Día Mundial del Agua

Monrovia después del Ébola: La búsqueda de agua potable y empleo juvenil

En vísperas del Día Mundial del Agua, un nuevo programa dirigido a fortalecer la capacidad de las comunidades locales en Liberia para mejorar el saneamiento pone de manifiesto la importancia del acceso al agua potable.

Reportaje | 23 de marzo de 2016
MONROVIA, Liberia (OIT Noticias) – David Wolo tiene dificultades para encontrar agua potable para su familia. “El agua que sale de las tuberías no es buena, porque las tuberías son viejas... el agua tiene sedimentos... se puede encontrar cualquier cosa.”

David Wolo, dirigentes tradicionales de la aldea: "La cuestión del agua es muy complicada."
Uno de los dirigentes tradicionales de la aldea, Wolo de 67 años vive en Clara Town, una comunidad marginada de la capital de Liberia, desde 1979. Desde entonces ha visto deteriorar la situación del saneamiento: “La cuestión del agua es muy complicada. Antes teníamos un suministro completo de agua corriente, pero ahora es difícil conseguir agua. Es necesario recorrer cuatro o cinco kilómetros para encontrar agua potable.”

Clara Town se encuentra a menos de dos kilómetros de West point, un barrio pobre que se convirtió en un punto crítico durante la crisis del Ébola, cuando las autoridades liberianas impusieron una cuarentena a fin de limitar la difusión de la enfermedad. Si bien la alarma del Ébola ha disminuido, las enfermedades transmitidas por el agua como el cólera o la disentería siguen siendo una amenaza endémica en estos suburbios bajos de la periferia de la ciudad.

En el marco de la estrategia de recuperación post Ébola, la OIT colabora con UNICEF, la Oficina de ONU-Habitat y las autoridades de Monrovia para poner en práctica el proyecto piloto sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) en Clara Town, una de las cuatro comunidades que fueron identificadas como beneficiarias, sujetas a la financiación continua.

El proyecto de la OIT “Mejorar los sistemas de agua y saneamiento incorporando la formación profesional y el empleo juvenil en las comunidades de los barrios marginales afectadas por el Ébola”, tiene el objetivo de ampliar el saneamiento básico, mejorar las condiciones ambientales e higiénicas y promover el empleo juvenil en los barrios marginales de Monrovia.

A fin de fomentar la participación de la comunidad en el proyecto pilota, se llevó a cabo una iniciativa en Clara Town a principios de marzo. La iniciativa de dos días comprendió el lanzamiento del proyecto y un taller, a los cuales fueron invitados líderes de la comunidad, grupos de mujeres, representantes de los jóvenes y otros, congregados para dar a conocer los objetivos y expectativas del proyecto, así como para analizar las oportunidades de empleo que ofrece.

Al dirigirse a los participantes, Varney M Kiahon, Comisionado Adjunto de la comunidad de Clara Town, explicó que los servicios de suministro de agua y saneamiento de Monrovia habían sido diseñados para una población de entre 500.000 y 750.000 habitantes, pero después de muchos años de guerra civil y de la crisis del Ébola, el sistema trabaja a sólo un cuarto de su capacidad original para servir a una población de casi cuatro millones de personas.

Para los 74.000 habitantes de Clara Town, reducir el tiempo de espera para recibir agua potable es una necesidad primordial. Según Bestman Toe, Presidente de la Asociación de habitantes de barios marginales de Liberia, hay sólo 21 grifos que suministran agua potable a la población, lo cual significa que para los que viven cerca de los grifos su tiempo de espera es menor. “Quienes viven más lejos o no tienen acceso o se demoran casi una hora para llenar un bidón para llevarlo a casa”, señaló.

Bestman Toe, Presidente de la Asociación de habitantes de barios marginales de Liberia: "Los estudiantes no pueden llevar agua al colegio."
“Esto significa que los estudiantes no pueden llevar agua al colegio y que las mujeres tienen que robar tiempo al cuidado de su hogar para buscar agua”, agregó.

Un elemento importante del programa WASH es la prioridad que la OIT otorga a un enfoque intensivo en mano de obra junto a la formación profesional en la implementación del proyecto.

“Al involucrar a los jóvenes desde el inicio del proyecto y ofreciéndoles un trabajo y la posibilidad de desarrollar sus competencias y confianza es posible incrementar sus perspectivas de empleo futuras y su capacidad de crear oportunidades empresariales”, declaró Salif A. Massalay, Coordinador nacional del proyecto de la OIT.

Este es un enfoque que Bestman Toe apoya: “Es interés de la comunidad, sobre todo de los jóvenes, que son los que enfrentan las tasas de desempleo más altas. Este proyecto les ofrece formación en diversas competencias que además les permitirá encontrar un empleo en el futuro, y comunicará un mensaje claro al resto de la comunidad de Clara Town.”

Joseph D. Kanneh: "[El proyecto] podría beneficiarme mucho."
Joseph D. Kanneh, uno de los jóvenes presentes en la conferencia, explicó a OIT Noticias que a su parecer hay otras prioridades para la comunidad. “El agua es importante, los inodoros también. Pero las cosas esenciales que faltan son los puentes, puentes que puedan ayudar a las personas a transportar el agua que necesitan. Hoy día, hay personas que se demoran entre 10 y 14 horas para buscar agua.” Agregó que apreciaba las potenciales oportunidades de formación del proyecto y sus objetivos más amplios. “Podría beneficiarme mucho, porque recibiré formación sobre suministro de agua potable, y esto reduciría la incidencia de estas enfermedades que afectan a los habitantes.”

Además de mejorar la calidad del agua y del saneamiento, el programa de la OIT está dirigido a la gestión de los desechos sólidos. Actualmente, los desechos sólidos de la comunidad simplemente son abandonados dentro de bolsas en el terreno o tirados al mar.

Para David Wolo, cambiar la manera en que Clara Town gestiona el suministro de agua y los desechos será positivo. “Este programa es necesario para garantizar la limpieza de la comunidad y de la ciudad. En un ambiente saludable, viven personas sanas.”