Publicación

Protección social para todos: De la pobreza en gran escala a sociedades decentes

La recesión mundial ha incrementado el desempleo y la pobreza en todo el mundo. Una nueva publicación titulada "Construcción de sociedades decentes", compilada por Peter Townsend, argumenta a favor del desarrollo de sistemas de seguridad comprensivos en todos los países sin considerar sus niveles de bienestar, como una medida orientada a aliviar condiciones desesperadas de pobreza, revertir la creciente desigualdad y estimular el crecimiento económico. OIT EnLínea presenta una serie de preguntas y respuestas sobre seguridad social y las sociedades actuales.

Artículo | 2 de septiembre de 2009

¿Cuál es la relevancia del libro Construcción de sociedades decentes para la crisis financiera y económica?

Construcción de sociedades decentes aborda la cuestión de si los sistemas de protección social en general, y la seguridad social en particular, tienen que ocupar un lugar más prioritario en la agenda mundial, y cómo conseguirlo. El libro sugiere que el programa de recuperación de la crisis financiera y económica mundial 2009 debe incluir una garantía de un nivel mínimo de seguridad social para todos. En la actualidad, aunque la seguridad social es un derecho fundamental y a pesar de los esfuerzos internacionales por promoverla, enormes sectores de la población mundial aún carecen de cualquier forma de seguridad social. Construcción de sociedades decentes analiza la evolución pasada y actual de la protección social en la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y en los países en desarrollo, considerando la crisis financiera y económica actual, y analiza nuevas estrategias internacionales para establecer la seguridad social, reducir la pobreza y contribuir al desarrollo económico y social internacional.

¿Cuál es la importancia del fortalecimiento de la seguridad social para la creación de sociedades decentes?

Uno de los temas centrales de Construcción de sociedades decentes es que el establecimiento de sistemas de seguridad social universales ha sido un principio básico para el desarrollo económico y social exitoso de los países OCDE, y ha contribuido con sus logros de reducir la pobreza y fomentar la inclusión social. Hasta la década pasada, el derecho a la seguridad social y a un nivel de vida adecuado no se había incluido en los intentos por contrarrestar la pobreza extrema en gran escala. Sin embargo, cada vez se reconoce más el enorme potencial de los sistemas de seguridad social universales para los países de bajos ingresos.

¿Cuáles son los argumentos principales de Construcción de sociedades decentes?

Si bien la seguridad social consigue efectos demostrables en la reducción de la pobreza, su repercusión sobre el crecimiento económico es aún objeto de debate. Sin embargo, y en particular en el contexto de la crisis financiera y económica actual, el tema del establecimiento de sistemas de protección social en países de bajos ingresos, es importante. Estos sistemas, no son sólo un lujo para los países que pueden pagarlos, sino un amortiguador contra los impactos económicos y la creciente pobreza, así como una ayuda a la actividad económica productiva. Construcción de sociedades decentes analiza y echa por tierra los mitos que conciernen la relación entre protección social y rendimiento económico y analiza tanto los países con altos ingresos como los países con bajos ingresos en el mundo, para entender las lecciones que pueden adquirirse de la ausencia y el establecimiento de sistemas de seguridad social, como subsidios familiares y sistemas sanitarios.

¿El modelo OCDE puede ser aplicado a países menos desarrollados?

Los principales modelos de seguridad social de los países OCDE se basan en la aceptación de que la seguridad social es un medio hacia la modernización y el crecimiento sostenible, así como un factor fundamental de la reducción de la pobreza interna. Es evidente que los modelos OCDE maduros no pueden ser simplemente transferidos en bloque, pero algunos de los criterios que facilitan su desarrollo pueden ser imitados, comenzando con los niveles modestos de protección en las primeras fases y construyendo sucesivamente niveles más altos de protección a medida que las economías maduran. Si estos criterios fuesen adoptados por los países de bajos ingresos, el rendimiento de la economía mundial, así como el espacio fiscal individual y las prioridades políticas de cada país, aún determinarían el ritmo del desarrollo de la seguridad social para la mayoría de la población. En muchos países en desarrollo, todavía prevalecen programas regresivos o incluso elitistas, y los sistemas de seguridad social se caracterizan por un enorme déficit de financiamiento y una gran diversidad.

¿Cómo pueden superarse algunos de los desafíos para el establecimiento de la seguridad social?

Las alianzas mundiales entre gobiernos nacionales, donantes internacionales y ONGs podrían trabajar de manera eficaz para eliminar esas dificultades; el reto es establecer sistemas de seguridad social que tengan en cuenta la falta de políticas de asistencia social exhaustivas en los países más pobres. Para alcanzar este objetivo, es posible que los países de bajos y medios ingresos necesiten ayuda. Los modelos europeos de bienestar social, aunque no puedan ser emulados por completo, constituyen una referencia útil para los reformadores del estado social en los países en desarrollo. La clave es crear una sociedad a través de la voluntad y la visión política, en la cual las personas estén razonablemente seguras aún cuando el país donde viven no sea rico. Este libro trata de demostrar que algunos de los mitos que sugieren que esto no puede realizarse en países de bajos y medios ingresos, son falsos. La seguridad social trata sobre distribución de los recursos de la sociedad, y nadie es tan pobre como para no compartir.

¿Qué conclusiones pueden sacarse sobre la crisis económica y la seguridad social?

La crisis económica ha evidenciado que las Naciones Unidas y otros organismos deberían formular estrategias para la promoción mundial de la seguridad social como elemento central de las políticas orientadas a la reducción de la pobreza, y de políticas de desarrollo más amplias que permitan a los países crecer con equidad. Es un argumento convincente para la expansión de la protección social universal en los países de bajos ingresos y para la introducción de un piso básico de protección social en todos los países, como señala el Pacto Mundial para el Empleo adoptado por la OIT en junio 2009 durante su anual Conferencia Internacional del Trabajo.

¿Cuáles son las recomendaciones del libro?

Construcción de sociedades decentes analiza el enorme y poco explorado potencial de los países de bajos ingresos para extender la seguridad social universal. Las nuevas estrategias internacionales deben reconocer que el desarrollo económico y el social están inextricablemente vinculados en los distintos países, y que es necesario elaborar políticas de seguridad social apropiadas para ayudar a reducir la pobreza eficazmente y para contribuir de manera productiva al desarrollo económico y social. Este es un mensaje claro que ha adquirido cada vez mayor relevancia ante la crisis financiera y económica de 2008/2009, y comienza a difundirse en los debates sobre políticas de desarrollo a nivel internacional y nacional.

El compilador:

Peter Townsend fue Profesor de Política Social Internacional en la London School of Economics y Profesor Emérito de Política Social en la Bristol University. A lo largo de una larga trayectoria profesional, sus intereses científicos comprendieron: política social internacional; la sociología de la pobreza; desigualdades en la salud; y envejecimiento, discapacidad y la familia. Sus más recientes publicaciones incluyen: El derecho a la seguridad social y desarrollo social: Lecciones de la experiencia de los países OCDE para los países de bajos ingresos (2007), Pobreza infantil en el mundo en desarrollo (coautor con David Gordon y otros, 2003) y Pobreza Mundial: Nuevas políticas para derrotar un viejo enemigo (co-editor, 2002). Activista y defensor infatigable, fue cofundador y Presidente de Disability Alliance, y miembro fundador y Presidente de Child Poverty Action Group, hasta su muerte prematura en junio 2009.

Los colaboradores:

Un número de destacados especialistas en seguridad social contribuyeron con el libro: Armando Barrientos, Christina Behrendt, Bea Cantillon, Michael Cichon, Chris de Neubourg, John Farrington, Krzysztof Hagemejer, Paul Harvey, Rebecca Holmes, Pongpisut Jongudomsuk, Stephen Kidd, Rüdiger Krech, Supon Limwattananon, Peter Lindert, Francie Lund, Walaiporn Patcharanarumol, Phusit Prakongsai, Michael Samson, Wolfgang Scholz, Rachel Slater, Viroj Tangcharoensathien and Raymond Wagener.