Reelegido Director General de la OIT, Juan Somavia se compromete a trabajar por "Un Nuevo Contrato Social"

Juan Somavia, chileno y primer representante del hemisferio sur al frente de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), fue reelegido este martes por una gran mayoría para un segundo mandato de cinco años, comprometiéndose de inmediato “a luchar por un nuevo contrato social fundado sobre el trabajo decente para todos y en una mundialización que no deje atrás a nadie”.

Comunicado de prensa | 25 de marzo de 2003

GINEBRA (Noticias de la OIT) – Juan Somavia, chileno y primer representante del hemisferio sur al frente de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), fue reelegido este martes por una gran mayoría para un segundo mandato de cinco años, comprometiéndose de inmediato “a luchar por un nuevo contrato social fundado sobre el trabajo decente para todos y en una mundialización que no deje atrás a nadie”.

El presente mandato de Juan Somavia expira en marzo de 2004, y el que le acaba de ser confiado por el Consejo de Administración de la OIT, se extiende hasta el 2009.

Juan Somavia estimó que el voto del Consejo de Administración constituye una aprobación a los esfuerzos desplegados “para otorgar dignidad a los trabajadores y decencia al trabajo”. Recalcó que “el trabajo es esencial para la vida de las personas, que de todas partes del mundo están pidiendo que se den soluciones. Nosotros estamos respondiendo a este llamamiento por un trabajo decente”. 

Lord Bill Brett, Presidente del Consejo de Administración, observó que esta elección significa “un formidable voto de confianza al primer mandato de Juan Somavia y una sólida base de apoyo para el próximo”.

En nombre del grupo Asia-Pacífico, el embajador Eui-Young Chung, vicepresidente gubernamental del Consejo de Administración, declaró: “El Programa de Trabajo Decente, principal resultado de la excelente visión del Director General, ha contribuido considerablemente a mejorar los derechos del trabajo y la calidad de vida, y ahora se está consolidando en cada uno de los países miembros. Hoy consideramos que la reelección de Juan Somavia confirma nuestra apreciación de su espíritu innovador y dedicación a la noble tarea de esta Organización.”

Daniel Funes de Rioja, vicepresidente empleador del Consejo de Administración, señaló que “la reelección de Juan Somavia es la confirmación por parte de los trabajadores, los empleadores y los gobiernos del éxito del enfoque basado en el consenso entre los mandantes de la OIT”. Puntualizó que, “nosotros los empleadores pensamos que el nuevo mandato debe prestar una atención particular a la política de empleo, a un nuevo enfoque de las normas que se están aplicando así como al firme compromiso común de modernizar los métodos de trabajo del Consejo de Administración y de la Conferencia anual, con el fin de reflejar mejor los desafíos del mundo del trabajo en esta era de la mundialización”.

El portavoz de los trabajadores, Leroy Trotman, subrayó por su parte: “Un buen mandato merece uno nuevo. El embajador Somavia a dado un nuevo impulso al Programa de Trabajo Decente de la OIT y a la promoción de las normas del trabajo. Los trabajadores lo apoyamos plenamente, convencidos de que proseguirá su tarea para que la noción de trabajo decente se convierta en una realidad en todos los países”.

En el curso de los últimos cuatro años, la OIT lanzó el Programa de Trabajo Decente, destinado a promover los derechos de los trabajadores, la creación de empleos y de empresas, la protección social y el dialogo social a nivel nacional, regional e internacional. Bajo la dirección de Juan Somavia, la Organización ha presenciado una intensificación sin precedentes de ratificaciones de las normas internacionales del trabajo.

Además, la OIT ha establecido la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, un grupo de expertos de alto nivel, encargados de promover el dialogo internacional sobre los medios para logar que la mundialización sea más integradora y justa.

“Como somos portavoces de las preocupaciones de la gente, la OIT es una organización pertinente, visible y solicitada”, afirmó Juan Somavia. “Nos acercamos y colaboramos con otras instituciones internacionales y estamos avanzando. El trabajo decente es un aspecto central para mejorar la vida de la gente y es la llave para la erradicación de la pobreza”, concluyó.