Auditorías participativas de género de la OIT: importancia y utilidad para las Naciones Unidas y sus organismos

La aportación de esta publicación ayudará a comprender de qué manera una APG puede apoyar y mejorar las iniciativas de programas conjuntos de las Naciones Unidas en materia de igualdad de género en el ámbito de los países, en particular, en el marco del proceso “Unidos en la acción”, y de la incorporación del género en la labor individual y colectiva de los organismos.

Luchar por la igualdad de género constituye un mandato indiscutible avalado de forma colectiva en toda la Organización de las Naciones Unidas, en sus fondos, sus programas y sus organismos especializados. Como parte del sistema de las Naciones Unidas, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) defende de manera incondicional la autonomía de la mujer y la igualdad entre las personas de uno u otro sexo en el mundo del trabajo, mediante la promoción de las normas internacionales del trabajo y el Programa de Trabajo Decente, que incluye orientación sobre las medidas de política para lograr un acceso en pie de igualdad al empleo, a la protección social y al diálogo social.

La OIT ha ideado una herramienta, la Auditoría participativa de género (APG), que se presta perfectamente para obtener un panorama global del avance de toda organización respecto de la incorporación de la perspectiva de género. Las Naciones Unidas y sus organismos especializados han solicitado una serie de intervenciones de la OIT para realizar auditorías en el marco de los correspondientes programas de esa Organización. También se han recibido muchos pedidos de formación en la metodología para el personal de diversas entidades de los Equipos de las Naciones Unidas en los países.