Seguridad y salud en el sector de la construcción

Manos a la obra con seguridad

Desde normas impensables hasta acciones derivadas de la propia motivación, un programa financiado por la OIT en Indonesia ha plantado la semilla de la seguridad y salud en el trabajo en la mente de los trabajadores y los empleadores.

Reportaje | Indonesia | 31 de julio de 2015
ABE PURA, Papúa, Indonesia (Noticias de la OIT) – A unos 20 metros sobre la superficie, sobre una compleja estructura de acero ubicada al borde de la frondosa selva tropical de Indonesia, Lexi Sawa mueve verticalmente con destreza las columnas de acero. Sosteniendo una llave inglesa en la mano, se detiene en cada junta para ajustar los pernos. Él y sus compañeros están construyendo un hotel de varios pisos en Abe Pura, ciudad de Jayapura, provincia de Papúa.

Lexi Sawa es obrero de la construcción en la provincia de Papúa (Indonesia)
Lexi Sawa es obrero de la construcción en la provincia de Papúa (Indonesia). Junto con sus compañeros trabajan con ahínco para dar solidez y firmeza al marco de acero, sin descuidar su propia seguridad.

“Ahora me siento más seguro”, dice este joven de 23 años de edad, mostrando el equipo completo de protección: casco; zapatos de protección; máscara y cinturón de seguridad, éste último provisto de una cuerda bien enganchada a una de las vigas de acero. “Puedo hacer mi trabajo con más comodidad, y no tengo que preocuparme demasiado por los riesgos.”

Sin embargo, no siempre se sintió tan seguro. En el pasado, sufría pensando en la posibilidad de caer de la estructura de acero, en especial durante la temporada de lluvias, cuando las superficies se volvían resbalosas. “Siempre pensaba en lo que sucedería a mis padres si a mí me pasaba algo. Son muy mayores y dependen de mí.”

No obstante, y pese a esas preocupaciones, no daba importancia a las medidas de seguridad. “La verdad es que yo no soy entendido en seguridad en el trabajo. La empresa nos dio el equipo para que lo usáramos, pero yo no me sentía obligado a hacerlo”, añadió.

El desafío de concientizar

A la empresa constructora en la que trabaja el Sr. Sawa, PT Bukit Abe Permai, también le resultó muy difícil hacer entender a sus alrededor de 30 empleados la importancia de la seguridad y salud en el trabajo (SST). “Los trabajadores tenían miedo al funcionario competente”, recuerda Yuti Yusran, Diector Gerente. “Así que era bastante difícil hablarles sobre temas relacionados con la SST.”

A consecuencia de ello, hubo una serie de incidentes y accidentes ocasionados por la falta de seguridad, con los consiguientes costos financieros y humanos.

El año pasado, un trabajador se lesionó el pie al caminar sobre fragmentos de vidrio porque no llevaba zapatos de protección. Hace dos años, un trabajador subcontratado murió de camino a recoger material de construcción. Pese a que se trató de un problema clínico repentino, y no de un accidente, la empresa tuvo que pagar 50 millones de rupias (el equivalente a 4000 dólares de los Estados Unidos) en gastos de reparación y para el funeral.

Obreros de la construcción en la provincia de Papúa (Indonesia)
El Sr. Yusran añadió que una de las causas de esos problemas es que los trabajadores, como el Sr. Sawa, no se daban cuenta de la necesidad de atender los aspectos de seguridad y salud en el trabajo.

La opinión de los obreros de la construcción comenzó a cambiar cuando la empresa se sumó a un curso de formación organizado en 2014 por el Gobierno de Indonesia, Work Improvement in Small Construction Sites (mejora del trabajo en las pequeñas obras en construcción) (WISCON). El Programa de Colaboración entre la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la República de Corea contribuyó significativamente a la puesta en marcha y el desarrollo del programa.

Medidas de prevención de bajo coste


El enfoque de WISCON está diseñado para asistir y animar a las pequeñas empresas constructoras a aplicar medidas sencillas y de bajo coste –en ocasiones, voluntarias– para reducir los riesgos de accidente o de enfermedad en el lugar de trabajo.

En palabras del Sr. Yusran: “Antes de la formación, la aplicación de medidas en materia de SST sólo era teórica, y no se adoptaban prácticas concretas. Después de la formación, formulamos planes específicos para dar efectividad a las medidas de protección.”

Gracias a la capacitación recibida en los cursos WISCON, el Sr. Sawa aprendió a tomar consciencia de la seguridad, precisar los riesgos potenciales, y utilizar el equipo de seguridad. “La mejora puede comenzar por pequeños detalles, desde retirar la basura del entorno laboral o poner las herramientas en orden”, señaló.

Ahora, cada mañana comienza con una sesión de información sobre seguridad. Se advierte a los trabajadores que deben utilizar el equipo de seguridad, utilizar el equipo de protección y mantener limpio el lugar de trabajo.

Prevenir da sus frutos


Desde la perspectiva empresarial, el Sr. Yusran también percibe las ventajas. Señala que “el personal se centra más en sus tareas y se preocupa menos por los riesgos en el lugar de trabajo”.

Herdian Tobo, inspector de trabajo en la zona, también ha apreciado cambios: los trabajadores ya no lo evitan. “Papúa es un lugar remoto en el país, y es muy difícil para mí visitar todos los lugares donde hay obras en construcción”, puntualiza. “Es necesario ayudar a los trabajadores y los empleadores a crear una “cultura de la seguridad en el lugar de trabajo.”

La OIT está tratando de instaurar dicha cultura de la seguridad en unas 65 empresas constructoras de Papúa y en otro lugares de Indonesia.

“El sector de la construcción tiene la tasa más elevada de accidentes mortales y no mortales en Indonesia. La OIT trabaja con el Gobierno de Indonesia para mejorar las condiciones en materia de SST”, dijo Julia Lusiani, Oficial de Programas de la OIT en la Oficina de Yakarta de la OIT. “Es estupendo ver que los cursos de formación WISCON han ayudado a concientizar a empleadores y trabajadores sobre la importancia de la SST. Ha habido una mejora de las condiciones de trabajo y una reducción de la cantidad de accidentes.”

El Gobierno de Indonesia aprecia la asistencia del Programa de Colaboración entre la OIT y Corea. “El enfoque participativo, que incluye a los inspectores del trabajo, los trabajadores y los empleadores en la tarea de examinar las prácticas positivas en vigor animará a estos últimos a seguir introduciendo mejoras en el lugar de trabajo”, indica el Sr. Mudji Handaya, Director General de la Inspección del Trabajo, del Ministerio de Recursos Humanos (MOM), de la República de Indonesia.

El Sr. Sawa da un giro firme a la llave inglesa y ajusta el último perno del día. Después de volver a acomodar el equipo en su lugar y quitarse su ropa de trabajo, está listo para marchar a casa. “Espero que mis compañeros de trabajo y yo recibamos más cursos de capacitación sobre SST. Creo que es verdaderamente útil y práctico.”