Serie SmartLab de Trabajo Decente 2022: accidentes relacionados al trabajo y muertes retoman crecimiento en 2021

En los últimos diez años (2012-2021), fueron registradas 22 954 muertes en el mercado de trabajo formal en Brasil. Solamente en 2021, fueron comunicados 571,8 mil accidentes y 2 487 óbitos relacionados al trabajo, un aumento de 30% con relación a 2020, según los datos actualizados del Observatorio de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Notícias | 20 de Abril de 2022


Brasília– En los últimos diez años (2012-2021), 22 954 personas murieron en accidentes relacionados al trabajo, confirman los datos actualizados del Observatorio de Seguridad y Salud en el Trabajo, desarrollado y mantenido por el Ministerio Público del Trabajo (MPT) en cooperación con la Organización Internacional del Trabajo, en el ámbito de la Iniciativa SmartLab de Trabajo Decente.
Entre 2012 y 2021, fueron registradas 6,2 millones de Comunicaciones de Accidentes de Trabajo (CATs) y el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) concedió 2.5 millones de prestaciones por accidente, incluyendo auxilios-enfermedad, jubilaciones por invalidez, pensiones por muertes y auxilios-accidentes. Durante el mismo período, el gasto de la seguridad social ultrapasó los R$ 120 mil millones solamente con los gastos accidentarios.

“El Observatorio de Seguridad y Salud en el Trabajo cumple cinco años de existencia con importante contribución para la base de conocimiento a respecto de la situación de accidentes y de enfermedades laborales en Brasil. Informaciones actualizadas y con detalles geográfico son fundamentales para las reflexiones públicas en el contexto del Dia Mundial de Seguridad y Salud en el Trabajo, el 28 de abril” observa el Procurador General del Trabajo, José de Lima Ramos Pereira.

Además, el Observatorio muestra que, durante esos diez años, fueron acumuladas pérdidas de aproximadamente 469 millones de días de trabajo. Calculado como la suma de todo el tiempo individual en que el trabajo no estuvo presente, este número es una de las formas de mensurar, por aproximación, los prejuicios de la productividad para la economía.

“La actualización de la base de datos y de indicadores del Observatorio de Seguridad y Salud en el Trabajo es un vector importante para la promoción del diálogo social y para el trabajo conjunto de elaboración de medidas de prevención de accidentes en el trabajo, sobre todo en el contexto de reconstrucción postpandemia. Es un gano inestimable para trabajadoras, trabajadores, empresas y gobierno y para toda la sociedad de manera general. Durante la pandemia de COVID-19, observamos que disponer de un sistema de seguridad y salud fuerte, que incluye la participación significativa de gobiernos, empleadores, trabajadores, agentes de salud pública y todas las partes relevantes en nivel nacional e empresarial, fue y ha sido crucial para proteger los ambientes de trabajo y garantizar la seguridad y la salud de trabajadoras, trabajadores, empleadores, empleadoras y de sus familias”, dice el director de la Oficina de la OIT en Brasil, Martin Georg Hahn.

Ocupaciones, sectores económicos y la coyuntura de la pandemia de COVID-19

Entre 2020 y 2021, en dos años de pandemia, fueron registradas 33 mil CATs y 163 mil se ausentaron del trabajo por casos de COVID-19. Entre las ocupaciones más frecuentes que informan los comunicados, están: técnicos de enfermería (35%), enfermeros (12%); auxiliares en enfermería (5%); personal de servicio de aseo (3%) e auxiliares de oficina (3%). Sobre las ausencias, las ocupaciones más afectadas em el bienio fueron: personal de servicio de aseo (5%), vendedores de comercio al por menor (4%), operario de línea de producción (4%), auxiliares de oficina en general (3%) y motoristas de camiones (3%). Para informaciones comparativas entre los períodos, acceda la sección COVID-19 del Observatorio (ver nota 2).

Considerando el conjunto de ocupaciones y la totalidad de las comunicaciones de accidentes de trabajo, los profesionales del sector de atención hospitalaria siguen teniendo alta cantidad de notificaciones en términos absolutos y porcentuales durante el bienio 2020-2021. Con la pandemia, técnicos y técnicas de enfermería no solo tuvieron la mayor cantidad de accidentes notificados en relación a las demás ocupaciones, pero también pasaron de 6% del total en el bienio 2018-2019 (59 094 CATs) para 9% en el bienio 2020-2021 (72 326 CATs), un aumento de 22%.

La participación de la actividad de atención hospitalaria, como un todo, sobre el total de los accidentes notificados creció de 11% en el bienio 2018-2019 para 14% en 2020-2021. En términos absolutos, el total de notificaciones de accidentes en el sector creció 11% con relación al bienio anterior (de 105 278 en 2018-2019 para 116 456 en 2020-2021).

Entre otros sectores que sufrieron aumento en el total y accidentes notificados en las comparaciones de bienios, se encuentra el sacrificio de cerdos, aves u otros animales pequeños (de 21 185 accidentes en 2018-2019 para 22 443 en 2020-2021, subida de 6%),

Subregistro de accidentes

El Observatorio también trae números actualizados, por aproximación, del subregistro de accidentes de trabajo. En 2021, no hubo comunicación previa de accidentes de trabajo en aproximadamente 20% de los beneficios accidentarios concedidos por INSS, un porcentaje muy próximo de la mediana de la serie histórica considerando los diez años, de 22% (ver nota 3).

“Ese porcentaje se refiere a casos de accidentes más graves, que generan ausencias y beneficios, inclusive debido al Nexo Técnico Epidemiológico (NTEP), pero el subregistro total es difícil de mensurar y aún más preocupante. Sin datos sobre la totalidad de las ocurrencias, el reto es aún mayor para elaborar políticas públicas de prevención de accidentes y garantizar los derechos de los trabajadores” afirma la responsable de la Coordinación Nacional de Defensa del Medio Ambiente del Trabajo del MPT (CODEMAT/MPT), Márcia Kamei.

“Enfermedades y accidentes de trabajo afectan a millones, pero cuestan trillones”

El número de beneficios accidentarios concedidos por INSS volvió a disparar en 2021 (ver nota 4), con crecimiento de 212% (de 72 367 en 2020 saltó para 153 333 en 2021 (ídem), pero aún debajo de lo registrado en 2019, año anterior al de la pandemia de COVID-19 (195 841). Se destaca una vez más, que las ausencias por lesiones graves como fracturas, amputaciones, herimientos, traumatismos y lujaciones que generaron beneficios accidentarios subieron de 40 117 en 2020 para 93 820 en 2021, un aumento de 234%. Sobre las enfermedades en el trabajo, el número de ausencias causados por enfermedades osteomusculares y de tejido conjuntivo, incluyendo LER-DORT, sufrió un aumento de 192% (de 16 211 para 31 167 casos).

Por otro lado, el total de auxilios-enfermedades concedidos por depresión, ansiedad, stress y otros trastornos mentales y comportamentales (accidentarios y no accidentarios) se mantuvieron en niveles elevados en promedio de concesiones de beneficios de los últimos cinco años anteriores a la pandemia de COVID-19, alrededor de 200 mil concesiones.

“Además de los prejuicios humanos y a las familias, los costos económicos de esas ocurrencias se manifiestan en gastos del sistema de salud y de seguridad social, y, en el sector privado, en una enorme reducción de la productividad derivada de días perdidos de trabajo acumulados. Estimativas de la OIT apuntan que estas ocurrencias causan pérdidas aproximadas de 4% del Producto Interno Bruto (PIB) global a cada año.

En Brasil, ese porcentaje corresponde a aproximadamente R$ 350 mil millones anuales al considerar el PIB brasileño de 2021, de R$ 8,7 trillones. En diez años, la pérdida económica, además de las pérdidas familiares, suman R$ 3,5 trillones en gastos del sistema de seguridad social y de salud. Enfermedades y accidentes de trabajo afectan a millones, pero pueden costar trillones al país” observa el fiscal del trabajo Luís Fabiano de Assis, coordinador de la Iniciativa SmartLab.


Máquinas y equipamientos siguen como principales agentes causadores

Em la serie histórica de diez años (2012 a 2021), gran parte de los accidentes fueron causadas por operación de máquinas y equipamientos (15%). En 2021, ese porcentaje se mantuvo elevado, en 16% del total. Como ocurrió en años anteriores, accidentes ocupacionales envolviendo máquinas y equipamientos resultaron en amputaciones y otras lesiones muy graves con una frecuencia 15 veces mayor que las demás causas, generando tres veces más accidentes fatales que el promedio general.

Datos preliminares de SINAN señalan nuevo aumento de número de notificaciones

Según datos parciales del Sistema de Información de Agravios de Notificaciones (SINAN, ver nota 5) del Ministerio de Salud, que incluye a los sectores formales e informales de la economía, el número de notificaciones relacionadas al trabajo creció una vez más en 2021, saltando de 244 mil en 2020 (actualizado en 2022) para 282 mil en 2021, representando un incremento de 16%.
Las notificaciones de accidentes de trabajo graves en niños y adolescentes totalizan 32.5 mil desde 2007. En 2021, los datos preliminares apuntan para un incremento de 19% en las notificaciones para el rango etario de 5 a 13 años (de 88 para 105 casos notificados hasta el momento) y de 46% entre los adolescentes entre 14 y 17 años (1 571 para 2 295 casos).

Áreas prioritarias y recomendaciones de temas para campañas de prevención

El Observatorio de Seguridad y Salud en el Trabajo divulgó también estudios específicos sobre áreas prioritarias y análisis comparativas.

Em 2021, los principales aumentos em las notificaciones de accidentes ocurrieron en los estados de Roraima (+53%), en Santa Catarina (+35%) y en Piauí (+29,9%). En los casos de concesión de beneficios accidentarios, los incrementos en las ausencias fueron registrados en Tocantins (+173%), en Goiás (166%) y en Amapá (153%). Cuánto a las municipalidades con más de 100 accidentes notificados, se destaca Cafelândia/Paraná (hubo aumento de 249% en las notificaciones), seguido por Tangará da Serra/Mato Grosso (137%) y Brusque/Santa Catarina (122%). La plataforma presenta también las informaciones para todas las municipalidades brasileñas y filtros para consultas como, por ejemplo, las ocupaciones más afectadas, las categorías de agravios y sus variaciones porcentuales de 2020 para 2021 para las notificaciones de accidentes y ausencias.

Además, utilizando técnicas estadísticas y de inteligencia artificial (proyecto SmartLab IA), el Observatorio de SST intensifica su contribución para la agenda de prevención y pasa a presentar, desde 2021, recomendaciones posibles para campañas municipales basados em datos históricos de las localidades por la perspectiva de principales agentes causadores, ocupaciones más afectadas y agravios más probables.

“Uno de los retos más ambiciosos del mundo de la inteligencia artificial (IA) es la creación de herramientas de apoyo para la toma de decisiones. Hay enorme cantidad de datos públicos disponibles y subutilizados que pueden revelar patrones importantes para potencializar la intuición de los gestores públicos. El aprendizaje de máquinas está suficientemente sofisticado para que muchos procesos complejos de cruce de grandes volúmenes de datos puedan ser automatizados, ampliando la capacidad de análisis de escenarios y de la propia efectividad de decisiones en materia de política pública”, acrecienta Assis, que también coordina el proyecto SmartLab IA.

Desde el punto de vista de las ocupaciones, las recomendaciones de campañas más frecuentes se enfocan sobre los operarios de la línea de producción (988 municipalidades), ayudantes de construcción (568 municipalidades) y motorista de camiones de rutas regionales e internacionales (433 municipalidades). Cuanto a los agravios y enfermedades, las campañas más recomendadas se centran en las necesidades de prevención de fracturas (3 870 municipalidades), de enfermedades osteomusculares y de tejido conjuntivo (1 521 municipalidades), además de heridas, amputaciones y traumatismos (98 localidades). Con relación a los agentes causadores, grande parte de las municipalidades recibieron recomendaciones de foco en campañas de prevención contra accidentes causados por máquinas y equipamientos (2 009 municipalidades), exposición a agentes biológicos (1.089 municipalidades), vehículos de transporte (1 030 municipalidades), motocicletas (483 municipalidades) y agentes químicos (370 municipalidades).

De esta forma, el Observatorio dialoga con la Campaña Nacional de Prevención de Accidentes del Trabajo (CANPAT), que em 2022 busca profundizar los aspectos de la “Gestión de Riesgos Ocupacionales”. La CANPAT, creada en 1971, abarca las acciones de promoción de una cultura preventiva em la seguridad y salud del trabajo.

“La unión de esfuerzos de los más distintos entes estatales y de la sociedad es de suma importancia para la reducción sostenible de accidentes y enfermedades ocupacionales, además de la promoción de ambientes laborales más seguros y saludables. La CANPAT es una de esas iniciativas, que apunta hacia la prevención de accidentes y enfermedades del trabajo”, destaca Rômulo Machado e Silva, Subsecretaria de Inspección del Trabajo (SIT), del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.


Informaciones inéditas sobre las circunscripciones cubiertas por los Centros de Referencia en Salud del Trabajador (Cerests) Regionales.

En asociación con la Coordinación General de Salud del Trabajador del Ministerio de Salud y para cumplir la creciente demanda de la Red Nacional de Atención Integral a la Salud del Trabajador (RENAST), el Observatorio pasa a presentar, para cada Unidad Federativa, las municipalidades cubiertas y no cubiertas por los Centros de Referencia en Salud del Trabajador (Cerests) Regionales. Fueron también generados filtros para los Cerests para auxiliar la planificación de las acciones de esas instituciones a través de los estudios sobre las Áreas Prioritarias.
Según Daniela Buosi, directora de Salud Ambiental, del Trabajador y Emergencias en Salud Publica del Ministerio de Salud, “la Asociación entre el Ministerio de Salud y la Iniciativa SmartLab permitió que las informaciones sobre enfermedades y accidentes de trabajo fueran agregadas según la cobertura de los Cerests, lo que es importante para la implementación de la Política Nacional de Salud del Trabajador en el Sistema Único de Salud (SUS).”

La RENAST articula distintas instituciones y actores sociales que componen el campo de la Salud del Trabajador y la actuación de la red de servicios del SUS. Los Cerests promueven acciones para mejorar las condiciones de trabajo y la calidad de vida del trabajador por medio de la prevención de las enfermedades y agravios además de la promoción y vigilancia en salud.

Sobre el Observatorio

El Observatorio de Seguridad y Salud del Trabajo es uno de los cinco observatorios digitales de la Iniciativa SmartLab de Trabajo Decente, un laboratorio multidisciplinar de gestión del conocimiento con foco en la promoción del trabajo decente en Brasil.

El Observatorio combina repositorios públicos y tecnología libre para transformar los datos en informaciones y conocimiento sobre la temática. Su primer versión fue idealizada y desarrollada entre 2015 y 2017, conforme los parámetros de la investigación “Accidentes de Trabajo: del análisis sociotécnico hacia la construcción social de cambios”, conducida por la Facultad de Salud Pública de la Universidad de São Paulo (USP), con el apoyo de la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de São Paulo (FAPESP) y en cooperación con el MPT.
El objetivo fundamental de la herramienta es mejorar la información para subsidiar políticas públicas de prevención de accidentes y enfermedades del trabajo, de manera a que todas las acciones, programas e iniciativas pasen a ser orientadas por evidencias sobre todo en cada una de las 5 570 municipalidades brasileñas y no apenas en el nivel nacional y regional.
Los datos del Observatorio son colectados de repositorios públicos y oficiales de las áreas de la Seguridad Social que originan los Anuarios Estadísticos de Accidentes de Trabajo y el Anuario Estadístico de Seguridad Social, entre otras importantes publicaciones. Se suman, además, datos públicos de la Relación Anual de Informaciones Sociales y del Sistema de Información de Agravios de Notificación, entre otras fuentes públicas.

El nuevo proyecto SmartLab IA agregará a la plataforma un conjunto de estudios con el uso de inteligencia artificial para procesar y analizar más de 500 indicadores de la plataforma disponibles para todas las municipalidades brasileñas.

Impactos

Desde su primera divulgación, los cinco observatorios digitales de la Iniciativa SmartLab cuentan con 770 mil visitas de más de 74 países, consolidando-se cómo el mayor repositorio de informaciones y conocimiento sobre trabajo decente de Brasil. En el último año, la plataforma tuvo aproximadamente 100 mil nuevos usuarios que accedieron, siendo 91% de Brasil y 9% del exterior. Casi un cuarto de los 170 mil usuarios acceso la plataforma frecuentemente.

La plataforma ha servido, entre otras acciones de interés público, para promover la concientización sobre los riesgos ocupacionales, para primorear la eficiencia de la locación de los recursos públicos, para fomentar acciones regresivas y en la eficiencia del monitoreo de beneficios accidentarios. Además, ayuda a determinar más claramente cuáles deben ser los focos (ocupaciones, sectores económicos, grupos vulnerables) de las acciones represivas y preventivas sobre la protección al medio ambiente del trabajo, inclusive em cooperación técnica con el sector privado, sindicato, organismos Internacionales y la academia. La plataforma Google Scholar registra más de 400 publicaciones académicas que se utilizaron de la plataforma para producir conocimiento científico, entre tesis de doctorado, disertaciones de maestría y artículos públicos en Brasil y en el exterior.



Nota 1 – De la misma forma que en 2020, no sería adecuado una eventual afirmación descontextualizada de que Brasil tuvo reducción récord de accidentes de trabajo en comparación a 2019. El escenario pandémico que se instaló, impacto directamente los resultados, a través de la suspensión de diversas actividades, diseminación del trabajo remoto, entre otros ajustes del mercado laboral. Tampoco no se puede disociar de ese contexto, el crecimiento de número de óbitos y notificaciones de accidentes en 2021, año en que se intensifican algunas de las actividades económicas. Lo que se quiere destacar es que todos los accidentes de trabajo son evitables y el nuevo aumento de los números derivan no de fenómenos esperados, pero de la falta de una cultura preventiva que persiste en el país. También durante el año de 2020, varias localidades decretaron reglas rígidas de aislamiento social y cierre de los establecimientos empresariales, adoptando, en muchas situaciones, el trabajo remoto – factor que contribuyó para un movimiento anormal de accidentes típicos y de trayectos. Además, la dinámica de las actividades económicas fue alterada de forma heterogénea, motivo por lo cual, podemos notar variaciones anormales en varias de ellas, que no pueden haber tenido una reducción acentuada en el volumen de notificaciones o un aumento inesperado, como es el caso del sector de salud.

Nota 2 – Para analizar los accidentes relacionados a la COVID-19, se consideró, em especial, además del código U07 (COVID-19) de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CID), el código B34-9 (Enfermedades por virus), em especial las subcategorías B34-2 (Infecciones por coronavirus) y B34-9 (infección viral no especificada). El código U07 fue incluido em la CID después de la descubierta del nuevo virus. La hipótesis preliminar que sugieren los datos, además del tempo necesario para el diagnóstico, es que como existió una falta de claridad en la clasificación de la nueva enfermedad, los registros fueron hechos con uso de las CIDs existentes, algunos de los cuáles, a ejemplo del B34 (en especial los códigos citados), hasta ese momento nunca o apenas raramente habían sido utilizados para comunicaciones de accidentes de trabajo y ausencias definidas por la Seguridad Social. Em abril de 2020, el Supremo Tribunal Federal (STF), definió que la COVID-19 puede ser caracterizada como enfermedad ocupacional.

Nota 3 – Se debe notar que la métrica es un indicador por proximidad. Se debe ponderar que, em el caso de la incidencia del Nexo Técnico Epidemiológico (NTEP), no hay penalización por la no emisión de la CAT, y el contencioso administrativo eventualmente iniciado tiene efecto suspensivo. De ese modo, la información es útil para apurar una tendencia general que se viene manteniendo a lo largo del tiempo, pero es importante evaluar el contexto.

Nota 4 – Específicamente em relación al año de 2020, es importante destacar que la Ley 13.982, de 2 de abril de 2020, em su artículo Cuarto, autorizo que INSS pudiera anticipar un salario mínimo para los requirentes del benéfico de auxilio-enfermedad, reglamentado por el Decreto nº. 10.413, de 2 de julio de 2020 (con los cambios promovidos por el Decreto nº. 10.537, de 28 de octubre de 2020), siendo que ese procedimiento vigoró hasta el 30 de noviembre de 2020. Tales anticipaciones fueron sometidas al proceso de confirmación de concesión del beneficio de auxilio por incapacidad temporaria (auxilio-enfermedad), disciplinado en las Portarías Conjuntas nº. 53, de 2 de septiembre de 2020. Esa aclaración es necesaria para ayudar en el análisis del movimiento atípico de reducción de los números de 2020.

Nota 5 – Los datos del SINAN aún están em apuración para el año de 2021 y para las notificaciones posteriores de años anteriores. Esos datos son actualizados periódicamente con base em las informaciones encaminadas por las unidades descentralizadas al Ministerio de Salud. De esa forma, los datos aquí presentados pueden ser entendidos como parciales y sujetos a actualizaciones a medida que esa centralización ocurra. Los números para 2021 aún no incluyen las notificaciones relacionadas al trabajo envolviendo animales venenosos. Los datos de SINAN actualizados hasta diciembre de 2021 estarán disponibles em el Observatorio pronto.