdel Aziz Al Hussein, 26 años, trabaja en una granja en Sabha, una ciudad al norte de Jordania cerca de la frontera con Siria. Recibe seis dinas jordanas (8 dólares) al día recogiendo duraznos y nectarinas durante ocho horas para ayudar a mantener a su madre y sus hermanos.

Trabajar en Jordania durante años sin un permiso de trabajo válido significaba estar siempre en guardia.

Trabajando sin contar con un permiso oficial durante años, Abdel Aziz Al Hussein dice que ha vivido sufriendo un miedo constante de ser atrapado por los inspectores de trabajo.
“Cuando llegamos a Jordania, la vida era muy difícil. No teníamos permisos de trabajo y vivíamos constantemente con el temor de que los inspectores laborales nos descubrieran”, contó Al Hussein. “Trabajábamos bajo una fuerte presión. Nos decían que no debíamos trabajar sin permiso y nos preocupaba tener problemas con las autoridades”.

La familia de Al Hussein es una de las diez que vive en un campo informal cerca de la granja. Hasta hace poco, la mayoría de los habitantes del campo no tenían permiso de trabajo. Cuentan que fueron desalentados por los numerosos obstáculos que encontraban para solicitar el permiso, incluyendo el elevado costo de la tarifa y la falta de documentos legales.

Pero la mayor dificultad era conseguir a un empleador jordano que solicitase un permiso de trabajo en su nombre.

El período de gracia

Recientemente, el Gobierno tomó la decisión de conceder a los refugiados sirios un período de gracia de tres meses para solicitar los permisos de trabajo, Al Hussein y otros como él tuvieron la oportunidad de legalizar su estatus laboral en sectores específicos abiertos a los extranjeros.

En abril de este año, el Ministerio de Trabajo de Jordania, en conformidad con las recomendaciones de la OIT, suspendió la tarifa de solicitud y autorizó que los trabajadores presentaran su carta de identidad del Ministerio del Interior jordano – en vez de sus pasaportes – para obtener el permiso de trabajo.

La decisión llega después del anuncio de Jordania de un acuerdo alcanzado durante una conferencia de donantes que tuvo lugar en Londres a principios de este año, en la cual Jordania aceptó incorporar un número determinado de sirios en el mercado laboral, a cambio de un mayor acceso a los mercados europeos, mayores inversiones y préstamos con condiciones favorables.

En la actualidad, el número de refugiados sirios registrados supera los 650.000, la mayoría de los cuales viven fuera de los campos de refugiados. El Gobierno estima que en Jordania viven más de 1,3 millones de sirios. Su presencia en las comunidades de acogida ha generado un incremento de la economía informal, una disminución de los salarios, un menor acceso a los servicios públicos y un aumento del trabajo infantil.

La OIT, como parte de su respuesta a la crisis de refugiados sirios en Jordania, trabaja con el Gobierno a fin de mejorar el acceso al mercado de trabajo formal de los refugiados sirios y de los miembros de las comunidades que los acogen. La OIT analiza los principales sectores económicos a fin de encontrar medios concretos para aumentar el acceso de los refugiados sirios al mercado laboral, de manera tal que cubran las carencias de mano de obra, beneficien a las comunidades locales que acogen a los refugiados y contribuyan a la economía jordana en general.

Este trabajo comprende la asociación con las cooperativas agrícolas en Irbid y Mafraq a fin de facilitar el proceso de la solicitud del permiso de trabajo.

“El Gobierno de Jordania adoptó medidas para facilitar la solicitud de permisos de trabajo por parte de los refugiados sirios pero, en un primer momento, esto no produjo un incremento significativo de permisos de trabajo en el sector agrícola”, declaró Maha Kattaa, coordinadora de la Respuesta de la OIT a la crisis de refugiados sirios en Jordania. “La OIT se reunió con los cultivadores sirios refugiados y constató que, a pesar de estas medidas, la falta de voluntad y la incapacidad de los empleadores de hacerse cargo de los trámites burocráticos era el principal motivo de este lento despegue”, declaró Kattaa.

Como respuesta, el Ministerio de Trabajo en consulta con la OIT, introdujo un nuevo modelo que consiste en disociar la solicitud del permiso de trabajo de un empleador específico en el sector agrícola, y permitir que las cooperativas soliciten los permisos de trabajo para los refugiados sirios.

La iniciativa prevé la difusión de instrucciones claras a las autoridades locales del Ministerio del Trabajo para permitirles otorgar permisos de trabajo a un número mayor de trabajadores sirios de manera oportuna. Incluye además campañas de información en las comunidades de refugiados sobre cómo solicitar un permiso de trabajo, así como sobre sus derechos en el marco de la legislación laboral.

El papel de las cooperativas

Mansour Al Fawaz, director de la Cooperativa Coalitions in Mafraq, explicó que las cooperativas desempeñan un papel vital en este proceso.

“Nuestro papel, junto a la OIT, es sensibilizar sobre la importancia de los permisos de trabajo a través de visitas en el terreno, mensajes de texto y otras formas de comunicación”, declaró Al Fawaz. “Además facilitamos el proceso al llevar a cabo todo el trabajo burocrático ante las autoridades locales del Ministerio de Trabajo, de manera que los trabajadores no tengan que hacerlo, lo cual los ha incentivado mucho”.

Salha Al Hussein ha estado trabajando durante cuatro años en una granja en la ciudad de Sabha (Jordania), y, hasta hace poco, no sabía que tenía derecho a un permiso de trabajo.
Salha Al Hussein, quien trabaja en la granja en Sabha desde hace cuatro años, no sabía que tenía derecho a un permiso de trabajo hasta que se reunió con los representantes de una cooperativa y funcionarios de la OIT. Hoy día, ella comprende cuáles son las ventajas que le aporta el permiso de trabajo.

“Ellos nos alentaron a que presentáramos la solicitud. Actualmente, tengo el permiso, me siento más a gusto en el trabajo. Me siento libre”.

Mohammed Al Zboon, Jefe de las autoridades locales del Ministerio del Trabajo en Mafraq, declaró que du equipo garantiza el éxito de este nuevo modelo gracias a la coordinación con las cooperativas locales. Desde que comenzó el período de gracia, Al Zboon y su equipo han llevado a cabo reuniones con los trabajadores sirios con la finalidad de convencerlos a recurrir a las cooperativas para solicitar ayuda.

“Esta iniciativa ha fortalecido la cohesión social entre los refugiados sirios y la comunidad local. Además, ayuda a que los refugiados sirios encuentren estabilidad en su trabajo y en su vida en Jordania”, declaró Al Zboon.

Estimular las solicitudes de permisos de trabajo

Según el Ministerio de Trabajo, desde abril han sido otorgados alrededor de 12.000 permisos de trabajo a los refugiados sirios en el sector agrícola. Antes de la introducción de este nuevo mecanismo, el número de permisos otorgados a los refugiados en el sector agrícola era inferior a 200, con este nuevo sistema piloto, el número incrementó a cerca de 2.500, que incluye alrededor de 1.420 permisos otorgados a través de las cooperativas.

La OIT espera que el período de gracia, que debería terminar el 4 de julio, sea prolongado, a fin de permitir a la OIT continuar su trabajo de sensibilización y de apoyo a las cooperativas y abarcar a más personas.

“Esperamos alcanzar otros 4.000 refugiados sirios en el sector agrícola antes de que termine el año así como queremos abarcar a trabajadores de otros sectores”, afirmó Kattaa. “Estos esfuerzos forman parte del proceso de formalizar el trabajo de los refugiados sirios y ayudar el Gobierno de Jordania a cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo”.