Observatorio de la crisis

  1. Chile: Política fiscal y empleo. El programa de contingencia contra el desempleo

    13 de octubre de 2009

    En 2006, y en el marco de la Ley sobre Responsabilidad Fiscal, se creó en Chile el Programa de Contingencia contra el Desempleo con el objetivo de fortalecer el instrumental de políticas contracíclicas que ha caracterizado el diseño e implementación de políticas económicas desde 2001.

  2. Argentina: Oficinas municipales de empleo

    13 de octubre de 2009

    Desde el año 2005 el gobierno argentino viene apoyando la creación y fortalecimiento de Oficinas Municipales de Empleo (OME), a través del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS).

  3. Argentina: Prevención de despidos y retención de trabajadores en el empleo

    13 de octubre de 2009

    Argentina cuenta a nivel del gobierno nacional con numerosos programas que atienden los problemas derivados del mercado laboral. La crisis internacional ha generado la necesidad de fortalecer y ampliar dichos programas a los efectos de atender las consecuencias de un menor dinamismo económico.

  4. México: Programa de Empleo Temporal Ampliado (PETA)

    13 de octubre de 2009

    La desocupación estructural junto con el descenso de la oferta laboral en coyunturas tales como emergencias o cambios en los ciclos productivos producen una disminución en los ingresos y patrimonio de la población de escasos recursos. Esta situación afecta principalmente a grupos vulnerables tales como poblaciones indígenas y poblaciones de atención prioritaria, especialmente en municipios con alta marginación.

  5. Brasil: El salario mínimo como respuesta a la crisis

    13 de octubre de 2009

    El salario mínimo brasileño fija el piso mínimo para los asalariados y a su vez establece una referencia importante para la evolución de los ingresos del trabajo en el país y sirve como referencia para las pensiones y varios beneficios sociales. Durante las épocas de crisis el salario mínimo constituye una política ágil para estimular el consumo interno y, en consecuencia, ayuda a mitigar los efectos de una recesión.

  6. Bahamas: Programa nacional de capacitación

    13 de octubre de 2009

    El Gobierno de las Bahamas se ha preocupado de suavizar el impacto de la recesión en las personas que han perdido su empleo, por medio del pago de prestaciones por desempleo en virtud del Plan Nacional de Seguros.

  7. Uruguay: Programa de preservación de empleos mediante la reducción de la jornada laboral combinada con capacitación

    7 de agosto de 2009

    Mediante la interpretación y flexibilización de la normativa existente en materia de seguro de desempleo y su combinación con otras herramientas disponibles en materia de capacitación, el gobierno uruguayo procedió a diseñar un programa específicamente orientado a evitar que aquellas empresas afectadas por la crisis económica global, despidan o envíen al seguro de desempleo a sus trabajadores.

  8. Uruguay: Reformas recientes al seguro de desempleo

    7 de agosto de 2009

    A partir del proceso de discusión en el marco del Diálogo Nacional sobre Seguridad Social (DNSS) tuvieron lugar en el año 2008 importantes modifi caciones a los regímenes de seguro de desempleo y de jubilaciones. En el caso del primero, refuerza su carácter anticíclico al permitir incrementar la duración del subsidio en caso de recesión económica en el país, a la vez que mejora su focalización en determinados colectivos, como el de los mayores de 50 años de edad.

  9. Brasil: El seguro de desempleo

    7 de agosto de 2009

    El seguro de desempleo brasileño fue creado en 1986 y expandido a lo largo de los años 90 y 2000. Durante el 2008, 6.7 millones de trabajadores recibieron beneficios, con un valor medio de R$ 595 (US$ 275), equivalente a 1.3 veces el valor actual del salario mínimo (R$ 465).

  10. Paraguay: Las inversiones públicas como herramienta de política anticíclica frente a la crisis

    7 de agosto de 2009

    Frente a la crisis económica, las autoridades paraguayas han incrementado los niveles de asignación de recursos y de ejecución de las inversiones públicas. Si se lograran ejecutar en su totalidad los recursos asignados a las inversiones públicas en el presupuesto 2009, se crearía un impacto estimado de unos 16.000 puestos de trabajo adicionales durante todo el año.