Chile: Representantes de pueblos originarios participan en Diálogo de la Consulta Indígena para una nueva Constitución nacional

En el Diálogo Nacional, que se llevó a cabo entre el 16 y el 21 de octubre de 2017, la Oficina de la OIT apoyó técnicamente las sesiones en materias relativas al Convenio 169.

Noticia | 23 de octubre de 2017
Santiago de Chile.- En el marco del Proceso Constituyente que se está llevando a cabo en Chile, entre el 16 y el 21 de octubre se efectuó en Santiago el Diálogo Nacional del Proceso de Consulta a los Pueblos Indígenas, que reunió a más de 150 líderes, representantes de los 9 pueblos originarios del país.

Este Diálogo tuvo como objetivo central, que los representantes de los pueblos indígenas y el Gobierno pudieran definir los acuerdos para ser incorporados en el proyecto de Nueva Carta Magna que será enviada al Congreso, en temas sustantivos para una sociedad multicultural, y que habían sido recogidas en actas elaboradas durante las anteriores etapas de la Consulta, iniciada en el mes de agosto de 2016.

El evento fue inaugurado el lunes 16 de octubre en un acto que contó con la presencia de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Chile, Silvia Rucks, los directores y directoras de Agencias del Sistema de Naciones Unidas en Chile, el Ministro de Desarrollo Social, el Director de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), entre otras autoridades gubernamentales. En representación de la OIT estuvieron presentes el Director de la Oficina de la OIT para el Cono Sur, Fabio Bertranou y el Especialista en Normas Internacionales del Trabajo, de la misma Oficina, Humberto Villasmil.

Durante la inauguración, la presidenta Michelle Bachelet señaló que: “Para nosotros (este encuentro) es clave, porque pese a que yo quería enviar antes el proyecto de ley de nueva Constitución al Parlamento, nos pareció que era absolutamente imposible enviarlo, si no cumplíamos con lo que tenía que ser, que era una Consulta Indígena en toda su fase, tal como se ha ido llevando adelante, y de acuerdo a lo que estipula el Convenio 169 de la OIT"

A su vez, la mandataria detalló los principales aspectos que formaron parte de la consulta, destacando en particular, el reconocimiento explícito de los derechos colectivos de los pueblos indígenas, así como de su pre-existencia al establecimiento del Estado de Chile, el derecho a la preservación, conocimiento y difusión de la historia, cultura, lenguas,tradiciones e instituciones de los pueblos indígenas y el deber del Estado de promover la diversidad cultural del país.

Por su parte, la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Chile, Silvia Rucks, destacó que: “Este es un proceso, histórico e inédito en el mundo. Si bien en muchos países se han desarrollado procesos de Consulta Previa en el marco de los instrumentos internacionales de derechos de los pueblos indígenas, una consulta previa específica sobre medidas para un cambio de nivel constitucional, con una multiplicidad de pueblos indígenas participantes, es un acontecimiento inédito”.

Rucks señaló además que: “Este es un evento de diálogo, lo que implica el intercambio de posiciones y el contraste de argumentos y requiere la voluntad de llegar a acuerdos. En este sentido, felicito tanto al gobierno como a los y las representantes indígenas por llegar hasta aquí, por disponerse a dialogar y por querer alcanzar acuerdos en beneficio de los pueblos originarios y del país en su conjunto”.

Luego de seis días de intenso trabajo y tres rondas de propuestas y contrapropuestas que se negociaron entre las partes, el día 21 de octubre, los representantes firmaron el “Acta de Resultados del Diálogo Nacional del Proceso de Consulta para el Reconocimiento Constitucional de los Derechos de los Pueblos Indígenas”. En ella se sellaron acuerdos en las materias de reconocimiento de la pre-existencia de los pueblos; del deber del Estado de preservar fortalecer y desarrollar su historia, identidad, cultura, lenguas e idiomas, instituciones, tradiciones propias y sus autoridades ancestrales; del deber del Estado de promover la diversidad cultural del país; del reconocimiento y protección de los derechos culturales y lingüísticos, su patrimonio cultural, material e inmaterial; y del principio de igualdad y no discriminación.

En el caso de los acuerdos parciales (5), es decir, los temas en los que hay un acuerdo en el fondo pero discrepancia en la redacción, se dieron en las materias de: interpretación de la nueva Constitución; el porcentaje de la representación y participación política; derecho a la salud; consulta y libre determinación. El único punto en desacuerdo se dio en la discusión del concepto de Territorio Indígena.

En el texto firmado, además los pueblos solicitaron incorporar durante la discusión constitucional el concepto de plurinacionalidad, y elevar a estatus constitucional el articulado del Convenio 169 de la OIT.

El acta fue suscrita por los delegados de los pueblos Aymara de Arica y Tarapacá, Licán Antai, Kolla, Diaguita, Quechua, Huilliche de Chiloé, Huilliche Austral, Mapuche Huilliche de Aysén, Mapuche del Maule, Mapuche de Los Ríos, Mapuche de Los Lagos, y Mapuche de la Araucanía.

El Proceso de Consulta

Entre agosto y diciembre del 2016 se realizó el Proceso Constituyente Indígena, con la participación de más de 17 mil personas representativas de los 9 pueblos indígenas de Chile.

De acuerdo a la definición dada por el gobierno, “este es un proceso de diálogo en el que integrantes de pueblos indígenas fueron consultados sobre medidas legislativas o administrativas que puedan afectarles directamente. Este derecho está consagrado en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que nuestro país ratificó el año 2008 entrando en vigencia el año 2009”.

Las propuestas recogidas fueron sistematizadas por la Universidad de Chile, bajo la supervisión del Consejo Consultivo y de Seguimiento, incluyendo temas como el reconocimiento de los pueblos, su participación a nivel parlamentario, sus idiomas, emblemas y símbolos, entre otros.

En este proceso, el Sistema de Naciones Unidas tuvo el rol de observador y garante de la Consulta, incluyendo la elaboración de la metodología de diálogo, facilitación y moderación. La Oficina de la OIT participó proveyendo asesoría técnica en las materias relacionadas con el Convenio 169.

Cabe destacar  que esta es sin duda una experiencia inédita en la aplicación comparada del Convenio 169, el cual ha sido una herramienta clave dentro de todo el proceso de consulta.

Enlaces de interés: