Proyecto Naya Prayas en India

Fecha de la publicación: 10 de septiembre de 2002 | Tamaño o duración: 00:02:31

246 millones de niños trabajan en el mundo, la mitad de los cuales viven y trabajan en Asia y el Pacífico. Los niños pobres son las víctimas de lo que su padres pueden considerar como el destino. Para terminar con el trabajo infantil no sólo se necesita educar a los niños sino también a los padres. La TV de la OIT informa desde los barrios pobres de Nueva Delhi.

Kamlesh, que era una niña trabajadora

“Antes solía deshilachar trapos y después encontré a una señora de Naya Prayas que me dijo que no tenía que hacer ese trabajo. Vino a casa y habló con mis padres, y a partir de entonces dejé de trabajar y empecé a estudiar”.

La India tiene una de las tasas más altas de trabajo infantil en el mundo. Y aunque la cifra de los que pertenecen a este grupo invisible es difícil de precisar, al menos más de 10 millones de niños trabajan en la India.

Las familias como la de Tarun no pueden sobrevivir sin el trabajo infantil, pero están aprendiendo a llegar a compromisos. Las comidas gratis y la ropa proporcionadas por Naya Prayas hacen posible que los niños estudien y ayuden a sus familias después de la escuela.

R. K. Khurana, Oficial de Programas, OIT

En la India, la educación por si sola no puede ayudar a eliminar completamente el trabajo infantil ya que muchos padres creen que es bueno “entrenar” a los niños.

Sin embargo el cambio es lento, porque muchos de los alumnos son hijos de padres que a su vez fueron niños trabajadores. Las reuniones de padres y profesores se realizan una vez al mes a fin de alentar a los padres para que mantengan a sus hijos en el programa y fuera del círculo de la pobreza.

Shanti, madre

Su padre no quiere que ella estudie, pero yo sí quiero. Él piensa que no tenemos los medios para formarles. Yo creo que los niños deben recibir al menos un poco de educación.

El Gobierno de la India y la Organización Internacional del Trabajo, la OIT han lanzado una campaña de concienciación pública que hace hincapié en la educación como forma de lograr un trabajo decente.

Los padres están empezando a darse cuenta de que a través de estos programas pueden ayudar a garantizar que el futuro de sus hijos sea un futuro sin trabajo infantil.