Oficina de la OIT para el Cono Sur de América Latina

El Equipo de Trabajo Decente y Oficina de Países de la OIT para el Cono Sur de América Latina apoya los Gobiernos, organizaciones de empleadores y trabajadores de Chile, Paraguay y Uruguay en sus esfuerzos de promover el trabajo decente y provee asistencia técnica a las oficinas de la OIT en Argentina y Brasil.

Noticias

  1. Alto nivel de incumplimiento del salario mínimo en América Latina

    25 de noviembre de 2014

    Nuevo estudio OIT-FAO revela que, además de los factores económicos, en el incumplimiento influye la debilidad institucional y que los sectores rurales son más afectados que los urbanos.

  2. OIT: La informalidad laboral en las micro y pequeñas empresas de América Latina llega a 60%

    10 de noviembre de 2014

    Se requieren estrategias integrales para promover la formalización de pequeñas unidades productivas, las más grandes proveedoras de empleo en la región. Reducir la informalidad también debe ser una buena inversión para las empresas, dice nueva publicación de la OIT.

  3. En sede de la OIT en Santiago presentan libro: “Derecho de las relaciones laborales. Un derecho vivo”

    7 de noviembre de 2014

    El texto fue presentado por los académicos Héctor Humeres (Universidad de Chile), Sergio Gamonal (Universidad Adolfo Ibáñez) y por la Oficial a Cargo de la Oficina de la OIT para el Cono Sur, Linda Deelen.

  4. “Declaración de Lima” de la OIT llama a combatir la desigualdad a través del trabajo decente

    16 de octubre de 2014

    “Es muy importante que desde las Américas mandemos al mundo un mensaje común, tripartito, que no hay desarrollo que merezca el calificativo de humano sin trabajo decente y la democracia sólo se fortalece si hay mejores empleos para todos”, dijo el Director General de la OIT, Guy Ryder, en su discurso de clausura de la reunión.

  5. Desempleo podría caer hasta 6,0% en América Latina y el Caribe a pesar de la escasa creación de puestos de trabajo

    15 de octubre de 2014

    Estudio CEPAL-OIT señala que la formalización del empleo ha contribuido a una reducción en la desigualdad de los ingresos.