Social Dialogue

Diálogo social: crear oportunidades de empleo para las mujeres yemenitas

Instaurar un diálogo social efectivo entre el gobierno, los sindicatos y los empleadores constituye un elemento clave para reforzar la igualdad de género y modificar la imagen de la mujer trabajadora. Esto no es algo fácil en los países donde la discriminación basada en el género está profundamente arraigada en la mentalidad local. Pero ésta puede evolucionar, aun en las sociedades más tradicionales como en Yemen. (en inglés)

Fecha de la publicación: 6 de marzo de 2009 | Tamaño o duración: 00:04:35 (23.6 MB)
Si el video no aparece, instale gratuitamente RealPlayer™

  

Transcripción:

Yemen se enfrenta a una serie de retos en materia de desarrollo. El índice de pobreza ronda el 40 por ciento y el de analfabetismo es del 52 por ciento, superando el 70 por ciento entre la población femenina. Cuando una mujer busca empleo, sufre una fuerte presión para ceñirse a la función tradicional de la mujer en esta sociedad.

Hombre 1

Sí, he dado una educación a mi hija, pero dentro de unos límites. Los chicos pueden trabajar y las chicas, leer el Corán. Ellas aprenden a leer y escribir para poder distinguir el bien del mal. Pero querer que mi hija sea consultora, ministra o directora, ¡ni hablar! su destino no es ese una vez casada. ¡Bien lo sabe Dios!.

Hombre 2

Nada de lo que plantean tiene sentido. Yo soy un hombre con cultura y me ocupo de mis hijos, de mi familia y de mi mujer. Lo que ustedes dicen es absurdo y erróneo, absolutamente erróneo.

La Dra. Amat Alrazza Hommad, Ministra de Trabajo y Asuntos Sociales, es una de las pocas mujeres que ocupan un cargo de alto nivel en el Gobierno del país.

Dra. Amat Alrazza Hommad

El derecho laboral y el código civil de Yemen son los más justos de la región árabe con respecto a la mujer. Además, Yemen ha firmado la mayoría de los convenios internacionales relativos al trabajo y ha incorporado sus disposiciones a la legislación nacional. Pero pese a ello, hay un enorme trecho entre la ley y la práctica en lo que se refiere a la igualdad de derechos, de oportunidades y de trato para las mujeres. Cambiar esta situación es quizás el principal reto de nuestro ministerio, y para ello es necesario concienciar a toda la sociedad. Porque nuestra principal batalla no se libra en el campo institucional, sino en el terreno de la percepción social de la mujer trabajadora.

En el marco del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la Dirección General de Mujeres Activas imparte formación a mujeres y hombres que trabajan en los sectores público y privado, centrándose particularmente en los derechos de los trabajadores, la protección social, el diálogo social y la igualdad de género. Algunas de estas iniciativas cuentan con el apoyo del Programa de Cooperación OIT/Países Bajos para la promoción del trabajo decente y la igualdad de género en Yemen.

Gracias a estos programas de formación, organizados por todo el país, las mujeres y los hombres conocen mejor sus derechos en el trabajo y lo que representa la igualdad entre los sexos. Una de las instructoras fue enviada a Hadramout, una de las regiones más conservadoras de Yemen, donde en muchas empresas no había una sola mujer.

Instructora

Cuando decidimos organizar una formación aquí, mis compañeros dijeron que sería difícil. La verdad es que me daba miedo. Al principio no sabía cómo dirigirme a los hombres, pero comencé a hablar y sentí que apreciaban lo que yo explicaba. Su percepción de la mujer empezó a cambiar. Incluso el jefe dijo que le gustaría tener a una mujer como yo en su equipo.

Gracias a la labor de la Dirección de Mujeres y a la cooperación entre el gobierno, los empleadores y los sindicatos, miles de trabajadoras y trabajadores de las cinco gobernaciones han recibido formación sobre las nociones de trabajo decente y de igualdad entre los sexos. El propio programa se considera ahora como un excelente ejemplo de prácticas adecuadas en materia de diálogo social en todo el país. Y así, poco a poco, la percepción de la mujer trabajadora va cambiando.

Ali Al Hada, Asistente Administrativo

Me habría gustado que mi mujer trabajase fuera de casa. La situación económica es difícil y se necesita mucho dinero para criar a los hijos. Si mi mujer tuviera un trabajo estaríamos más holgados.

Incluso las mujeres más tradicionales están orgullosas de tener un empleo y una nueva voz. Sabah al Hindi es Coordinadora Administrativa en la Dirección.

Sabah al Hindi, Coordinadora Administrativa en la Dirección

Mi familia está sorprendida. ¿Cómo es posible que nuestra hija pueda hacer tantas cosas? Ahora, incluso mis hermanos me apoyan. Soy la única que trae un salario a casa y también me ocupo de mi madre y de otros familiares cuando están enfermos; me ocupo de todo. Mi madre dice siempre “¡Mi hija es el hombre y la mujer de la casa!”.