En visita a sede de OIT en Ginebra

"Más de 240 millones de niñas y niños en el mundo acuden a diario al trabajo en vez de asistir a la escuela. Se trata de una cifra ciertamente escalofriante", expresó el Rey Juan Carlos I, quien junto a la reina Sofía, visitó la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Ginebra, para conmemorar 10 años de cooperación española con el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, (IPEC) en Latinoamérica.

Noticia | 10 de marzo de 2005

En visita a sede de OIT en Ginebra REY DE ESPAÑA PIDIO “RECHAZAR Y COMBATIR CON CONTUNDENCIA EL TRABAJO INFANTIL”
"Más de 240 millones de niñas y niños en el mundo acuden a diario al trabajo en vez de asistir a la escuela. Se trata de una cifra ciertamente escalofriante", expresó el Rey Juan Carlos I, quien junto a la reina Sofía, visitó la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Ginebra, para conmemorar 10 años de cooperación española con el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, (IPEC) en Latinoamérica.

10 de marzo 2005

Más de 240 millones de niñas y niños en el mundo acuden a diario al trabajo en vez de asistir a la escuela. Se trata de una cifra ciertamente escalofriante", expresó el Rey Juan Carlos I, quien junto a la reina Sofía, visitó la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en GinebraEn una sesión especial, realizada el pasado martes 9 de marzo en la sede de la OIT, encabezada por el Presidente del Consejo de Administración, Philippe Séguin, el Rey de España señaló que "rehabilitar a los niños trabajadores y sustituir el trabajo infantil por la escolarización, constituyen objetivos irrenunciables a la vez que indisociables que merecen nuestros mejores esfuerzos" y aseguró que "España seguirá aportando, con la mayor ilusión y entrega, su ayuda y experiencia al trabajo común de esta Organización, partiendo de su firme compromiso de contribuir a forjar día a día un futuro mejor para toda la humanidad".

"El trabajo de los niños en edad escolar debe ser rechazado y combatido con contundencia, no sólo por perjudicar a su salud y a su educación, sino sobre todo por atentar a sus más elementales derechos, a su dignidad y libertad", dijo el Rey quien, además, manifestó su voluntad de contribuir con programas como IPEC para que “la globalización económica se convierta en una fuerza positiva en lo social para todos los habitantes del planeta".

Puntualizó el monarca que en un marco de justicia social "no cabe ni el trabajo infantil, ni el trabajo forzoso, ni el que se desarrolla sin medidas de seguridad o sin normas sanitarias adecuadas. Tampoco en él puede, obviamente, puede tener cabida el trabajo que discrimine a los trabajadores por razones de sexo, raza, credo o nacionalidad".

Por su parte, el Director General de la OIT, Juan Somavia, recordó que la cooperación española con IPEC ha permitido que más de 100 mil niñas y niños víctimas de las peores formas de trabajo infantil accedan a la educación. "Se ha conseguido que más de 35 mil familias mejoren sus niveles de ingreso, y no dependan del trabajo de sus niños para subsistir”. Somavia agregó que aún hay mucho camino por recorrer para la erradicación del trabajo infantil, "Debemos seguir trabajando para que las niñas y los niños de hoy sean los hombres y mujeres que mañana disfruten de un trabajo decente".
En ese mismo sentido el Rey de España expresó que "en la erradicación del trabajo infantil está en juego el propio futuro, integridad y bienestar de los niños y, por ello mismo, el porvenir de toda la sociedad a la que pertenecen".

Monarca español elogia trabajo de la OIT

En su discurso, el Rey Juan Carlos se refirió a la OIT señalando que "Desde su fundación, la labor de esta Organización ha sido admirable por su vocación genuina al servicio de la persona, de su libertad, dignidad, derechos y bienestar" y agregó que "En ese contexto, su dedicación a la infancia ha sido tan loable como intensa. En efecto, desde su creación y fiel a su permanente búsqueda de mayor justicia y equidad social, la Conferencia Internacional del Trabajo se afirmó como institución precursora en la protección de los derechos del niño y del adolescente, al establecer los primeros criterios sobre la edad de admisión en el trabajo".

Al referirse al trabajo de la cooperación de la OIT el Rey señaló que su deseo de "felicitar al Director General y a la representación tripartita de Gobiernos, empresarios y trabajadores, que conforman esta Organización, por la encomiable iniciativa que representa el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil. Una felicitación que bien merecen por los éxitos que se están obteniendo, no sólo en la erradicación del trabajo infantil, sino también en la superación de las causas que lo determinan, principalmente la pobreza y la marginación".

En este sentido, el Rey Juan Carlos reiteró que "España, que comparte con el resto de la comunidad internacional el respeto y la defensa de la dignidad humana, la equidad y la igualdad, no podía quedar al margen de la lucha contra tan odiosa realidad", como calificó a la explotación económica de niños, niñas y adolescentes.

El programa IPEC en Latinoamérica

Coincidiendo con la conmemoración de los 10 años de trabajo conjunto entre OIT y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), y con la visita de los Reyes de España a la sede de la OIT, el pasado viernes 4 de marzo, se presentaron los resultados de la evaluación del Proyecto de Erradicación del Trabajo Infantil en América Latina (ver http://www.oit.or.cr/ipec y http://www.oit.org.pe/ipec) que dicha agencia financia desde 1996.
La evaluación fue presentada por el Secretario General de la AECI, Juan Pablo de Laiglesia, y el Director de la OIT en España, Juan Felipe Hunt.

El equipo de evaluadores externos que analizó el proyecto destacó los logros alcanzados por la OIT con la ayuda de la AECI. “En Iberoamérica han sido 100 mil los niños y niñas beneficiarios de los 50 proyectos del IPEC de atención directa en sectores de alto riesgo, a lo que hay que sumar el trabajo internacional desarrollado a nivel legislativo que beneficia a toda la infancia de estos países”, informó la agencia de cooperación.
El IPEC inició actividades en América Latina y el Caribe el mismo año de su creación, gracias a un financiamiento del Gobierno Alemán que permitió desarrollar proyectos en Brasil.

En 1996, con la contribución del Gobierno de España, el Programa se extendió a 18 países más y hoy por hoy, con el apoyo económico de donantes como Holanda, Canadá, Estados Unidos, Italia, Noruega, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares y la Comunidad Autónoma de Madrid (España), tiene presencia en 24 países de la Región.

Hasta la fecha, España ha contribuido al desarrollo del Programa IPEC con aproximadamente 23 millones de dólares, lo que ha permitido prestar asistencia técnica y financiera para diferentes actividades en los países, desde investigaciones sobre la realidad de la explotación infantil, hasta apoyo para el diseño y aplicación de políticas públicas, pasando por proyectos de prevención y retiro de niños, niñas y adolescentes en sectores como agricultura comercial, fabricación de ladrillos y fuegos artificiales, pesca, minería artesanal y en las denominadas peores formas de trabajo infantil como la explotación sexual comercial.

La mayoría de los gobiernos, por su parte, han ratificado los convenios fundamentales de la OIT núm. 138 y núm. 182 y han realizado importantes avances en las reformas legislativas para garantizar el respeto y protección de los derechos de la infancia.

ea el informe completo de la evaluación del proyecto en: http://www.oit.org.pe/ipec/boletin_cr/documentos/informe_final_ipec-la_final.pdf