Video

La OIT informa sobre el trabajo infantil en el mundo

En medio de una creciente preocupación por las repercusiones de la desaceleración económica, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) advirtió en un nuevo estudio que los esfuerzos para erradicar las peores formas de trabajo infantil están perdiendo fuerza e hizo un llamamiento a fin de “revitalizar” la campaña mundial para poner fin a la práctica.

Fecha de la publicación: 7 de mayo de 2010 | Tamaño o duración: 00:02:09 (7.44 MB)
Si el video no aparece, instale gratuitamente RealPlayer™

Trascripción:

El trabajo infantil tiene muchas caras y ha devastado muchas vidas. La última década ha sido testigo de una disminución de 30 millones en el número de menores que trabajan en todo el mundo. Sin embargo se calcula que hay todavía 215 millones de niños y niñas que empiezan el día trabajando en una mina o en un campo, en lugar de empezarlo en el aula.

Eugenia, niña trabajadora (en moldavo)

Vamos al campo de tabaco, después nos vamos a la cama y después otra vez lo mismo – nos levantamos a las 4:00 de la madrugada.

Hoy en día, según la Organización Internacional del Trabajo, más de la mitad de todos los menores que trabajan realizan las formas de trabajo más peligrosas. Aproximadamente el 60% se dedican a la agricultura, el trabajo doméstico o la venta ambulante. Aún corren mayores riesgos los menores que son víctimas de la explotación sexual comercial, regímenes de servidumbre y trabajos forzosos, en particular los obligados a prestar servicio como niños soldado.

En 2006 el objetivo de erradicar las peores formas de trabajo infantil parecía posible. Sin embargo, en los últimos cuatro años, el número de menores que trabajan se ha reducido en tan solo siete millones, apenas un tres por ciento.

Constance Thomas, Directora del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT

Seguimos avanzando, pero el avance es demasiado lento. Todavía tenemos 215 millones de menores que trabajan; de esos, 115 millones realizan las peores formas de trabajo infantil. La cifra es demasiado alta y el avance es excesivamente lento, de modo que no será posible conseguir el objetivo de erradicar las peores formas de trabajo infantil para 2016.

Algunos países, a pesar de estar afectados por la crisis económica, han mantenido a raya el trabajo infantil mediante programas que vinculan la protección social, la educación, la salud y los ingresos. En Brasil, el programa Bolsa Familia ofrece transferencias de efectivo a 12 millones de familias que permiten que sus hijos continúen en la escuela.

En la India, gracias al programa de almuerzos escolares más ambicioso del mundo muchos niños pobres de entornos rurales tienen la esperanza de poder comer cada día, en lugar de trabajar.

Antigua trabajadora infantil (en idioma canarés)

Yo les diría a los niños que trabajan que nosotros también solíamos trabajar, y era una pérdida de tiempo. Ahora venimos a la escuela todos los días. Venir a la escuela nos hace más inteligentes.

El trabajo infantil tiene muchas caras…caras que esperan tener la oportunidad de un futuro mejor.