Reflexiones para el caso de Trinidad y Tobago

La economía de Trinidad y Tobago depende en gran medida del sector de energía, que actualmente representa más de 44% del PIB. El sector de servicios es también importante, especialmente los servicios financieros, hoteleros y de distribución. De esta manera, Trinidad y Tobago posee una economía dual, pero el desarrollo económico del país ha estado ligado durante años a las fortunas del gas y del petróleo, y como tal está sujeta a las presiones internacionales de estos productos.

Artículo | 13 de junio de 2013