Trabajos peligrosos

Es un hecho constatado que ciertos sectores y ocupaciones son más peligrosos que otros. Proteger a los trabajadores en condiciones peligrosas —en los a menudo denominados trabajos sucios, difíciles y peligrosos— es, por tanto, un objetivo principal de la OIT.

Se da prioridad a los trabajadores que se encuentran en los sectores y ocupaciones más peligrosos —como la agricultura, la construcción, la minería o el desguace de buques—, a los trabajos en los que las relaciones o condiciones de trabajo conllevan riesgos específicos —tales como la exposición a agentes peligrosos, como las sustancias químicas o la radiación—, o a los trabajos de la economía informal.
Los países en desarrollo pagan un precio especialmente alto en fallecimientos, lesiones y enfermedades relacionados con el trabajo, puesto que un gran número de trabajadores se concentran en las actividades primarias y extractivas mencionadas anteriormente. También sucede a menudo que estos países carecen de unas capacidades técnicas y económicas adecuadas para mantener sistemas nacionales eficaces en materia de SST, en particular mecanismos reguladores y de control de la aplicación. Por otra parte, en los países industrializados de la economía de mercado hay una tendencia general decreciente en el número de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, un reflejo de la disminución de los riesgos «tradicionales», asociada a un cambio en la distribución del empleo, que pasa de los sectores de alto riesgo al sector de los servicios. En todos los países, el cambiante mundo del trabajo está produciendo un aumento en el número de pequeñas empresas, cambios en las características de las organizaciones, cambios en el tiempo y la organización del trabajo, un aumento de los empleos y los contratos de trabajo no convencionales, y cambios en la composición de la fuerza de trabajo, con un aumento del porcentaje de trabajadores de edad más avanzada y mujeres trabajadoras. Las herramientas tradicionales de prevención y control de riesgos y peligros pueden todavía ser eficaces pero tienen que complementarse con estrategias diseñadas para prever, identificar, evaluar y controlar los riesgos derivados de la adaptación constante a un mundo laboral que cambia rápidamente y que puede estar dando lugar a nuevos riesgos.

En este contexto, la OIT emplea su amplia experiencia en la promoción de normas, repertorios de recomendaciones prácticas, guías técnicas y materiales de formación, y desarrolla medidas prácticas para la protección de los trabajadores en condiciones de trabajo peligrosas. Ha elaborado una serie de fichas internacionales de riesgos por ocupación, en colaboración con el Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo de Israel y otros centros de información sobre seguridad y salud en el trabajo de todo el mundo. Una ficha internacional de riesgos por ocupación es un recurso informativo polivalente que contiene información sobre peligros y riesgos, así como nociones de prevención, relacionadas con trabajos específicos. Las fichas enumeran en un formato estándar los diferentes riesgos a los que puede estar expuesto un trabajador en el desempeño habitual de su trabajo y presentan una serie de medidas para la prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

Debe prestarse especial atención al ámbito del trabajo peligroso de los niños y los trabajadores jóvenes.