Sigue descendiendo el empleo en el sector de los servicios públicos de distribución

Desde 1985, las fusiones y adquisiciones en los servicios de distribución de agua, electricidad y gas han desembocado en un descenso continuo del empleo en la mayoría de los países, según se afirma en un nuevo informe de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT). Este informe habrá de discutirse en el marco de una "Reunión tripartita sobre los retos y las oportunidades que se plantean a los servicios públicos" que tendrá lugar en Ginebra del 19 al 23 de mayo de 2003.

Artículo | 26 de mayo de 2003

GINEBRA - La reunión estudiará los principales acontecimientos en relación con los servicios públicos de distribución de agua, gas y electricidad, y la necesidad de diálogo social entre los gobiernos y las organizaciones de empleadores y de trabajadores. La reunión también adoptará conclusiones, señalará los ámbitos en que habrán de desarrollarse las actividades de seguimiento en términos de investigación y de actividades regionales, y proporcionará a los mandantes algunas directrices en materia de políticas.

Según este informe, la privatización de las empresas de propiedad estatal desemboca en todo el mundo en reducciones de plantilla. La externalización de los servicios de tecnología de la información, de las labores de mantenimiento, de la lectura de contadores y de la gestión de facturas, así como la introducción de nuevas tecnologías han dado lugar a una reducción del nivel de empleo en el sector.

Las compañías de electricidad y gas de propiedad estatal - incluidas cuatro de las 15 empresas de gas y electricidad más importantes del mundo, State Power de China, Korea Electric Power de Corea, Electricité de France y Gaz de France de Francia - se enfrentan a las presiones de la privatización y la liberalización. State Power de China, que cuenta con más de 1,2 millones de trabajadores y con activos por un valor de 145.000 millones de dólares de los Estados Unidos, se ha escindido en 11 empresas privadas de menor tamaño a fin de alentar una mayor competencia; Korea Electric Power, que cuenta con más de 16.634 trabajadores, se encuentra en proceso de privatización; y las dos empresas francesas, que cuentan con enormes inversiones en el extranjero y cerca de 200.000 trabajadores, están abocadas a la privatización.

El proceso de liberalización que se inició en Europa a partir de 1996, cuando la Unión Europea promulgó la directiva sobre la electricidad para imponer gradualmente la competencia en los mercados de la electricidad, también ha tenido repercusiones sobre el empleo. Mientras que entre 1990 y 1998 se perdieron más de 250.000 empleos, según algunas estimaciones, las privatizaciones, fusiones y adquisiciones podrían representar en 2006 un recorte de un 25 por ciento adicional en el sector.

El proceso de diálogo social en la Unión Europea ha sido capaz de contribuir a reducir las consecuencias sociales negativas de las reducciones de plantillas pero, según el informe de la OIT, aún queda mucho por hacer en todo el mundo ya que los mecanismos de diálogo social existentes en algunas regiones son deficientes. En consecuencia, se insiste en particular sobre la necesidad de mejorar el proceso de diálogo social para abordar las repercusiones sociales de la globalización en el sector.

El Departamento de Trabajo estadounidense informa que cerca de 13.000 de los 49.000 lectores de contadores existentes en los Estados Unidos habrán perdido su empleo en 2010. También prevé que, durante el mismo periodo, el empleo en el sector de los servicios de electricidad de dicho país experimentará un descenso del 9,2 por ciento, a partir de una fuerza laboral de 356.700 trabajadores en el 2000.

Según el informe, el principal reto al que se enfrentan los suministradores de agua, gas y electricidad es el mantenimiento del equilibrio entre las preocupaciones sociales, medioambientales y comerciales, lo cual requiere una gestión que sea eficaz en función de los costos y rentable, así como unos valores de servicio público reforzados que pongan el énfasis en la prestación de servicios baratos, fiables y accesibles, con independencia de que se trate de empresas públicas o privadas.

La prestación fluida de todos los servicios y las oportunidades de empleo en los demás sectores dependen de la amplitud del acceso al suministro de agua y electricidad. Sin embargo, más de 1600 millones de personas carecen de acceso a la electricidad, al menos 1100 millones de personas carecen de acceso al agua potable, muriendo al menos 5 millones de personas cada año por enfermedades relacionadas con el agua, y es probable que, en 2025, dos tercios de la población mundial vivan en países que presenten carencias moderadas o graves en materia de suministro de agua.


1 - Los retos y oportunidades que se plantean a los servicios públicos. Informe para el debate de la Reunión tripartita sobre los retos y oportunidades que se plantean a los servicios públicos. TMCOPU/2003, Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra, 2003. ISBN 92-2-313616-4. Precio: 17,50 francos suizos.