En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil

Estudios en Sudamérica estiman que al menos 400 mil niñas, niños y adolescentes están vinculados al trabajo en minas y canteras exponiéndose a graves riesgos. La OIT llama a emprender acciones urgentes para resolver esta situación en plazos determinados.

Noticia | 12 de junio de 2005

OIT HACE UN LLAMADO A LOS PAÍSES PARA RESCATAR A LOS NIÑOS QUE TRABAJAN EN MINAS Y CANTERAS DE PEQUEÑA ESCALA
Estudios en Sudamérica estiman que al menos 400 mil niñas, niños y adolescentes están vinculados al trabajo en minas y canteras exponiéndose a graves riesgos. La OIT llama a emprender acciones urgentes para resolver esta situación en plazos determinados

12 de junio 2005

LIMA (Noticias de la OIT)- La conmemoración del Día Mundial Contra el Trabajo Infantil está centrada este año en el llamado de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a rescatar a alrededor de 1 millón de niños y niñas que trabajan en las minas y canteras artesanales de todo el mundo, en un plazo entre 5 y 10 años.

La nueva iniciativa impulsada por gobiernos, empleadores y trabajadores junto con la OIT, será lanzada mediante un «llamado a la acción» emitido durante un acto especial este 10 de junio, en el marco de la Conferencia Internacional del Trabajo que se realiza en Ginebra.

Este llamado invoca a gobiernos, a organizaciones de trabajadores y a empleadores relacionados con el sector minero, a unir fuerzas para ayudar a que las actividades en minas y canteras realizadas en zonas alejadas, generalmente efectuadas por familias, puedan convertirse en actividades económica y ambientalmente sostenibles, sin necesidad de recurrir a los niños y niñas como trabajadores.

«Los niños que trabajan en minas y canteras arriesgando su salud, su seguridad, y también sus vidas, están en peligro, y por lo tanto es necesario tomar medidas ahora», dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. «Un millón de niños llevan una carga demasiado pesada para sus cuerpos y tienen responsabilidades demasiado grandes para su edad. Depende de nosotros, en conjunto, que podamos librarlos de este peso, y sacarlos de las minas y canteras para que puedan ir a la escuela».

La eliminación del trabajo infantil en minas y canteras artesanales busca beneficiar a niños y niñas entre 5 y 17 años, que corren serios riesgos al trabajar en un sector donde enfrentan situaciones que ponen en peligro su integridad.

Se espera que con ocasión del Día Mundial delegaciones tripartitas de al menos 15 países (Brasil, Colombia, Ecuador, Nicaragua, Cote d’Ivoire, Filipinas, Ghana, Malí, Mongolia, Pakistán, Perú, Senegal, Tanzania, Burkina Faso y Togo) presenten a la OIT un acuerdo escrito comprometiéndose a eliminar el trabajo infantil en minas y canteras artesanales en un plazo específico.

Trabajo infantil minero en Sudamérica

Estudios de la OIT revelan la presencia de más de 400 mil niños, niñas y adolescentes en las principales áreas de explotación artesanal de oro, plata, estaño, carbón, esmeralda, arcilla y canteras en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

En Perú, 50 mil niños y adolescentes laboran -en algunas zonas a más de 5,000 m.s.n.m.- para obtener algunos gramos de oro, y 11 mil son los más pequeños en riesgo de seguir la misma suerte. En la búsqueda de la preciada esmeralda, carbón, oro y arcilla, 103 mil niñas y niños colombianos trabajan en promedio 19 horas a la semana y 97 mil son los niños en riesgo de ingresar al trabajo. En Bolivia 13,500 laboran en explotaciones de estaño, plata y zinc y 91,400 se encuentran en riesgo. Y en Ecuador, 1,500 niños y niñas participan en labores de extracción de oro y 22,950 están en riesgo.

En condiciones física y psicológicamente vulnerables, estos niños y niñas son enfrentados a una de las ocupaciones más peligrosas del mundo. Sus tareas en las minas incluyen manipular explosivos, romper rocas, llevar cargas pesadas, usar sustancias tóxicas como el mercurio, trabajar con equipos o máquinas peligrosas.

En las canteras excavan arena y rocas que transportan sobre sus cabezas o espaldas, y pasan horas golpeando las piedras más grandes para convertirlas en gravilla destinada a caminos y obras de construcción, utilizando herramientas diseñadas para adultos.

De acuerdo con los estudios realizados por la OIT, muchos niños y niñas empiezan a trabajar en las minas artesanales desde los 5 años, en tareas de selección del desmonte de la mina (jancheo en Ecuador, pallaqueo en Perú y Bolivia, huaqueo en Colombia) o reprocesamiento de relaves (barranquilla en Bolivia) que son consideradas trabajo de mujeres y niños. Más adelante pasan a colaborar en tareas de procesamiento del mineral y finalmente ingresan a la mina.

Sus lugares de trabajo están normalmente ubicados en áreas remotas, donde viven en condiciones precarias, sin agua potable, sin posibilidad de recibir auxilio médico de emergencia en casos de accidentes o enfermedades graves. Marginados de la escuela, de la cual la gran mayoría deserta a medida que aumenta la carga laboral. A esto hay que sumar los peligros derivados de la contaminación de los suelos, el agua y el aire con substancias tóxicas como el mercurio. Además, del riesgo de involucrarse con drogas, alcohol y explotación sexual comercial.

La OIT tiene normas específicas relacionadas con la minería, la más reciente a través del Convenio sobre salud y seguridad en minas 1995 (núm.176) y su Recomendación, 1995 (núm. 183). En 1999 y 2002 reuniones tripartitas de la OIT sobre minería recomendaron tomar medidas activas contra el trabajo infantil en las minas artesanales. Desde entonces OIT ha realizado una serie de proyectos técnicos de cooperación para demostrar cómo puede resolverse este problema.

Sí es posible eliminar el trabajo infantil minero

Los proyectos de la OIT en Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Nicaragua y Perú han demostrado que sí es posible reducir e incluso eliminar el trabajo infantil en las explotaciones artesanales de minas y canteras, si se les ayuda a adquirir derechos legales, organizar cooperativas o unidades productivas, mejorar la seguridad y la productividad de los trabajadores adultos, y la calidad de algunos servicios esenciales tales como la educación y la salud.

Con la experiencia y lecciones acumuladas, la OIT está convencida que las sociedades y los gobiernos están ahora mejor preparados para actuar decididamente, marcándose un plazo para lograr que los niños y niñas realicen el único trabajo que en verdad les corresponde: SER NIÑOS.

De acuerdo con la OIT, en el mundo hay alrededor de 246 millones de niños y niñas que trabajan, de los cuales 180 millones realizan trabajos peligrosos. De ellos un millón participan en labores de extracción en minas y canteras, consideradas como una de las peores formas de trabajo infantil por el Convenio núm. 182 de la OIT. El Convenio núm. 182 sobre las peores formas del trabajo infantil adoptado en 1999 y el Convenio núm. 138 sobre la Edad mínima, adoptado en 1973, se cuentan entre los instrumentos de la OIT ratificados por la mayoría de países de América Latina.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) pretende que este 12 de junio, Día Mundial contra el Trabajo Infantil, no sea una más de las muchas fechas que se recuerdan un solo día, sino el inicio de un gran esfuerzo con el objetivo de erradicar el trabajo infantil en minas y canteras al 2015, a través del compromiso tripartito entre trabajadores, empleadores y gobiernos.

Enlace en la web sobre el Día Mundial: http://www.oit.org.pe/ipec/diamundial