Día Mundial de lucha contra el Sida 2010

Cómo las oficinas de correo trabajan para erradicar el VIH y SIDA

La comunidad internacional conmemora este miércoles el Día Mundial de lucha contra el Sida. Han pasado casi treinta años desde que el SIDA, causado por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), comenzó a causar efectos devastadores sobre la vida de los individuos, los lugares de trabajo y las sociedades. En la actualidad, cerca de 33 millones de personas en el mundo son portadoras del virus y cada día se producen 7.500 nuevos casos de infección. El lugar de trabajo puede desempeñar un papel fundamental en la respuesta al VIH, de acuerdo con la primera norma internacional sobre VIH y SIDA adoptada por la OIT en junio de este año. El periodista Andrew Bibby informa desde Londrés para OIT EnLínea.

Artículo | 26 de noviembre de 2010

La Recomendación 200 de la OIT, aprobada por la abrumadora mayoría de representantes de gobiernos, organizaciones de empleadores y trabajadores del mundo durante la Conferencia Internacional del Trabajo de este año, proporciona una nueva herramienta para la lucha mundial contra el virus. La Recomendación sobre el VIH y SIDA y en el mundo del trabajo es la primera norma internacional del trabajo dedicada a los derechos humanos específica sobre VIH y SIDA en el ámbito laboral. Opera bajo el principio de que el VIH/SIDA es una cuestión que afecta el lugar de trabajo, no sólo porque impacta sobre la fuerza de trabajo, sino también porque el lugar de trabajo puede desempeñar un papel vital a la hora de limitar la difusión y los efectos de la epidemia.

Este principio está siendo puesto en práctica mediante un programa sumamente innovador coordinado por la OIT, ONUSIDA, la Unión Postal Universal (UPU) y el Sindicato Global UNI, que aprovecha el papel clave que las oficinas de correo y los trabajadores postales pueden desempeñar en sus comunidades. Brasil, Burkina Faso, Camerún, China, Estonia, Mali y Nigeria ya están utilizando sus redes postales para transmitir información básica sobre salud y orientación preventiva sobre el VIH/SIDA. La idea se está difundiendo en otros países.

Para Assane Diop, Director Ejecutivo del Sector de Protección Social de la OIT, la iniciativa tiene mucho sentido: “La campaña utiliza de manera creativa las oportunidades de la red postal y sus estructuras en cada país, con el objetivo de concienciar a las personas sobre el VIH/SIDA y combatir el estigma y la discriminación”. Su visión es compartida por Edouard Dayan, Director General de UPU: “Con 600.000 oficinas postales en el mundo, la red postal es una socia natural de esta campaña de concienciación. Es la mayor iniciativa de sensibilización dedicada específicamente a la salud jamás lanzada por el sector postal a nivel mundial, y demuestra el inmenso alcance y valor del servicio universal que ofrece”.

La campaña fue lanzada en Brasil en febrero de este año, justo en el período de carnaval. Más de 12.000 oficinas de correo han estado exponiendo folletos y afiches sobre el tema, y cerca de 800.000 cartas con consejos sobre cómo prevenir el VIH han sido entregadas en hogares de tres áreas piloto del país. El lema de los afiches y los folletos es Las oficinas postales están luchando contra el SIDA. ¿Y tú? Protégete: usa el preservativo. Además, se creó un sitio web para la campaña: www.correioscontraaids.org.br.

En Nigeria, Nigeria Post (NIPOST) se concentró primero en sensibilizar a sus proprios empleados a través de talleres de formación elaborados específicamente para el personal que atiende al público y los gerentes. Estos trabajadores fueron estimulados a difundir información tanto a otros empleados de NIPOST como al público. Para lanzar la campaña se realizaron iniciativas en diversas partes del país; los trabajadores llevaban puestas franelas de vivos colores con el eslogan NIPOST se preocupa por tu salud, protégete. “En la actualidad, el correo es percibido como un portador de información sobre salud, no sólo de correspondencia”, dijo Maayen Ujong, director de operaciones.

En el vecino Camerún, los trabajadores postales también desempeñan un papel fundamental en el desarrollo y éxito de la campaña. CAMPOST lanzó su campaña en julio del año pasado y la comunicación con los trabajadores estuvo al centro de sus esfuerzos. Los coordinadores de la campaña visitaron las oficinas postales para relacionarse con el personal local y distribuir el material visual. CAMPOST estima que cada día más de 36.000 personas visitan las oficinas postales del país, y por lo tanto reciben el mensaje de la campaña.

Las cuatro organizaciones socias que respaldan la campaña están desarrollando la segunda fase de la iniciativa, que concentra su atención más en las actividades de concienciación dirigidas a los trabajadores de los servicios postales y menos en el público en general. El sector postal y de logística es una importante fuente de empleo en todo el mundo: 5,5 millones de personas trabajan para los principales operadores postales y unos 2, 5 millones más trabajan en el sector privado, informal y de servicios de envíos. Entre los operadores postales que están desarrollando buenas prácticas figura la South African Post Office, que elaboró un folleto, la Guía del trabajador para entender el VIH y SIDA, que ha impulsado la prueba de detección y la asesoría entre su personal.

Iniciativas como ésta, así como la participación activa del Sindicato Global UNI, que representa a los trabajadores postales, reflejan el espíritu de la Recomendación 200 de la OIT, la cual destaca el valor del diálogo social. Una política y programa sobre VIH/SIDA exitosa requiere cooperación y confianza entre empleadores, trabajadores y gobiernos, sostiene la Recomendación.

La Recomendación de la OIT, adoptada en junio 2010, se basa en el Repertorio de recomendaciones prácticas sobre VIH/SIDA y el mundo del trabajo de la OIT, elaborado en 2001. El Repertorio, así como la Recomendación, pueden ser consultados en el sitio web de la OIT: www.ilo.org/aids. La OIT lanzará próximamente una publicación especializada sobre cómo establecer políticas sobre VIH/SIDA en el lugar de trabajo, titulada Directrices sobre VIH y SIDA para el sector postal.