OIT Página de entrada


...ILO LOGO...

Conferencia Internacional del Trabajo

87.a reunión
Ginebra, junio de 1999


Informe correspondiente al año 1998-1999
presentado por el Presidente del Consejo
de Administración a la Conferencia

El presente informe sobre las actividades del Consejo de Administración, que se somete a la Conferencia de conformidad con el artículo 14 del Reglamento del Consejo de Administración, se refiere al período transcurrido desde la última reunión general de la Conferencia (junio de 1998) y abarca tres reuniones del Consejo de Administración: la 272.ª (junio de 1998), la 273.ª (noviembre de 1998) y la 274.ª (marzo de 1999). El informe se centra sólo en los aspectos más destacados de las actividades del Consejo de Administración a lo largo del año y no abarca otras cuestiones que la Conferencia tiene aún ante sí.

Se recomienda a quienes necesiten informaciones más amplias y detalladas acerca de cualquiera de las actividades del Consejo de Administración que se remitan a las notas que figuran al final del informe. También pueden consultar las actas de la 273.ª reunión (noviembre de 1998) del Consejo de Administración o los documentos que se han presentado a sus comisiones y al propio Consejo. En el sitio Internet del Consejo de Administración están disponibles otros materiales pertinentes, así como los informes y demás documentos del Consejo de Administración citados en el texto y en las notas(1).

Curso que ha de darse a la Declaración de la OIT relativa
a los principios y derechos fundamentales en el trabajo
y su seguimiento

Tras la adopción por la Conferencia, en 1998, de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento, el Consejo de Administración examinó, en noviembre de 1998, un documento de la Oficina sobre las medidas y disposiciones que habían de tomarse con miras a dar curso a dichos textos(2). El documento trataba de los dos aspectos fundamentales del seguimiento: un examen anual acerca de los países que no han ratificado uno o varios de los convenios relativos a las cuatro categorías de derechos fundamentales, que llevará a cabo el Consejo de Administración una vez al año, y un informe global que tratará sucesivamente, cada año, de una de esas categorías de derechos con respecto al conjunto de los países, hayan ratificado o no estos convenios. El Consejo de Administración decidió iniciar el procedimiento de los exámenes anuales a partir de 1999, interrumpir el ciclo de las memorias especiales después de concluida la memoria sobre la libertad sindical actualmente en curso de elaboración, y programar para el año 2000 el primer informe global relativo a la libertad de asociación. En consecuencia decidió proceder a armonizar la periodicidad de las memorias que deberían presentarse en virtud del artículo 22 a fin de que fuera compatible con el ciclo de los informes globales.

En marzo, el Consejo de Administración discutió propuestas específicas para resolver las cuestiones pendientes, teniendo debidamente en cuenta las observaciones formuladas y las ideas presentadas sobre la cuestión y las consultas con los mandantes(3).

El Consejo aprobó los formularios de memoria para el primer examen anual y pidió al Director General que los remitiera lo antes posible a los Estados interesados, fijando los primeros días de noviembre de 1999 como fecha límite para el envío de las respuestas.

El Consejo de Administración decidió designar un Grupo de expertos, integrado por siete personalidades y encargado, con arreglo a los objetivos de seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, tal como se enuncian en su anexo, de:

a) examinar la compilación por la Oficina de las respuestas que hayan dado los Estados Miembros que no han ratificado los convenios pertinentes a los formularios de memoria solicitados de conformidad con el párrafo 5, e) del artículo 19 de la Constitución y, en su caso, de los comentarios sobre esas respuestas, de conformidad con el artículo 23 de la Constitución;

b) presentar al Consejo de Administración una introducción a la compilación de dichas memorias, destacando los aspectos que parezcan merecer una discusión más detallada;

c) someter al examen y decisión del Consejo de Administración toda modificación aconsejable de los formularios de memoria.

El Consejo de Administración pidió al Director General que llevara a cabo amplias consultas a fin de presentar propuestas concretas con miras al nombramiento del Grupo de expertos en noviembre de 1999, a más tardar.

El anexo de la Declaración estipula que debería ajustarse el procedimiento en vigor del Consejo de Administración para que los Miembros que no estén representados en el mismo puedan proporcionar, del modo más adecuado, las aclaraciones que en el curso de sus discusiones pudieren resultar necesarias o útiles para completar la información contenida en sus memorias. El Consejo de Administración pidió, en consecuencia, a la Oficina que le presentara en su 276.ª reunión (noviembre de 1999), por conducto de la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo, una propuesta de enmienda al Reglamento del Consejo de Administración que tenga en cuenta las orientaciones formuladas por el Consejo de Administración, de tal modo que dicha modificación esté ya en vigor al celebrarse la reunión de marzo de 2000, en la cual habrá un debate sobre el primer examen anual.

El Consejo de Administración determinó el ciclo de los informes globales según el orden establecido en la Declaración, a saber, después del informe relativo a la libertad de asociación y la libertad sindical y el reconocimiento del derecho de negociación colectiva:

a) la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio;

b) la abolición efectiva del trabajo infantil, y

c) la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.

En marzo, la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo examinó los aspectos jurídicos de las cuestiones relativas a la puesta en marcha del seguimiento de la Declaración. Estas cuestiones se refirieron a la armonización de la periodicidad de la memorias que se presenten en virtud del artículo 22 de la Constitución (la Comisión decidió que la primera memoria bienal sobre la aplicación del Convenio núm. 138 debería solicitarse en el año 2000), así como a la introducción de enmiendas al Reglamento de la Conferencia. Estas enmiendas se refieren al artículo 7 (se propone que la Conferencia enmiende, en su presente reunión, el artículo 7, párrafo 1, b) de su Reglamento) y al artículo 12 (se pidió a la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo que formulara propuestas específicas en noviembre de 1999 sobre la forma en que la Conferencia debería examinar el primer informe global en junio de 2000 sobre la base de un documento elaborado por la Oficina)(4).

Curso que ha de darse a la discusión de la Memoria del Director General
en la 85.ª reunión (1997) de la Conferencia
Internacional del Trabajo (Parte II)

La Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento fue sólo uno de los resultados de la discusión de la Conferencia de 1997 en materia de normas. La cuestión de las mejoras que podrían introducirse en la actividad normativa de la OIT, que se trata en la Parte II de la Memoria del Director General para la Conferencia de ese año, fue objeto de nuevas discusiones en noviembre(5). El Consejo de Administración decidió inscribir la cuestión de las mejoras que podrían introducirse en la actividad normativa de la OIT en el orden del día de la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo en noviembre de 1999, con el fin de poder disponer del tiempo necesario para su preparación adecuada y para la celebración de consultas apropiadas.

Respuesta de la OIT a la crisis financiera en los países
de Asia oriental y sudoriental

En respuesta a las recomendaciones formuladas por la Reunión de alto nivel sobre las respuestas sociales a la crisis financiera en los países de Asia oriental y sudoriental (Bangkok, 22-24 de abril de 1998)(6), en noviembre el Consejo de Administración discutió un documento de la Oficina(7) que proporcionaba una reseña inicial de la labor emprendida por la OIT para hacer frente a la crisis. El Consejo de Administración solicitó un análisis más exhaustivo de las causas y consecuencias de la crisis, incluido un examen de las relaciones entre la OIT y las instituciones financieras internacionales y regionales, así como de los medios para promover un diálogo y una mejor colaboración entre dichas instituciones y la OIT. El Consejo de Administración también pidió que se le proporcionara una visión más precisa de las actividades de la OIT con el fin de evaluar la estrategia seguida hasta la fecha por la Organización para responder a la crisis y el camino que debería seguir en el futuro.

A fin de tratar estas cuestiones con más detalle, en marzo el Consejo de Administración celebró un Coloquio sobre las repercusiones sociales de la crisis financiera asiática(8). En el Coloquio se distinguieron los siguientes elementos fundamentales de las reformas en curso destinadas a resolver las repercusiones de la crisis: a) la importancia de la democracia como garante de los derechos humanos fundamentales, de la transparencia y, por ende, de las políticas económicas y sociales acertadas, y de la justicia social; b) el reconocimiento de que el diálogo social tiene un valor incalculable para apoyar la democracia y un debate abierto de las políticas servirán de baluarte contra la adopción de políticas corruptas, ineficaces y poco equitativas, como las que contribuyeron a desatar la crisis; y c) el reconocimiento de que debe darse la más alta prioridad al fortalecimiento de los sistemas de protección social.

Al examinar las lecciones aprendidas con la crisis, el Coloquio llegó a la conclusión de que la respuesta apropiada a la crisis no consistía en atacar la mundialización, sino en tratar de mejorar este proceso: deberían desplegarse esfuerzos para corregir los defectos del actual sistema financiero internacional a fin de reducir la vulnerabilidad de los países ante las crisis financieras y de mejorar la reglamentación de las corrientes financieras, incluidas las corrientes financieras a corto plazo, así como los esfuerzos nacionales para fortalecer los sistemas financieros; al responder a las crisis, las instituciones financieras internacionales deberían tener en cuenta las particularidades de las distintas situaciones nacionales; deberían desplegarse todos los esfuerzos posibles para establecer un diálogo social útil con los interlocutores sociales en la formulación y aplicación de programas de estabilización y de ajuste estructural; habría que luchar por conseguir una mayor integración de las políticas económicas y sociales; habría que mejorar la disponibilidad y la calidad de las investigaciones y de los datos para permitir la formulación de mejores políticas y una supervisión y una evaluación eficaces de la aplicación de las políticas; las preocupaciones inmediatas a corto plazo durante una crisis no deberían distraer la atención de cuestiones de fundamental importancia como la promoción del crecimiento de empresas productivas y la creación de empleos; y la OIT y otras organizaciones con un mandato social, por un lado, y las instituciones financieras internacionales, por otro lado, deberían trabajar más estrechamente a fin de prepararse mejor para afrontar nuevas crisis en el futuro. En particular, podría obtenerse una colaboración más estrecha entre la OIT y las instituciones financieras internacionales de las siguientes maneras: concediendo a la OIT la posibilidad de estar representada en el Comité Provisional del FMI, así como en el Comité para el Desarrollo del Banco Mundial/FMI, y concertando prioridades para llevar a cabo actividades conjuntas, lo cual incluye, entre otras cosas, una cooperación activa en los planos normativo y operativo para promover la aplicación de la Declaración de principios y derechos fundamentales en el trabajo por parte de las instituciones financieras internacionales y la asignación de una alta prioridad al diseño y aplicación de sistemas eficaces de seguridad social por parte de la OIT.

Al examinar las actividades de la OIT en respuesta a la crisis, el Coloquio consideró necesario que la OIT refuerce su capacidad para responder rápidamente a crisis importantes; debería reforzarse la capacidad para anticipar las crisis a fin de permitir que se lleven a cabo acciones preventivas y poder estar más preparados para mitigar los costos sociales de las crisis. Esto implicaría la adopción de sistemas más eficaces de información para la supervisión y análisis de la evolución económica y social. La acción de la OIT debería basarse en el claro reconocimiento de que la reforma de las políticas y la creación de nuevas instituciones son complicadas tanto por su diseño como por su aplicación. Ello requiere un esfuerzo sostenido respaldado por estudios técnicos y asesoramiento en materia de política de alta calidad.

Por último, el Coloquio consideró que la OIT debería actuar como un catalizador para aplicar programas bien diseñados de formación, de readaptación profesional y de colocación, así como para promover el empleo independiente enfocado en función de las necesidades específicas de los trabajadores que han perdido su empleo como consecuencia de reducciones de personal.

Grupo de Trabajo sobre las Dimensiones Sociales
de la Liberalización del Comercio Internacional

Los códigos de conducta, el etiquetado social y otras iniciativas del
sector privado que revisten importancia para las cuestiones laborales

En noviembre, el Grupo de Trabajo discutió un examen general de los acontecimientos globales y de las actividades de la Oficina en relación con los códigos de conducta, el etiquetado social y otras iniciativas del sector privado que revisten importancia para las cuestiones laborales(9). Este examen abarcó las actividades de la Oficina en este ámbito, así como las iniciativas de los accionistas y otras iniciativas del sector privado, cuya proliferación reviste especial importancia para las empresas de los países en desarrollo. El documento de la Oficina destacó la gran diversidad de las solicitudes que se formulaban a la Oficina y la demanda cada vez mayor de diversos tipos de asistencia en este ámbito.

El Grupo de Trabajo observó(10) un modelo establecido y un fenómeno creciente de gran actividad con relación a este tema por parte de organizaciones privadas y de asociaciones mixtas privadas y públicas. Se observó también un reconocimiento cada vez mayor de la importancia que revisten estos temas para la OIT y sus objetivos. Algunos oradores expresaron su deseo de ver una mayor consistencia y coherencia en relación con la formulación y aplicación de estas iniciativas y los principios que propugnan. Los oradores señalaron la necesidad de considerar la importancia que revisten las peculiaridades nacionales y regionales, así como los distintos antecedentes culturales y económicos. Algunos oradores expresaron una gran preocupación por los efectos negativos del etiquetado social en los países en desarrollo y por el hecho de que la OIT pudiera fomentar de algún modo los programas de etiquetado social. También se mostraron preocupados por el riesgo de que estos actos voluntarios y espontáneos puedan convertirse en sistemas impuestos, o bien de que vayan más allá de los principios de la OIT o no estén en conformidad con los mismos. El Grupo de los Empleadores insistió en que el hecho de que una empresa decida adoptar tales iniciativas o participar en ellas o, por el contrario, mantenerse al margen de las mismas, no debería dar lugar a que se califique a la empresa de buena o mala por este motivo, y esta decisión no debería ser en ningún caso obligatoria. Se expresaron diferentes opiniones sobre la relación existente entre la Declaración relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, de 1998, y cualquiera de las posiciones adoptadas por la OIT con respecto a los códigos, entre ellas la opinión de que estos dos temas deberían abordarse separadamente aunque sean complementarios.

Hubo consenso en cuanto a que la Oficina debería continuar asumiendo sus responsabilidades habituales con relación al acopio de información y el análisis del tema de las iniciativas privadas, así como a la difusión adecuada de la información, y se acordó que toda actividad emprendida en último término por la Oficina debería respetar el carácter voluntario de ese fenómeno. Si bien se había progresado y llegado a una cierta convergencia de opiniones, aún no se había alcanzado un consenso sobre hasta qué punto la Oficina debería prestar asesoramiento o fomentar de un modo activo una mayor consistencia de los principios subyacentes en estas iniciativas, o potenciar la aplicación de los mismos. Muchos delegados sostuvieron que se requería una intervención más amplia y activa para poder cumplir el mandato de la OIT en este ámbito, mientras que otros delegados expresaron su desacuerdo con este planteamiento. Uno de los temas de particular preocupación para los empleadores fue la cuestión de si la OIT tenía mandato para tratar directamente con las empresas, o para convertirse al parecer de éstos, en una entidad cuatripartita al asociar la Oficina con las actividades desplegadas por organizaciones no gubernamentales en este ámbito.

En marzo de 1999, el Grupo de Trabajo solicitó a la Oficina que preparara un documento breve y concreto para seguir con la discusión de estas cuestiones a fin de que el Grupo de Trabajo pudiera expresar sus puntos de vista acerca de la acción adecuada de la OIT en este campo con el fin de dar una orientación al Director General para la preparación de futuras propuestas y de considerar cómo podría la OIT interactuar con estas iniciativas voluntarias en el marco de sus objetivos constitucionales y estratégicos(11). Este documento trató de los diversos caminos que la Oficina podría seguir, tomando en consideración los puntos de vista expresados durante la discusión de noviembre. En particular, se pidió a la Oficina que examinara las actividades de investigación que trataban de explorar los temas y lagunas identificados en el documento de noviembre, y las posturas y actividades de seguimiento que la Organización pudiese plantearse además de la labor de investigación. En el documento se presentaban también cuadros en los que se enumeraban proyectos de investigación previstos en el Programa y Presupuesto para 1998-1999, temas potenciales de investigación, y ejemplos de programas vigentes de asistencia a las empresas.

El Grupo de Trabajo reconoció(12) que la OIT debía dar una respuesta adecuada a las solicitudes que se formularan respecto de cuestiones que correspondieran claramente a su mandato. Se expresó la opinión de que dicha asistencia debería prestarse bajo la forma de información y asesoramiento, y que no debería llevar en modo alguno a la OIT a tener que aceptar o rechazar las iniciativas de ninguna compañía en particular. De no facilitarse una respuesta, la credibilidad de la Organización se vería afectada negativamente. Se expresó preocupación ante la posibilidad de que los códigos de conducta se convirtieran en lo que se calificaba de «legislación blanda»; o de que se maniobrara al amparo de la OIT para imponer un código de conducta uniforme. Se destacó que no se trataba en absoluto de que la OIT impusiera ningún código. El proceso que se discutía era enteramente voluntario: no se había sometido al Grupo de Trabajo ninguna propuesta para elaborar un código uniforme. La adopción y el contenido de los códigos era una cuestión que incumbía a cada empresa. La cuestión de la aplicación de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo era objeto de un examen por separado y no incumbía a este Grupo de Trabajo.

Partiendo de esta base, se convino en general que debían realizarse investigaciones complementarias, tanto en los nuevos campos indicados en el documento de la Oficina como en otros campos, con inclusión de los siguientes: efectos de los códigos en relación con los objetivos de la OIT, por ejemplo, la mejora de las prácticas laborales y la creación de empleos; la utilización de códigos por parte de los proveedores y los problemas que plantea la diversidad de tales códigos; la experiencia y las opiniones de los mandantes de todo el mundo acerca de estos fenómenos; y las repercusiones de los códigos en la competencia leal en el mercado, sobre todo en los países en desarrollo. Se expresó muy claramente la necesidad de coordinar los distintos aspectos de la investigación en la Oficina, y se hizo referencia a diversas opiniones acerca de la manera en que la Oficina podría responder a las necesidades de las empresas en este ámbito. La Oficina proporcionó información sobre la naturaleza y el alcance de las solicitudes de información o de otros servicios que se han recibido a este respecto. Algunos miembros hicieron hincapié en que debían llevarse a cabo investigaciones adecuadas como un primer paso en la prestación de servicios eficaces de acompañamiento, sobre todo en los nuevos ámbitos de asistencia y en las futuras orientaciones más allá de la esfera de la asistencia. Otros opinaron que, al mismo tiempo que las investigaciones, se debían llevar a cabo otras modalidades de asistencia, tales como el suministro de información, el asesoramiento y la consulta. Otros miembros opinaron que la Oficina también debía poner en marcha nuevos programas de asistencia con objetivos detallados. En general, algunos sugirieron que la adopción de ciertos principios operacionales podía ayudar a la Oficina a garantizar cierto grado de coherencia entre la asistencia prestada en este campo, por un lado, y los principios fundamentales, los objetivos y los métodos de trabajo de la Organización, por el otro. Varios oradores insistieron en que la Oficina trabajara en estrecha colaboración con sus mandantes, con inclusión de los gobiernos y de las organizaciones de empleadores y de trabajadores. Otros instaron a la Oficina a que, de manera solidaria y no discriminatoria, procurara encontrar un equilibrio entre los intereses de los países desarrollados y los de los países en desarrollo, y que tratara de mantener todas las ventajas comparativas de que gozaba, en particular mediante el desarrollo de las empresas en el plano de los países.

Se convino asimismo que la futura actividad se enriquecería con las investigaciones y la experiencia que pudiera adquirir la Oficina en la prestación de servicios de apoyo en este campo, incluida la posible convocación de reuniones con una gran diversidad de mandantes interesados.

Estudios por país sobre las repercusiones sociales
de la mundialización

En noviembre y marzo el Grupo de Trabajo examinó los progresos alcanzados en relación con la serie de estudios de casos sobre las repercusiones sociales de la mundialización que está llevando a cabo la Oficina. Se han completado estudios sobre Bangladesh, Chile, Mauricio, la República de Corea, Sudáfrica y Suiza y se está efectuando otro sobre Polonia(13). El objetivo de los estudios, que está realizando un grupo especial, consiste en sentar algunas bases empíricas y conceptuales para el debate sobre las dimensiones sociales de la mundialización, y definir medidas que puedan contribuir a aumentar los beneficios de la mundialización frenando a la vez sus posibles costos sociales.

En los informes de evaluación se examinaron distintas percepciones de la mundialización, así como su definición y medición, el comercio y las corrientes de capital, la importancia de las empresas multinacionales y la reorganización de las redes de producción en una escala internacional. Al evaluar las repercusiones sociales de la mundialización se tuvieron en cuenta diversos factores, tales como el costo de los movimientos libres de capital, las desigualdades sociales, la inseguridad en el empleo, las nuevas modalidades de empleo, el papel de las políticas, distintas maneras de aumentar las oportunidades comerciales derivadas de la mundialización y el fortalecimiento de los cuatro pilares sociales, incluyendo el papel de la educación y la formación, las redes de seguridad social, la legislación laboral y las relaciones de trabajo, así como las normas fundamentales del trabajo.

Los representantes de los países estudiados estimaron que se trataba de un ejercicio útil. El Grupo de Trabajo señaló(14) que en algunos casos los gobiernos estaban tomando en cuenta los resultados de los estudios al formular sus políticas. Se acogió con agrado el hecho de que los estudios se hubieran centrado en un amplio enfoque macroeconómico, que iba más allá de las políticas laborales y sociales. Se dio un amplio apoyo a las principales conclusiones del informe, en particular a la afirmación de que los gobiernos no eran impotentes frente a la mundialización: había una gama de políticas nacionales, entre ellas las relativas a la educación, la formación, la legislación laboral, la seguridad social y las normas internacionales del trabajo, mediante las cuales se podían incrementar los beneficios de la mundialización y reducir al mismo tiempo sus costos sociales. El debate reveló la preocupación que suscitan ciertos aspectos de la evolución social que parecen acompañar la mundialización, sobre todo el aumento de las desigualdades sociales, la percepción de una inestabilidad cada vez mayor en el empleo y, en el caso de los países en desarrollo, el riesgo de una creciente vulnerabilidad económica. Sin embargo, en todos los países estudiados se rechazaron de manera explícita las soluciones proteccionistas; esta opinión fue compartida por los miembros del Grupo de Trabajo procedentes de otros países.

Por lo que se refiere al seguimiento y la acción de la OIT, el Grupo de Trabajo manifestó también su interés por diversas propuestas para realizar otras actividades formuladas en los párrafos 87, 88 y 89 del informe. Varios participantes se declararon a favor de presentar los resultados del informe final a un público más numeroso, incluidos los representantes de otras organizaciones internacionales, tales como el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio.

El resultado del conjunto del ejercicio se examinará en la 276.ª reunión del Consejo de Administración, en noviembre de 1999, y tal vez se invite a otras organizaciones internacionales a que participen en la discusión.

La participación activa y la cooperación técnica

Evaluación de la política de asociación activa

En noviembre, el Consejo de Administración concluyó su evaluación de la política de asociación activa al adoptar el informe final del Grupo de Trabajo que establecido a estos efectos(15). Durante 1998, el Grupo de Trabajo llevó a cabo su evaluación mediante la celebración de discusiones en Ginebra, el estudio de material documental, y la realización de viajes a los Estados Miembros de la OIT de cuatro regiones (Etiopía, Côte d'Ivoire, Brasil, Perú, Pakistán, Tailandia, Hungría y Ucrania). En cada misión participaron tres miembros del Grupo de Trabajo. El Grupo trató de evaluar lo siguiente: en qué medida la política de asociación activa había logrado acercar más la OIT a sus mandantes tripartitos en los Estados Miembros; hasta qué punto los mandantes habían participado de manera creciente en una acción conjunta con la OIT; y en qué medida se había mejorado la coherencia y la calidad de los servicios técnicos prestados a los mandantes.

El informe del Grupo de Trabajo abarcaba varios aspectos de la aplicación de los objetivos por país de la política de asociación activa, con inclusión de la estructura y la capacidad de la OIT, las funciones y responsabilidades, el carácter multidisciplinario y el trabajo conjunto de los EMD, los recursos financieros, la visibilidad y las relaciones con otras organizaciones internacionales, los mecanismos de evaluación y la evaluación de los efectos obtenidos. El informe también contenía conclusiones y recomendaciones.

En marzo, el Consejo de Administración siguió examinando estas recomendaciones(16) y, refiriéndose a la metodología de evaluación y a sus modalidades, recordó su decisión anterior de establecer una metodología de evaluación de la política de asociación activa y un sistema de seguimiento continuo de esta política por parte del Consejo de Administración. Habida cuenta de que la Oficina estaba experimentando cambios en su organización y en espera de los resultados del nuevo procedimiento relativo al Programa y Presupuesto, el Consejo decidió que ese concepto se mantuviera, en principio, y que se celebrasen nuevas discusiones al respecto en la reunión del Consejo de Administración que tendrá lugar en noviembre de 1999, con miras a dar curso a la decisión adoptada por el Consejo de Administración en noviembre de 1998, teniendo en cuenta estos cambios de organización.

Estrategia de movilización de recursos

En marzo, el Consejo de Administración examinó un informe sobre la labor realizada en materia de aplicación de la estrategia de movilización de recursos de la OIT, que se adoptó en la reunión de noviembre de 1997 del Consejo de Administración(17). El plan interno de trabajo que se introdujo para poner en práctica la estrategia está organizado en torno a los tres componentes principales de ésta: la formulación de programas, el fortalecimiento y la ampliación de las relaciones que se mantienen actualmente con los organismos donantes, y la comercialización. En vista de las limitaciones existentes en materia de recursos, la aplicación de la estrategia se centró al principio en las tareas más inmediatas y necesarias, esto es, la formulación de programas y el fortalecimiento de las asociaciones con la comunidad de donantes. Se consideró que el esfuerzo de comercialización seguiría a estas primeras medidas esenciales, una vez que tuviese un panorama general más claro con respecto a la formulación de programas y las esferas prioritarias de acción. En esta etapa del proceso, la aplicación de la estrategia tendría también en cuenta los nuevos elementos de programación relacionados con la adopción de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento, así como el resultado de las discusiones sobre el Programa y Presupuesto para 2000-2001. En la presente reunión, la Conferencia examinará otros aspectos de la estrategia de movilización de recursos al considerar el punto del orden del día relativo al papel de la OIT en la cooperación técnica y en relación con el Programa y Presupuesto para 2000-2001.

Examen anual del programa de cooperación técnica de la OIT

En noviembre, la Comisión de Cooperación Técnica examinó las actividades de cooperación técnica desplegadas por la OIT durante 1997-1998. En el documento de la Oficina(18) se abordaron las actividades de cooperación técnica realizadas por la OIT en el marco de los principales objetivos de la Organización: el empleo y la lucha contra la pobreza, la mejora de las condiciones de trabajo y la promoción de la democracia social y las normas internacionales del trabajo. El documento contenía también evaluaciones de las actividades de cooperación técnica destinadas a los mandantes y propuestas para mejorar la estrategia convenida en la reunión de 1993 de la Conferencia Internacional del Trabajo, un análisis de las tendencias y características regionales en materia de cooperación técnica, ilustrado con ejemplos de ejecución nacional y de fortalecimiento de la capacidad técnica institucional; y una reseña de los nuevos programas globales, destinados a desarrollar, siempre que sea posible, los vínculos entre esos programas y otras actividades de cooperación técnica de la OIT, en particular de las Oficinas de Actividades para los Empleadores y para los Trabajadores, con el fin de beneficiarse mutuamente y potenciar al máximo la repercusión de la labor del conjunto de la Oficina. Se incluían además pruebas sistemáticas de esos vínculos y de la manera en que la Oficina puede mejorar la calidad de su programa de cooperación técnica. Los programas globales se examinan por separado más adelante.

Por lo que atañe a los recursos disponibles en 1997-1998 para las actividades de cooperación técnica, se observó el esfuerzo realizado con miras a una utilización más eficaz de los recursos del presupuesto ordinario para complementar los recursos extrapresupuestarios. El nivel de las nuevas asignaciones fue superior en 1997 al correspondiente al año anterior, lo cual confirma la tendencia ascendente de los recursos extrapresupuestarios que comenzó a observarse en 1995. El entorno internacional en materia de ayuda al desarrollo no había cambiado por lo que se refería a las tendencias del volumen de la misma. Había continuado la disminución de los flujos de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) destinada a los países en desarrollo (de un total de 72.100 millones de dólares en 1995 bajó a 66.400 millones en 1996), y la orientación de la AOD estaba desplazándose al parecer de la asistencia pública al desarrollo a la asistencia privada. En este contexto de cambio, la OIT logró mantener su nivel de recursos de cooperación técnica. En el marco de la ayuda proporcionada a los países en desarrollo por los países pertenecientes al Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD), se registró un aumento considerable de la parte asignada a la asistencia técnica entre 1994 y 1996 (de 12.900 millones a 14.100 millones de dólares). Además, la parte de las contribuciones correspondiente a los organismos multilaterales (con exclusión de los bancos y de la Comunidad Europea) ascendió aproximadamente a 6.300 millones de dólares, lo cual implica que no se registraron prácticamente cambios en comparación con los valores de 1994 y 1995.

Los programas mundiales y el Programa Internacional
para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC)

En marzo, el Consejo de Administración examinó un documento de la Oficina sobre el concepto de los programas mundiales y sobre los programas específicos que se están desarrollando y aplicando(19). Entre éstos se incluyen: el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), el Programa internacional de más y mejores empleos para la mujer (WOMEMP), las Estrategias y Técnicas contra la Exclusión Social y la Pobreza (STEP), y el Programa internacional para la pequeña empresa (ISEP). Los nuevos programas InFocus descritos en las propuestas de Programa y Presupuesto para 2000-2001 estarán directamente relacionados con todos los programas mundiales.

El IPEC es hoy en día un programa relativamente bien desarrollado, con una buena base y ampliamente conocido. WOMEMP y STEP están en cambio en sus fases iniciales de aplicación, y el ISEP se emprendió en 1998. En el documento se examinó también la situación actual en lo relativo a la conclusión de Memorandos de Entendimiento con los Estados Miembros sobre el trabajo infantil, la financiación del IPEC y los aspectos más destacados de sus actividades en 1998, con inclusión de las actividades de promoción en el plano de la política, la lucha contra las peores formas de trabajo infantil, la generalización de los enfoques exitosos, la supervisión y la protección social, y la mejora de los conocimientos. En el documento también se examinaron iniciativas de evaluación, cuestiones de organización y futuras prioridades y retos estratégicos.

Normas internacionales del trabajo

Política de formulación de normas: la ratificación y la promoción
de los convenios fundamentales de la OIT

Tras la adopción de un programa de acción relativo a los «derechos básicos de los trabajadores» por los Jefes de Estado y de Gobierno reunidos en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social en Copenhague (marzo de 1995), el Director General tomó la iniciativa, en mayo de 1995, de lanzar una campaña para promover los convenios fundamentales de la OIT, cuyo objetivo era la ratificación universal de los siete convenios de la Organización considerados como fundamentales, a saber, los Convenios núms. 29, 87, 98, 100, 105, 111 y 138. Desde entonces, cada año, el Director General ha presentado al Consejo de Administración un informe(20) sobre los progresos alcanzados en materia de ratificación de los convenios fundamentales de la OIT durante el año transcurrido y sobre las perspectivas de ratificación de los instrumentos, basándose en las informaciones comunicadas por los Estados Miembros. Así, a principios de 1999, se envió una quinta carta circular a los gobiernos de los países que no habían ratificado la totalidad de esos convenios para pedirles que tuvieran a bien indicar si desde su comunicación anterior había cambiado su posición y si la información proporcionada en dicha comunicación seguía siendo válida. El mes de marzo, la OIT había recibido respuestas de 64 de los 130 países a los que se había enviado la carta más reciente. El Consejo de Administración, en su 274.ª reunión (marzo de 1999) fue informado de que dicha campaña había dado por resultado 116 nuevas ratificaciones de estos siete convenios.

Revisión de las normas

El Grupo de Trabajo sobre política de revisión de normas continuó su labor consistente en examinar la necesidad de revisión de las normas. Con el examen en marzo de los convenios sobre la gente de mar, prácticamente concluyó su labor sobre los convenios, e inició un examen detallado de las recomendaciones internacionales del trabajo tras una discusión preliminar sobre el método a seguir para dicha revisión. Esta es la primera vez que se ha sometido la situación de las recomendaciones a un examen tan detallado. Asimismo, se llevó a cabo un examen anual del curso dado a las decisiones tomadas por el Grupo de Trabajo en el pasado(21).

Discriminación

En marzo, la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo llevó a cabo su examen anual de la acción de la OIT en materia de discriminación en el empleo y la ocupación, sobre la base de un informe general sobre la marcha de las actividades preparado por la Oficina(22). Este examen abarcó la supervisión de las normas en esta materia, así como la igualdad de la mujer y las actividades de la OIT en este ámbito, con inclusión de la formación especial prevista para el personal de la OIT en lo concerniente a las cuestiones de género y cómo integrar las preocupaciones del género en los programas y proyectos de la OIT, las cuestiones de discriminación relativas a los trabajadores migrantes, los trabajadores discapacitados, los pueblos indígenas y tribales, y los trabajadores de los territorios árabes ocupados. También se prestó atención al creciente número de reclamaciones que ha recibido la Oficina sobre la aplicación de los convenios relativos a este ámbito.

Los trabajadores migrantes

Se prestó atención asimismo al examen anual de la acción de la OIT acerca de la discriminación en el empleo y la ocupación en relación con los trabajadores migrantes. Los problemas que se plantean en este campo se señalaron una vez más en las conclusiones del Estudio general sobre los convenios relativos a los trabajadores migrantes que realizó en 1998 la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones, y que se presentará a la Conferencia en su presente reunión. El Consejo de Administración señaló que el desarrollo de la migración por motivos de empleo está acaparando cada vez más la atención de los mandantes de la OIT, como resultado de lo cual hay un número creciente de solicitudes de asistencia técnica. Se ha encomendado al Servicio de Condiciones de Trabajo y Prestaciones Sociales (CONDI/T) de la OIT la dirección de las labores del Grupo de Trabajo sobre la migración internacional, que estableció el Grupo de Tareas (del CAC) sobre servicios sociales básicos para todos. En el marco de este Grupo de Trabajo, se celebró un Coloquio sobre migración internacional y desarrollo, que tuvo lugar en La Haya del 29 de junio al 3 de julio de 1998, con el fin de examinar las principales cuestiones en materia de política de migración internacional y desarrollo que deben abordar los gobiernos, tales como la protección de los migrantes y la prevención de su marginación económica y social; la evaluación, mediante estudios de casos por país, de la eficacia de las políticas, los procedimientos, las medidas y los mecanismos existentes, así como propuestas para que los gobiernos fomenten corrientes migratorias ordenadas y contrarresten la marginación económica y social de los migrantes. El informe sobre el coloquio(23) se publicó a finales de 1998 y se prevé que a raíz de él aumenten las solicitudes de asistencia técnica de los mandantes de la OIT.

Libertad sindical

El Comité de Libertad Sindical siguió recibiendo un gran número de quejas sobre cuestiones relativas a las relaciones laborales y los derechos humanos, y examinó más de 120 casos diferentes(24). Varios casos particularmente graves relativos a Nigeria y Colombia fueron objeto de los procedimientos previstos en el artículo 26 de la Constitución de la OIT (véase más abajo).

Procedimientos constitucionales (artículo 26 de la Constitución)

En noviembre, el Consejo de Administración tomó nota del informe(25) de la Comisión de Encuesta instituida en virtud del artículo 26 de la Constitución de la OIT, para examinar la observancia por Myanmar del Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930 (núm. 29), presentada por delegados a la 83.ª reunión (1996) de la Conferencia y, en marzo, examinó un informe sobre las medidas tomadas por el Gobierno de Myanmar para dar cumplimiento a las recomendaciones formuladas en el informe. Sobre la base de dicho informe, solicitó al Director General que informase a los miembros del Consejo de Administración, mediante un informe escrito, antes del 21 de mayo de 1999 o a más tardar en esa fecha, acerca de las medidas tomadas por el Gobierno de Myanmar para dar cumplimiento a las recomendaciones de la Comisión de Encuesta, así como otras informaciones sobre la asistencia técnica solicitada o prestada. Asimismo, se solicitó al Director General que, al preparar el informe antes mencionado, tuviese en cuenta todo comentario formulado por el Gobierno de Myanmar, así como cualquier información procedente de organizaciones de trabajadores y de empleadores, y de otras fuentes fiables, y que diera a conocer inmediatamente después los resultados y conclusiones de la Comisión de Encuesta en todo el sistema de las Naciones Unidas e incluyese en el informe antes mencionado todas las respuestas recibidas a este respecto. El Consejo de Administración también decidió incluir en el orden del día de su 276.ª reunión un punto titulado: «Medidas y recomendaciones previstas según lo dispuesto en el artículo 33 de la Constitución de la OIT para garantizar el cumplimiento por el Gobierno de Myanmar de las recomendaciones de la Comisión de Encuesta».

Tras la admisión de la misión de contactos directos de la OIT en Nigeria el mes de agosto de 1998, en noviembre, el Consejo de Administración tomó nota del informe correspondiente, aprobó las conclusiones y solicitó al Gobierno de Nigeria que le comunicara toda la información reunida sobre las cuestiones planteadas en los casos núms. 1793 y 1935, con tiempo para que el Comité de Libertad Sindical pudiese examinarla en su próxima reunión (marzo de 1999). Asimismo, solicitó al Director General que transmitiese el informe de la misión de contactos directos a la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones para que ésta lo examinase en su reunión de noviembre-diciembre de 1998 en relación con la aplicación por parte de Nigeria de los convenios ratificados pertinentes, y que suspendiese la labor de la Comisión de Encuesta durante ese examen y hasta que el Consejo de Administración decidiera otra cosa(26). En el informe que presentó en marzo sobre los casos que habían dado lugar al procedimiento constitucional(27), el Comité de Libertad Sindical instó al Gobierno de Nigeria a que modificara la legislación laboral pertinente, y señaló a la atención de la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones los aspectos legislativos de esos casos.

Con relación a la queja relativa a la observancia por Colombia del Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948 (núm. 87), y del Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva, 1949 (núm. 98), presentada por varios delegados a la 86.ª reunión (1998) de la Conferencia en virtud del artículo 26 de la Constitución de la OIT, el Consejo de Administración decidió en noviembre que el Director General solicitara al Gobierno de Colombia que comunicase sus observaciones sobre la queja de manera que llegasen a su poder a más tardar el 15 de enero de 1999, y que en marzo de 1999 el Consejo de Administración decidiese, a la luz de la información que hubiese proporcionado el Gobierno de Colombia con respecto a la queja y de las recomendaciones del Comité de Libertad Sindical sobre la queja y los casos que aún tenía pendientes, si debían ser remitidos en su conjunto a una Comisión de Encuesta(28).

En marzo, basándose en un informe presentado por su Comité de Libertad Sindical(29), el Consejo de Administración decidió aplazar hasta la 276.ª reunión (noviembre de 1999) la decisión sobre el nombramiento de una comisión de encuesta y la selección de sus miembros, y dispuso al mismo tiempo las medidas necesarias para financiar la labor de dicha comisión(30).

Reclamaciones presentadas en virtud del artículo 24
de la Constitución de la OIT

El año pasado, el Consejo de Administración recibió una serie de reclamaciones presentadas por organizaciones de trabajadores en virtud del artículo 24 de la Constitución y estableció comisiones para examinar las reclamaciones recibidas con respecto a: Bolivia (Convenio núm. 169), Bosnia y Herzegovina (Convenio núm. 111), Chile (Convenios núms. 35, 36, 37 y 38), Etiopía (Convenio núm. 111) y México (Convenio núm. 169), y remitió al Comité de Libertad Sindical los alegatos concernientes a los Convenios núms. 87 y 98 formulados en una reclamación relativa a Dinamarca.

El Consejo de Administración adoptó las recomendaciones formuladas por las comisiones constituidas para examinar reclamaciones relativas a México (Convenio núm. 169), España (Convenios núms. 97, 111 y 122), Perú (Convenio núm. 169), Venezuela (Convenio núm. 122), Chile (Convenios núms. 35 y 37), Dinamarca (Convenio núm. 122) y Bolivia (Convenio núm. 169).

En noviembre, la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo examinó un documento que proporcionaba una información detallada sobre la revisión del procedimiento de examen de las reclamaciones presentadas en virtud del artículo 24 de la Constitución de la OIT. El Consejo de Administración solicitó a la Oficina que le presentase, en noviembre de 1999, un documento que reflejase la orientación impartida por sus miembros, en el que se deberían abordar las cuestiones siguientes: la necesidad de efectuar ciertos ajustes en el procedimiento, los objetivos de la revisión y las soluciones que podrían preverse(31).

Equipos multidisciplinarios

En noviembre, la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo examinó las actividades de los equipos multidisciplinarios en relación con las normas basándose en un documento de la Oficina(32) en el cual se describe la labor realizada en lo relativo a: la promoción de los convenios fundamentales, las obligaciones constitucionales, la legislación laboral, los objetivos por país, el diálogo social y las actividades de los interlocutores sociales, las cuestiones de género, el trabajo infantil, las zonas francas industriales, la Conferencia Internacional del Trabajo y el programa de actualización de conocimientos sobre las normas.

Recomendación de la UNESCO sobre la condición del personal
docente de la enseñanza superior, 1997

El Consejo de Administración solicitó en 1998 al Director General que prosiguiese las consultas con el Director General de la UNESCO con miras a someter a una de las futuras reuniones del Consejo Ejecutivo de la UNESCO una propuesta relativa a la posible extensión del mandato del Comité Mixto OIT/UNESCO de expertos de modo de abarcar la aplicación de la Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior (CEART) con miras al seguimiento de la Recomendación de la UNESCO(33). En marzo, el Consejo de Administración reiteró su inquietud acerca de esta cuestión e invitó al Director General a que prosiguiera y completase las consultas con el Director General de la UNESCO, a fin de que el Consejo de Administración pudiese presentar un informe sobre el tema en noviembre de 1999.

En marzo, el Consejo de Administración tomó nota de un informe provisional del Comité Mixto OIT/UNESCO de expertos sobre la aplicación de la Recomendación relativa a la situación del personal docente, en el que se examinan alegaciones sobre el incumplimiento por la República Checa de algunas disposiciones de la citada Recomendación, y autorizó al Director General a comunicar este informe provisional al Gobierno de la República Checa y al Sindicato Checo y Moravo de Trabajadores de la Esfera de la Educación (CMOS P), y a invitarles a dar curso a las acciones de seguimiento necesarias que se recomiendan en el informe(34).

Preparativos de la consulta internacional sobre el seguimiento
de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social

En marzo, el Consejo de Administración, mediante su Comisión de Empleo y Política Social, examinó un documento de la Oficina(35) en el cual se hace una reseña de los progresos realizados en las evaluaciones de la política de empleo en el plano nacional hasta fines de enero de 1999. Esta labor forma parte de las actividades de la OIT destinadas a dar cumplimiento a la Declaración y Programa de Acción adoptados por la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, y en especial a la promoción del objetivo del pleno empleo, productivo y libremente elegido, sin menoscabo alguno de los derechos básicos de los trabajadores (apartado a) del tercer compromiso de la Declaración). El objetivo de las evaluaciones de la política del empleo en el plano nacional es ayudar a los Estados Miembros a concretar su compromiso por medio de la selección adecuada de las correspondientes políticas económicas y sociales, así como de la creación de instituciones eficaces y del marco jurídico necesario. En las propuestas de Programa y Presupuesto para 1998-1999 se prevén entre ocho y diez evaluaciones en diversos países, seleccionados de modo que se mantenga un equilibrio regional y que se tengan en cuenta los diversos grados de desarrollo. En la actual ronda de evaluaciones, se han seleccionado países en desarrollo y en transición (Barbados, Brasil, Côte d'Ivoire, Kenya, Pakistán, Tailandia y Ucrania), y también países miembros de la OCDE (Austria, Dinamarca, Irlanda y Países Bajos), en el caso de estos últimos, las evaluaciones se llevan a cabo en un marco comparativo. Todas las evaluaciones se realizan con el pleno consentimiento de los gobiernos y la total cooperación de los interlocutores sociales. En el documento de la Oficina se indica en qué etapa se encuentran las evaluaciones de cada país. Las evaluaciones se reflejarán en el informe que la Oficina está preparando con miras a la consulta internacional sobre el seguimiento de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, que se celebrará en Ginebra del 2 al 4 de noviembre de 1999.

Se han celebrado también cuatro consultas regionales en relación con el seguimiento de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social. Estas consultas tuvieron lugar en Asia, Europa central y oriental y Africa, además de la consulta en la que participaron cuatro países de Europa occidental. Está previsto celebrar otra reunión similar en septiembre de 1999 en Beirut, con la plena participación de los países de la región árabe.

Informe sobre el empleo en el mundo 1998-1999: empleabilidad
y mundialización. Papel fundamental de la formación

En noviembre, el Consejo de Administración examinó el último número del Informe sobre el empleo en el mundo en lo relativo a sus repercusiones en materia de política y actividades de la OIT(36). Este informe es el tercero de una serie de informes de la OIT que ofrecen una perspectiva internacional sobre cuestiones de actualidad en materia de empleo. En dicho informe se analiza la situación mundial del empleo y se examina de qué manera los países pueden desarrollar la mejor estrategia de formación posible y sistemas flexibles de capacitación para hacer frente al ritmo acelerado de los cambios de gran alcance que tienen lugar actualmente. Se presenta además un análisis detallado de los sistemas de formación en todo el mundo y de las estrategias de formación destinadas a incrementar la competitividad nacional, mejorar la eficacia de las empresas y promover el crecimiento del empleo. Se examinan además desde un punto de vista crítico políticas y programas específicos para mejorar las oportunidades de empleo de las mujeres, así como las calificaciones y la empleabilidad de la mano de obra del sector no estructurado y de las categorías vulnerables de trabajadores (en particular los jóvenes más expuestos, los desempleados de larga duración, los trabajadores de edad relegados y los discapacitados), y se proponen sugerencias prácticas y viables en cuanto a las medidas que pueden tomar los mandantes de la OIT para mejorar sus actuales sistemas de formación y lograr que respondan de manera más eficaz a las necesidades cambiantes del mercado de trabajo.

Programas de creación de empleos en la OIT

En noviembre, la Comisión de Empleo y Política Social examinó también los programas de creación de empleo en la OIT, así como la ventaja comparativa de la OIT en este ámbito. Los documentos de la Oficina se centraron en los programas con un alto coeficiente de empleos y la creación de empleo mediante el fomento de las empresas y las cooperativas respectivamente(37). En el primero de dichos documentos se examina el papel de la OIT durante los dos últimos decenios en lo que respecta a promover la utilización de métodos basados en una alta densidad de mano de obra en los programas de inversión en infraestructura, y se explica asimismo cómo las intervenciones de la OIT en este ámbito han pasado de planes de creación de empleo a corto plazo a programas a largo plazo destinados a aumentar la influencia de las inversiones en el empleo, mejorar las condiciones laborales y fomentar la pequeña y mediana empresa. Esta labor se ha centrado también en enfoques comunitarios del desarrollo y la organización de los trabajadores del sector no estructurado, así como en la participación de los interlocutores sociales. En el segundo documento se examina la estrategia de la OIT para ayudar a los mandantes a crear empleos mediante el fomento de las empresas y las cooperativas, se pone de relieve la importancia vital de las empresas privadas para el empleo, se indican las cuestiones fundamentales que deben afrontar los mandantes en lo relativo al fomento de las empresas, y se examinan varias actividades de apoyo desplegadas por la OIT para promover la creación de empleo en las empresas.

Políticas y actividades de la OIT relativas a la readaptación profesional

En marzo, el Consejo de Administración examinó la primera parte de un documento de la Oficina(38) con informaciones detalladas sobre sus dos subprogramas relativos a la formación y el empleo de los trabajadores discapacitados y a la prevención del abuso de drogas y alcohol en el lugar de trabajo. En la primera parte se hace referencia al alcance y la índole de la discapacidad, y se explica por qué la OIT se ocupa de estos problemas y de qué manera esto se relaciona con las normas y el mandato de la Organización, así como con otras actividades que ésta lleva a cabo. Asimismo, se ilustra la evolución del programa y la visión del futuro que tiene la OIT.

Relaciones con las instituciones de Bretton Woods y el G-8

En marzo, el Consejo de Administración examinó un documento de la Oficina con información pormenorizada sobre las relaciones con la instituciones de Bretton Woods(39), en el cual se hace hincapié en las repercusiones de la mundialización y las actividades relativas a la crisis financiera en Asia y sus efectos en otras partes del mundo. En el documento se señala la considerable y continua interacción entre los funcionarios de la OIT y las instituciones de Bretton Woods en el contexto de las iniciativas de la Asamblea General, el CAC y el Consejo Económico Social, en ámbitos tales como el seguimiento de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social y otras conferencias mundiales, los derechos humanos, la función del microcrédito en la erradicación de la pobreza y el «nuevo programa de las Naciones Unidas para el desarrollo de Africa en el decenio de 1990». En particular, la OIT continúa participando activamente en los esfuerzos del CAC por fomentar la cooperación entre las instituciones de Bretton Woods y el sistema de las Naciones Unidas.

Segundo Foro Empresarial de la OIT

En marzo, el Consejo de Administración examinó la marcha de los preparativos para el Segundo Foro Empresarial de la OIT que ha de celebrarse en noviembre de 1999(40). En el documento de la Oficina se hace referencia a las dos reuniones de grupo celebradas por los representantes de los Grupos de los Trabajadores y de los Empleadores, la Oficina de Actividades para los Empleadores y la Oficina de Actividades para los Trabajadores y el Departamento de Desarrollo de Empresas y Cooperativas para examinar las disposiciones necesarias para organizar el Foro, entre las que se incluyen la identificación de los candidatos a ponentes principales, así como los asesores y los estudios de caso que permitan crear un programa eficaz y estimulante con respecto a algunos de los temas que figuran en el documento conceptual que obtuvo el apoyo de la Comisión en marzo. Aunque siguen examinándose aún muchas de las sugerencias específicas relativas a los ponentes principales, los asesores y los estudios de casos, la Oficina Ejecutiva del Secretario General de las Naciones Unidas está de acuerdo con que el Secretario General apoye el Segundo Foro Empresarial de la OIT. Se está examinando también la posibilidad de que el Secretario General pronuncie una declaración inicial mediante un enlace satélite.

Con el fin de garantizar una amplia gama de aportaciones al Foro, se invita a los mandantes y otros interesados a presentar artículos, resultados de investigaciones y otro tipo de material sobre los principales temas abarcados por las reuniones más importantes del Foro: la evolución del mercado; estrategias competitivas basadas en los recursos humanos; la ciudadanía de la empresa y las iniciativas sociales, y la explotación de las posibilidades de empleo de las pequeñas empresas.

Resolución sobre el empleo juvenil adoptada en la 86.ª reunión
de la Conferencia (1998)

En marzo, el Consejo de Administración examinó el curso que debe darse a la resolución sobre el empleo juvenil adoptada por la Conferencia en 1998, en la cual se facilitan orientaciones a los Estados Miembros y a las organizaciones de empleadores y de trabajadores para la formulación y puesta en práctica de políticas destinadas a abordar las cuestiones relacionadas con el empleo juvenil, y se incluye también un llamamiento para promover una acción internacional en favor del empleo juvenil(41). Se hace también referencia a las propuestas incluidas en el proyecto de Programa y Presupuesto para 2000-2001, y en particular a la gran prioridad que se atribuye al empleo juvenil y la creación de una base de datos y a la difusión de informaciones relativas al empleo juvenil, así como a la contribución de la OIT a la Conferencia Mundial de Ministros Responsables de la Juventud (Lisboa, agosto de 1998), cuyo principal resultado fue la Declaración de Lisboa sobre políticas y programas para la juventud. A partir de los resultados obtenidos con el Programa de acción sobre el desempleo de los jóvenes en 1996-1997, se completará y difundirá en breve un informe comparativo detallado sobre las políticas y experiencias nacionales en la materia, en el que se abordarán cuestiones relacionadas con el párrafo 1 de la resolución.

Actividades de la OIT relacionadas con el empleo
en el contexto de la crisis económica

En noviembre, la Comisión de Empleo y Política Social del Consejo de Administración examinó la creciente crisis económica que afecta gravemente a muchos de los Estados Miembros, y en particular su incapacidad para frenar el creciente desempleo, la pobreza y la inseguridad del empleo. La Comisión observó que se estaba produciendo una aminoración del crecimiento mundial, y que la mayor parte de las previsiones estaban experimentado importantes revisiones a la baja. Se señaló, asimismo, que aunque los problemas que tienen en la actualidad determinados países son extremadamente graves y requieren la adopción de medidas y acciones inmediatas, existe una crisis económica general que es prácticamente mundial y que afecta a muchos más países. La Comisión solicitó a la Oficina que presentase un breve panorama general de la naturaleza de la crisis mundial y de la acción desplegada por la OIT para ayudar a ciertos países. En el documento resultante, que la Comisión examinó en marzo(42), se presenta un panorama general de la crisis económica mundial y de la respuesta de las instituciones financieras internacionales, así como de las actividades y respuestas de la OIT, y se examina además una selección de actividades de la OIT relativas a las pérdidas de empleo, la promoción de políticas activas de mercado de trabajo y servicios de empleo, programa de actividades con alto coeficiente de empleo, la protección social, la creación de empleos por medio del desarrollo de empresas y cooperativas, y las cuestiones de género.

Acontecimientos en las Naciones Unidas

En marzo, el Consejo de Administración llevó a cabo su examen anual de los acontecimientos registrados en el sistema de las Naciones Unidas que tienen importancia para la OIT. En el documento elaborado por la Oficina(43) se señalan las principales cuestiones abordadas en la Asamblea General antes de pasar a examinar de manera detenida los asuntos prioritarios para la OIT en ámbitos tales como los derechos humanos, el desarrollo social, las cuestiones relativas a la mujer y la igualdad de género, el trabajo infantil, los jóvenes y las personas de edad y el programa de Empleos para Africa. También se hace referencia a la participación de la OIT en las principales reuniones patrocinadas por las Naciones Unidas, entre ellas las del Consejo Económico y Social (ECOSOC), la Comisión de Desarrollo Social, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer y el Comité Administrativo de Coordinación.

Cuestiones financieras

En noviembre, el Consejo de Administración tomó nota de dos documentos informativos, sobre la cooperación entre la OIT y los donantes multibilaterales y sobre la tecnología de la información en la OIT, respectivamente. También aprobó un crédito de 290.000 dólares destinados a completar la construcción de los locales de la OIT en Islamabad.

En marzo, el Consejo de Administración aprobó las nuevas disposiciones que regirán la celebración de las reuniones regionales. También tomó nota del informe del Auditor Interno Jefe para 1998, así como de dos informes sobre las actividades de seguimiento emprendidas por la Oficina con relación al informe del Auditor Externo correspondiente a 1996-1997 y al informe del Auditor Interno Jefe correspondiente a 1997. Asimismo, el Consejo de Administración recibió información sobre la finalización de los trabajos de construcción de los locales de la OIT en Islamabad.

Actividades sectoriales

Programa de actividades sectoriales para 2000-2001

En noviembre, el Consejo de Administración determinó cuáles iban a ser las 12 reuniones sectoriales que debían figurar en las Propuestas de Programa y Presupuesto para 2000-2001 correspondientes al programa principal 100 (Actividades sectoriales)(44); en marzo, decidió cuál iba a ser la composición y el objeto de cada una de dichas reuniones(45). El Consejo tomó nota de los informes correspondientes a algunas reuniones sectoriales y autorizó su distribución(46).

Conferencia Internacional del Trabajo

El Consejo de Administración sigue encargándose de seleccionar los puntos para el orden del día de la Conferencia sobre la base del nuevo método de repertorio de temas, con arreglo al cual se celebran amplias consultas en el marco de las cuales se va conformando un repertorio de puntos disponibles para la selección de cada año, el que se actualiza y amplía en forma continua. En 1998, el número de respuestas dadas por los gobiernos a las consultas sobre el repertorio aumentó en aproximadamente un 30 por ciento con respecto al año anterior; un buen número de dichas respuestas se formularon luego de consultas tripartitas preliminares. El método de la elaboración de un repertorio de temas responde a la necesidad de establecer un programa de trabajo para un período de varios años, que permita preparar mejor las labores de la Conferencia. Consecuentemente, en el mismo se incluyen propuestas que se encuentran en distintos niveles de elaboración. En el documento presentado por la Oficina en noviembre figuraban posibles temas de trabajo repartidos en más de 30 esferas temáticas(47).

Basándose en este repertorio, el Consejo de Administración redujo a nueve su selección de temas posibles; en marzo, el Consejo adoptó el orden del día de la reunión de la Conferencia que se celebrará el año 2001. En el entendido de que el tema que figuraba en el orden del día de la 88.ª reunión (2000) de la Conferencia con el título de «Perfeccionamiento de los recursos humanos: orientación y formación profesionales» iba a abarcar también la cuestión del empleo de los menores, el Consejo de Administración inscribió en el orden del día de la 89.ª reunión (2001) de la Conferencia sendos puntos relativos a la promoción de las cooperativas (con miras a la formulación de normas) y a la seguridad social: temas y perspectivas (discusión general).

En marzo, el Consejo de Administración examinó nuevamente la cuestión de los aspectos jurídicos de las reformas introducidas en el funcionamiento de la Conferencia Internacional del Trabajo y la posibilidad de consolidar dichas reformas en el Reglamento de la Conferencia(48). El Consejo decidió que todas las medidas aplicadas en 1998 iban a regir también para la presente reunión, y que la cuestión sería examinada nuevamente en noviembre de 1999.

Otras cuestiones

En junio de 1998, el Consejo de Administración tomó nota del informe de la Reunión de expertos sobre estadísticas del trabajo: lesiones profesionales(49).


1. http://www.ilo.org/public/spanish/20gb/index.htm

2. Documento GB.273/3.

3. Documento GB.274/2 y Add. 1.

4. Documentos GB.274/LILS/3/1 y GB.274/10/2.

5. Documento GB.273/4.

6. Documento GB.272/4.

7. Documento GB.273/14/1.

8. Coloquio del Consejo de Administración sobre las repercusiones sociales de la crisis financiera de Asia: documentos GB.274/4/1, GB.274/4/2 y GB.274/4/3. Las conclusiones del Coloquio figuran en el documento GB.274/4/4. Véase también The Asian Financial Crisis: The challenge for social policy, Eddy Lee, Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra, 1998 (disponible solo en inglés).

9. Documento GB.273/WP/SDL/1 (Rev. 1) y Add. 1 (Resumen).

10. Informe oral del Presidente del Grupo de Trabajo: http://www.ilo.org/public/spanish/20gb/docs/gb273/gb-12.htm (disponible sólo en Internet).

11. Documento GB.274/WP/SDL/1.

12. Informe oral presentado por el Presidente del Grupo de Trabajo: http://www.ilo.org/public/spanish/20gb/docs/gb274/gb-15.htm (disponible sólo en Internet).

13. Documentos GB.273/WP/SDL/2 y GB.274/WP/SDL/2. Los antecedentes se exponen en el documento GB.270/WP/SDL/1/2.

14. Informe oral presentado por el Presidente del Grupo de Trabajo: http://www.ilo.org/public/spanish/20gb/docs/gb274/gb-15.htm (disponible sólo en Internet).

15. Documentos GB.273/TC/2 y GB.273/11, párrafos 67-108. Para más información sobre los antecedentes del Grupo de Trabajo, véase el documento GB.271/TC/1.

16. Documento GB.274/14.

17. Documento GB.274/TC/2. Para mayores antecedentes, véase el documento GB.270/TC/2.

18. Documento GB.273/TC/1.

19. Documento GB.274/TC/3.

20. Documento GB.274/LILS/5. Véanse asimismo el documento GB.273/LILS/5 y los informes de la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo: segundo informe: normas internacionales del trabajo (documentos GB.273/8/2, párrafos 8-18, y GB.274/10/2, párrafos 10-21).

21. Informes de la Comisión de Cuestiones Jurídicas y Normas Internacionales del Trabajo: segundo informe: normas internacionales del trabajo (documentos GB.273/8/2 y GB.274/10/2). Informes del Grupo de Trabajo: documentos GB.273/LILS/4 (Rev. 1) y GB.274/LILS/4 (Rev. 1).

22. Documento GB.274/LILS/6.

23. Technical Symposium on International Migration and Development, FNUAP, Nueva York, 1998.

24. Informes del Comité de Libertad Sindical: documentos GB.273/6/1, GB.273/6/2, GB.274/8/1, GB.274/8/2 y GB.274/8/3.

25. Trabajo forzoso en Myanmar (Birmania): Informe de la Comisión de encuesta instituida en virtud del artículo 26 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo para examinar la observancia por Myanmar del Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930 (núm. 29), OIT, Ginebra, 2 de julio de 1998. Véase también el documento GB.274/5.

26. Documento GB.273/15/1.

27. Documento GB.274/8/3.

28. Documento GB.273/15/2.

29. Documento GB.274/8/2.

30. Documento GB.274/9/1, párrafo 86.

31. Documentos GB.273/LILS/1 y GB.273/8/1.

32. Documento GB.273/LILS/6.

33. Documentos GB.273/LILS/9/1 y GB.274/LILS/8.

34. Documento GB.274/LILS/9/1.

35. Documento GB.274/ESP/5.

36. Documentos GB.273/ESP/1/1 y GB.273/ESP/1/2. Por lo que se refiere a la discusión del Informe en la Comisión de Empleo y Política Social, véase el documento GB.273/9.

37. Documentos GB.273/ESP/4/1 y GB.273/ESP/4/2.

38. Documento GB.273/ESP/3 (publicado en noviembre).

39. Documento GB.273/ESP/6 y Add. 1 (publicado en noviembre).

40. Documento GB.274/ESP/2. Mayores detalles figuran en el documento GB.273/ESP/2.

41. Documento GB.273/ESP/7 (publicado en noviembre).

42. Documento GB.274/ESP/4.

43. Documento GB.274/7.

44. Estas eran: Agricultura, plantaciones y otros sectores rurales: hacia un desarrollo agrícola sostenible mediante la modernización de la agricultura y el empleo en una economía mundializada; Producción mecánica de base: la seguridad y la salud en las industrias de los metales comunes no ferrosos; Construcción: la industria de la construcción en el siglo XXI: su imagen, perspectivas de empleo y necesidades en materia de calificaciones; Educación: la educación permanente en el siglo XXI: nuevas funciones para el personal de educación; Servicios financieros y servicios profesionales: incidencias sobre el empleo de las fusiones y adquisiciones en el sector de los servicios financieros y de la banca; Silvicultura, madera, celulosa y papel: la dimensión social y laboral y los cambios en las industrias de la silvicultura y de la madera; Hoteles, turismo y restauración: el desarrollo de los recursos humanos, el empleo y la mundialización en el sector de la hotelería, la restauración y el turismo; Medios de comunicación, cultura y artes gráficas: las tecnologías de la información en las industrias de los medios de comunicación y del espectáculo: sus repercusiones en el empleo, las condiciones de trabajo y las relaciones entre los trabajadores y los empleadores; Textiles, vestido, cuero y calzado: las prácticas laborales en las industrias del calzado, el cuero, los textiles y el vestido; Industrias de medios de transporte: las repercusiones sociales y laborales de la mundialización en las industrias de medios de transporte; Sector marítimo, industrias portuarias, pesquerías y transportes fluviales: 29.ª reunión de la Comisión Paritaria Marítima; Sectores de los servicios públicos y privados: la incidencia de la descentralización y cuestiones de la privatización en los servicios municipales. Véanse los documentos GB.273/STM/1 y GB.273/10.

45. Documentos GB.274/STM/1 y GB.274/13.

46. Estas eran: la Decimosexta Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (Ginebra, 6-15 de octubre de 1998), la primera reunión del Grupo mixto de trabajo FAO/OIT/OMI sobre formación y titulación de pescadores, el Grupo mixto de trabajo OMI/OIT relativo al Convenio sobre las horas de trabajo a bordo y la dotación de los buques, 1996 (núm. 180), la Reunión tripartita sobre las cuestiones relativas al empleo y a las relaciones de trabajo en las refinerías de petróleo, la Reunión tripartita sobre la vertiente laboral de la transformación estructural y normativa, y de la mundialización en los servicios de correos y telecomunicaciones, la Reunión tripartita sobre la evolución tecnológica y el empleo en las industrias de productos alimenticios y bebidas, la Reunión tripartita de países que poseen zonas francas industriales, la Reunión paritaria sobre las condiciones de empleo y de trabajo en el marco de las reformas del sector de la salud, la Reunión tripartita sobre la repercusión de las disposiciones sobre flexibilidad de los mercados de trabajo en las industrias mecánicas, eléctricas y electrónicas y la Reunión paritaria sobre el desarrollo de los recursos humanos de la función pública en el contexto del ajuste estructural y del proceso de transición. Véanse los documentos GB.273/10 y GB.274/13. Los informes existen en edición separada y también figuran en los documentos presentados a la Comisión de Reuniones Sectoriales y Técnicas y Cuestiones Afines.

47. Documento GB.273/2.

48. Documento GB.274/LILS/2.

49. Documento GB.272/3.


Para todo complemento de información, diríjase al Servicio de Relaciones Oficiales (REL OFF), número de teléfono: +41.22.799.7732, número de fax: +41.22.799.8944, correo electrónico: RELOFF@ilo.org


Copyright © 1999 Organización Internacional del Trabajo (OIT)
Descargo de responsabilidad
webinfo@ilo.org
Esta página fue creada por HK, y aprobada por RH. Ultima actualización: 7 de julio de 1999.