Nicaragua aprueba trascendental Código Procesal del Trabajo.

Es el primer código procesal de trabajo de esta subregión que se alinea en la tendencia de modernización y fortalecimiento de la administración de justicia laboral, como parte de la generación de condiciones de trabajo decentes.

Noticia | 7 de noviembre de 2012

El 31 de octubre pasado, la Asamblea Nacional de Nicaragua sancionó la ley que aprueba el Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social (CPTSS), que contribuirá a garantizar la efectiva aplicación de la legislación laboral y de las normas internacionales de trabajo, como parte de la creación de condiciones de trabajo decentes.

Se trata de la modificación más importante de la legislación laboral de Centroamérica de los últimos años, que se logró consensuar entre todos los sectores involucrados en la administración de justicia laboral, incluyendo las organizaciones sindicales y de empleadores. El proceso contó con el apoyo técnico de la Oficina de Países de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana,

El nuevo Código introduce los principios de oralidad, concentración, inmediación, celeridad, gratuidad y publicidad, entre otros. Adopta el sistema de juicios orales en sustitución del escrito, con lo cual se simplifica el proceso y concentra los trámites judiciales en torno a una audiencia única, donde se produce un debate oral entre las partes y se presentan las pruebas, luego de lo cual se expide la sentencia, logrando una rápida conclusión del proceso.

Otro de los beneficios que se obtienen con la nueva legislación es una mayor humanización de la justicia a través de la atención directa de los litigantes por parte de jueces especializados en audiencias públicas y transparentes (principio de inmediación) y la drástica reducción de la mora judicial en los procesos laborales, pues ahora durarán unos pocos meses y no varios años. También propicia una mayor tutela de los derechos laborales y la creación de una cultura de cumplimiento, lo que fomentará la legalidad y la seguridad jurídica.

Otra de las novedades es la instauración de un procedimiento especial, basado en los principios de preferencia y sumariedad, para la tutela de los derechos fundamentales en el trabajo (libertad sindical y negociación colectiva, igualdad y no discriminación, abolición del trabajo forzoso y eliminación del trabajo infantil), acorde con la Declaración de la OIT sobre la materia. Lo anterior permite que el juez, en las situaciones de mayor gravedad, disponga la suspensión provisional del acto impugnado y la restitución de los hechos a la situación anterior de producirse la violación del derecho tutelado, sin perjuicio de proseguir con la tramitación del juicio hasta la sentencia definitiva.

Por otra parte, se espera que gran cantidad de casos se resuelvan en la sede administrativa sin necesidad de llegar a la fase judicial, gracias a la inclusión de un procedimiento de conciliación administrativa obligatoria, previa al trámite judicial, para los casos de menor cuantía, a cargo de personal debidamente capacitado y profesionalizado del Ministerio de Trabajo.

Para los conflictos jurídicos de naturaleza colectiva se establece un procedimiento especial para solucionar aquellos que afecten intereses generales de un grupo genérico de trabajadores y que versen sobre la aplicación o interpretación de una norma jurídica, convenio colectivo o práctica de la empresa, con lo que se evita la proliferación de causas individuales idénticas.

El nuevo Código Procesal del Trabajo es in instrumento jurídico que simplifica, moderniza y profesionaliza el servicio público de administración de justicia laboral, con el objeto de obtener una tutela judicial efectiva que demore sólo lo necesario, pero sin afectar el derecho de defensa y el debido proceso de empleadores y trabajadores.