ILO Home
DCOMM: Departamento de comunicación m
Página de entrada de la galería de fotos 
  
DCOMM: Department of Communication
0 0   
0 0 Galería de fotosGalería de fotos
 
 

0

Galería de fotos
»Fotos del Director General de la OIT
»Búsqueda en la galería de fotos
» en la galería de fotos
» by person type
» by keyword
» by country
»Acceso directo a una foto
»Contáctenos
»Utilización de las fotos
»Cobertura especial
»Slideshows
  



0
English - Français  
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo


La maternidad segura es la base de la vida misma, tanto por lo que respecta a la madre, como al recién nacido y a la comunidad. En la base de los roles cruciales de las mujeres que trabajan, ya sea que lo hagan participando de forma activa en el mercado de trabajo, o bien realizando el trabajo crucial y no remunerado de la casa o alguna de las diversas formas de trabajo atípico o independiente, está la cuestión de armonizar la maternidad y las responsabilidades familiares con los imperativos laborales. La igualdad de género en el corazón del trabajo decente, campaña 2008-2009


Vea la galería


Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
La Organización Internacional del Trabajo ha considerado fundamental la protección de la maternidad de las trabajadoras ya desde su fundación en 1919, cuando los gobiernos, los empleadores y los sindicatos de los países miembros adoptaron el primer Convenio sobre la protección de la maternidad. En el curso de su historia, los Estados Miembros de la OIT han ido adoptando tres Convenios en la materia (núm. 3, 1919; núm. 103, 1952, y núm. 183, 2000). Estos instrumentos, junto con sus Recomendaciones conexas (núm. 95, 1952, y núm. 191, 2000) han ido ampliando de forma gradual el ámbito y las atribuciones laborales dimanantes de la protección de la maternidad, y han facilitado explicaciones pormenorizadas para orientar la política y la acción nacionales. Sobre todo, se ha procurado que la mujer llegara a combinar satisfactoriamente sus roles reproductivo y productivo, y que su rol reproductivo no la hiciera objeto de un trato desigual ante al empleo. Photo:ILO/Crozet M.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
El Convenio sobre la protección de la maternidad, 2000 (num. 183) y la Recomendación sobre la protección de la maternidad que lo acompaña, 2000 (núm. 191) han abierto nuevos caminos en cuanto a la salud de la madre y el recién nacido antes y después del parto, la licencia de maternidad y las prestaciones en metálico y en forma de atención médica, y, por consiguiente, han fortalecido la relación entre la salud materna, la discriminación de las mujeres en edad de procrear, y la seguridad social y económica que deben recibir las mujeres para cuidar y sustentar a las generaciones futuras. Las condiciones básicas en materia de protección de la maternidad incluyen la licencia de maternidad, las prestaciones pecuniarias durante la licencia de maternidad, la protección del empleo y la no discriminación, la protección de la salud y el derecho de la madre a seguir amamantando al recién nacido tras su reincorporación al trabajo. Todas estas condiciones contribuyen a la seguridad económica y la salud de las mujeres que trabajan y sus familias. A lo largo del tiempo, han ido adoptándose universalmente los principios de los Convenios de la OIT referentes a la protección de la maternidad, gracias a lo cual algunos de los elementos básicos al respecto han sido plasmados en la legislación de prácticamente todos los países del mundo, independientemente de si éstos habían ratificado los Convenios en cuestión o no. Photo:ILO/Maillard J.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
Si bien el Convenio sobre la protección de la maternidad, 2000 (núm. 183) amplía el ámbito de cobertura a todas las mujeres empleadas (con inclusión de las mujeres empleadas en formas atípicas de trabajo en relación de dependencia), independientemente de la ocupación o actividad de que se trate, un gran número de mujeres sigue sin gozar de protección allí donde la legislación laboral o los sistemas de seguridad social las excluyen. Incluso cuando la ley abarca a grupos vulnerables de mujeres, siguen planteándose problemas de índole práctico para llegar a ellas y lograr que tengan acceso a la protección de la maternidad. Photo:ILO/Maillard J.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
Algunos expertos han señalado tres tardanzas que influyen ampliamente en las muertes maternas prevenibles en zonas rurales empobrecidas. Puede que se tarde en recurrir a la atención médica, pues en muchas zonas rurales las mujeres dan a luz en el hogar, con escasa ayuda o con ayuda no calificada. Muchas familias rehúyen al costo prohibitivo que podría suponerles acudir al hospital. Es posible que no dispongan de transporte para llegar a las instalaciones sanitarias, que sea demasiado caro o que sencillamente el viaje sea demasiado largo para una mujer que se enfrenta con complicaciones. A menudo, cuando las parturientas llegan a las instalaciones de atención de salud se encuentran con que el personal es insuficiente, o que faltan medicinas o material para realizar intervenciones de calidad. Photo:ILO/Deloche P.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
El riesgo de muerte materna durante la vida es de 1 cada 16 nacimientos en los países en desarrollo más pobres, en contraposición con 1 cada 4.000 en los países industrializados, la diferencia más grande entre todos los indicadores de salud. Si bien el índice de mortalidad materna ha caído de forma significativa en ciertos lugares del mundo, en otros está en aumento. Se estima que a nivel mundial, cada año muere una mujer por minuto a consecuencia de complicaciones durante el embarazo o en el parto, y algunos expertos estiman que la cifra llega a ser de no menos de 800.000. Por cada mujer fallecida, otras 20 padecen graves lesiones o discapacidades, entre ocho millones y 20 millones al año. Los bebés y los niños pequeños que han perdido a su madre en el nacimiento son 10 veces más propensos a morir de forma prematura que los que no han sufrido esta experiencia. Photo:ILO/Crozet M.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
El problema de fondo son las disparidades entre los sexos, que en determinados países influyen ampliamente en la situación sanitaria de la madre y la criatura. Las tradiciones patriarcales ancestrales y los roles de género vigentes basados en la superioridad masculina tienen un peso tremendo. Las niñas y las mujeres suelen carecer de derechos respecto de la tierra, la propiedad o las herencias, y tienen menos posibilidades de educación. Las niñas suelen tener un acceso limitado a la atención de salud y la nutrición, lo cual reduce sus posibilidades de buena salud reproductiva. Debido a la baja jerarquía de las mujeres, las niñas llegan a contraer matrimonio a edades tempranísimas pese a que la mayoría de las legislaciones nacionales lo prohíbe. Dado su escaso acceso a los anticonceptivos y a los programas de planificación familiar, la sucesión de partos las someterá a prueba, y el riesgo de muerte tras varios embarazos es muy patente. Photo:ILO/Maillard J.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
En los países desarrollados y en las franjas de ingresos más elevados de los países en desarrollo, el acceso a una atención ginecológica correcta, la asistencia durante el parto y la buena atención durante el período neonatal son por su mayor parte existentes. Sin embargo, ocurre que en la fuerza de trabajo haya discriminación contra la mujer en edad de procrear. La razón de pagarles una remuneración inferior y asignarlas a los puestos de trabajo de menor calidad suele justificarse aduciendo que las mujeres se tomarán licencia para tener hijos y posiblemente, una vez que los tengan, dejen de trabajar o dejen de ser incondicionales como empleadas. Hay casos registrados de mujeres que han sido despedidas al quedar embarazadas. Abundan las ideas falsas, ahora bien, importantes industrias en el mundo dependen de la participación femenina en la fuerza de trabajo. Photo:ILO/Deloche P.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
Apoyar el rol del padre: la licencia de paternidad responde a la idea de que los hombres concilien el trabajo y la vida familiar, y además presten ayuda a la mujer. Brinda la posibilidad de que el padre cuide al recién nacido, al tiempo que alivia a la mujer de muchas de las tareas que invariablemente surgen respecto del recién nacido. La licencia de paternidad se está extendiendo cada día más, reflejando la evolución de las ideas sobre la paternidad. Tal vez estos cambios en la relación y la percepción de los roles del padre y de la madre sean un anticipo de enfoques más equilibrados desde el punto de vista del género con respecto a la atención de salud y el trabajo no remunerado. La duración y el pago de la licencia de paternidad varían considerablemente, No todos los padres aprovechan la licencia de paternidad pues las familias prefieren no sacrificar los ingresos si dicha licencia no es remunerada. Incluso si se trata de una licencia remunerada, algunos hombres temen que solicitarla perjudique su carrera y que se les achaque una falta de ética laboral sólida. Los estereotipos predominantes de masculinidad suelen entrar en conflicto con los roles de prestación de cuidados e influir además en sus decisiones. Photo:ILO/Mirza A.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
Los gobiernos tienen una función rectora a la hora de mejorar los sistemas de atención de salud de sus países y de crear conciencia sobre las connotaciones sociales y económicas de la salud de la madre y el/la recién nacido/a, en particular, para el empleo de la mujer. Prestar servicios básicos no es sólo una cuestión de ingresos nacionales y del consiguiente gasto en salud, también es una cuestión de prioridades y de compromisos de un país. Pocos países garantizan hoy en día una cobertura de salud universal, así pues, muchos grupos de mujeres suelen quedar completa o parcialmente desprotegidas. Photo:ILO/Crozet M.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
Las organizaciones de trabajadores siempre han apoyado la protección de la maternidad como derecho fundamental en la lucha por la igualdad en el empleo. La Internacional de Servicios Públicos y la Internacional de la Educación no han cesado de plantear la cuestión. En 2007, la Confederación Sindical Internacional (CSI) difundió pautas para promover la ratificación del Convenio núm. 183. En la publicación de la Oficina de la OIT de Actividades para los Trabajadores, Igualdad entre hombres y mujeres o de género: guía para la negociación colectiva se presta asesoramiento técnico a las organizaciones de trabajadores sobre diálogo social y protección de la maternidad. Photo:ILO/Gianotti E.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
Las organizaciones de empleadores reconocen que uno de los principales obstáculos con los que tropiezan las mujeres en su búsqueda de la igualdad sigue siendo la dificultad para conciliar las responsabilidades familiares con el trabajo y que las mujeres necesitan una protección especial para que su rol reproductivo no atente contra su trabajo y su carrera. En un reciente estudio realizado por la Organización Internacional de Empleadores (OIE) sobre las tendencias en el lugar de trabajo, se indicaba que era preciso estudiar más la forma en que el factor del cuidado de los niños podía inducir a plantearse la maternidad. La Oficina de la OIT de Actividades para los Empleadores ha publicado una carpeta de formación sobre el trabajo y la familia en la que se aborda en particular la protección de la maternidad, los mitos e ideas erróneas sobre el personal con responsabilidades familiares (incluida la contratación de mujeres en edad de procrear). Photo:ILO/Crozet M.
Proteger el futuro: maternidad, paternidad y trabajo
Mejorar la salud y la protección de la maternidad a través del lugar de trabajo - Los gobiernos, las organizaciones de empleadores y las organizaciones de trabajadores podrían impartir formación sobre salud reproductiva y prestar servicios conexos que facilitaran información en materia de planificación familiar, orientación referente a las relaciones entre uno y otro sexo, las enfermedades de transmisión sexual y el VIH/SIDA y los abusos sexuales. Debería haber una proyección especial hacia los hombres a fin de poner de relieve su responsabilidad en las relaciones sexuales y la atención de la familia. Photo:ILO/Maillard J.

  
  
Copyright (derecho de autor)          
  
^ arriba 
  
Última actualización: Sábado - 16 noviembre 2019