La OIT es una agencia especializada de lasNaciones Unidas
ILO-es-strap

[ Indice | PyP para 1998-99 ]

Programa principal 90. Condiciones y medio ambiente de trabajo

Resumen de las propuestas para 1998-1999 y comparación con el bienio anterior (comprendidas otras fuentes de financiación)

PROGRAMA

TITULO

ANOS/MESES TRABAJO

DOLARES DE ESTADOS UNIDOS

    SERVICIOS ORGANICOS SERVICIOS GENERALES GASTOS DE PERSONAL OTROS GASTOS TOTAL RECURSOS
90.1 DIRECCION DEL DEPARTAMENTO 15/04 8/00 3,053,080 1,505,551 4,558,631
90.2 SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO 34/01 24/05 7,234,690 543,908 7,778,598
90.3 CONDICIONES DE TRABAJO 19/02 10/05 3,772,655 461,072 4,233,727
TOTALES PARA 1998-99
PRESUPUESTO ORDINARIO 68/07 42/10 14,060,425 2,510,531 16,570,956
  OTRAS FUENTES 5/08 5/06 1,331,390 25,453,667 26,785,057
TOTALES PARA 1996-97
PRESUPUESTO ORDINARIO 67/07 47/00 16,918,128 3,465,909 20,384,037
  OTRAS FUENTES 6/01 3/00 1,374,336 19,525,049 20,899,385

90.1. En materia de condiciones y medio ambiente de trabajo, el trance que hay que superar obedece a dos series de factores. Por un lado, los cambios económicos y tecnológicos de gran magnitud que se han ido produciendo de manera a menudo imprevisible y a un ritmo muy rápido, impulsados en especial por las políticas de mundialización, liberalización y privati zación, han contribuido a que se pongan en duda valores consagrados y formas tradicionales de protección social. Por otro lado, como puede comprobarse a raíz de las discusiones en curso sobre las consecuencias sociales de la liberalización del comercio, es tal la preocupación que suscitan los derechos de los trabajadores, las disparidades observadas en cuanto a los grados y niveles de protección que se les brindan en distintos países, así como dentro de una misma nación, y las consecuencias de tales divergencias en el comercio y la competencia internacionales, que ese tema ha pasado al primer plano entre los que reclaman un debate internacional. Ante el desafío que plantean estas cuestiones y las necesidades que ponen en evidencia, los mandantes tripartitos de la OIT habrán de concebir respuestas originales e innovadoras.

90.2. El objetivo perseguido por este programa principal es contribuir a la formulación y ejecución por los mandantes de la OIT de programas y políticas para el mejoramiento de las condiciones y medio ambiente de trabajo, que también abarquen programas y medidas destinados a combatir el trabajo infantil. Todas las actividades planificadas en el marco del programa principal 90 han sido ideadas con objeto de que puedan plasmarse en una serie de contribuciones que den una base integral a la realización en el año 2000 de un coloquio internacional sobre la protección de los trabajadores en las condiciones que se requieran en el siglo XXI. Estas actividades incluyen el desarrollo y promoción de normas internacionales del trabajo y la provisión de servicios técnicos consultivos, informaciones y formación destinados a los mandantes de la OIT, pero también comprenderán las siguientes iniciativas complementarias:

 

90.3. Los recursos asignados a este programa principal se reducen en términos reales en 1,1 millones de dólares en comparación con el bienio 1996-1997. Hay una reducción de 4/02 años de trabajo de servicios generales compensada parcialmente por un aumento de 1/00 años de trabajo de servicios orgánicos. Las demás reducciones por valor de unos 800.000 dólares incluyen una disminución de los fondos de la CTPO y de los gastos distintos de los de personal. El programa 90.2 (Seguridad y salud en el trabajo) refleja la fusión de dos programas que antes estaban separados (el que llevaba ese mismo nombre y el de Servicios de información sobre seguridad y salud).

90.4. Se confía en que el programa principal contará con unos 25,4 millones de dólares en recursos extrapresupuestarios en el curso del bienio 1998-1999, de los cuales más del 70por ciento serán destinados a las labores que realiza el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC). Por otra parte, se estiman en 600.000 dólares los recursos de que podría disponerse para proyectos sobre condiciones de trabajo e instalaciones y servicios relacionados con el trabajo, y en 7millones de dólares los que se destinarían a proyectos relativos a la seguridad y la salud. Con cargo a los recursos de CTPO se destinarán 1,1millones de dólares a la atención de solicitudes de asistencia recibidas de mandantes de la OIT para la formulación y ejecución de programas nacionales para combatir el trabajo infantil y para el mejoramiento de las condiciones y medio ambiente de trabajo. Además, gracias a la puesta en marcha del Programa mundial sobre seguridad, salud y medio ambiente en el ámbito del trabajo, deberían reforzarse las actividades de cooperación técnica en materia de seguridad y salud en el trabajo.

90.1. Dirección del Departamento

90.5. Se consignan recursos para el Director del Departamento y su personal de apoyo, así como para dos subprogramas (medio ambiente y el mundo del trabajo, y trabajo infantil) y un programa de acción sobre formas extremas de trabajo infantil.

Trabajo infantil

90.6. El Consejo de Administración y la Conferencia han manifestado creciente preocupación ante los problemas relacionados con el trabajo infantil y han instado a la Oficina a aumentar los esfuerzos que realiza para asistir a los Estados Miembros en esa esfera. La Conferencia considera que debe asignarse prioridad a la acción contra las formas extremas de trabajo infantil. El objetivo perseguido por este subprograma es el de reforzar la capacidad con que los mandantes de los tres Grupos constitutivos de la OIT, así como otros sectores interesados, puedan obrar en favor de la eliminación del trabajo infantil. A este respecto se prestará especial atención al desarrollo de un enfoque que permita encaminar hacia metas determinadas una acción valiente e integral contra el trabajo infantil, para lo cual se hará hincapié en los siguientes aspectos: determinar nuevas orientaciones políticas y medios de acción pertinentes; realizar estudios destinados a contribuir a la formulación de políticas; reunir y difundir nuevas informaciones fidedignas; proporcionar más apoyo a las organizaciones de trabajadores y de empleadores, y coordinar actividades propias con las de las organizaciones internacionales y los gobiernos interesados en la lucha contra el trabajo infantil, en general, y en la prevención de los peligros que entrañan ciertos tipos de trabajo, en particular.

90.7. Un elemento importante de la acción de la OIT a ese respecto es todo lo que hace, sea mediante la recopilación y difusión de informaciones o por otros medios, para que se aprecien en todos los niveles de la colectividad los perjuicios que causa el trabajo infantil. En el curso del bienio 1998-1999 se volverá a recurrir a la metodología ideada, ensayada y puesta en práctica durante el bienio anterior para realizar encuestas sobre el trabajo infantil, de modo que puedan prepararse informes periódicos sobre las tendencias observadas en el plano mundial, tal como se prevé en la resolución sobre la erradicación del trabajo infantil, adoptada por la Conferencia en 1996, y conforme a la solicitud que formuló la Reunión Tripartita Oficiosa de Nivel Ministerial sobre el Trabajo Infantil, celebrada con ocasión de la Conferencia en junio de 1996. Las actividades destinadas a promover una mayor sensibilidad colectiva acerca de ese problema comprenderán la organización de seminarios y cursillos y la preparación de informes y folletos sobre distintos aspectos del tema general o sobre cuestiones controvertidas, por ejemplo en relación con las etiquetas que debieran llevar ciertos productos o el comportamiento ético de las empresas, para su eventual utilización por importantes círculos de empresarios o de consumidores o las organizaciones de trabajadores.

90.8. Las labores de la OIT en lo que concierne al trabajo de los niños han sido encomendadas a distintos programas principales, así como a los servicios exteriores, pero una de las responsabilidades del presente subprograma es desarrollar y hacer ejecutar una política y un programa de acción coherentes por toda la Oficina, de manera que se refuercen los nexos entre las actividades de investigación y de información, el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) y otras acciones emprendidas por las oficinas exteriores o los equipos consultivos multidisciplinarios. Se proseguirá la actividad de apoyo destinada a contribuir a la formulación de nuevas normas internacionales del trabajo sobre trabajo infantil, que probablemente serán adoptadas en 1999. Conforme al deseo expresado en junio de 1996 por la Reunión Tripartita Oficiosa de Nivel Ministerial sobre el Trabajo Infantil, también se convocará una reunión de expertos sobre inspección del trabajo y trabajo infantil (154.140 dólares); durante los cinco días de duración previstos participarán en ella personas designadas por 20 gobiernos junto con 10 empleadores y 10 trabajadores, que tendrán la oportunidad de señalar el papel crítico que asumen los inspectores del trabajo en la lucha contra el trabajo de los niños, de poner en evidencia los métodos y modalidades de inspección más eficaces, y de comparar y compartir experiencias en ese campo. También incumbirá al subprograma la responsabilidad activa de promover políticas y medidas concretas por parte de las organizaciones que integran el sistema de las Naciones Unidas, así como de otras instituciones, en favor de la consecución de los objetivos de la OIT en materia de trabajo infantil.

Consecuencias económicas de la acción destinada a eliminar el trabajo infantil

90.9. La meta de la eliminación inmediata de las formas más intolerables de trabajo infantil exige una reforma de las políticas nacionales y requiere cambios en las actitudes sociales. Las reformas necesarias no se limitan a una sola esfera, sino que deben llevarse a cabo en distintos frentes, incluso en lo que atañe al sistema educativo, con miras a que pueda brindarse a todos los niños una instrucción que, sin ser demasiado onerosa, sea de buena calidad y de probada utilidad. En el mercado de trabajo deben tomarse medidas que den posibilidades a los trabajadores más pobres. Una acción de ese tipo requiere reformas orgánicas y acarrea otras consecuencias derivadas de los costos. Habrá que asistir a los Estados Miembros que necesiten ayuda para formular metas asequibles y programas de acción bien integrados, y por ello se procederá a reunir y analizar informaciones sobre los efectos económicos e institucionales de un sistema de enseñanza gratuita universal en beneficio de toda la población infantil, así como sobre los que suscitase la existencia de programas de rehabilitación eficaces en favor de los niños liberados de distintos tipos de trabajo peligroso, o el establecimiento de un sistema eficiente de inspección del trabajo. Para calcular el costo macroeconómico potencial de ciertas opciones políticas preferentes se elaborará un modelo analítico, que una vez ensayado en diversos países de Africa, Asia y América Latina, se dará a conocer, ya refinado, en una publicación que además contendrá material de información y análisis sobre aspectos económicos de la acción contra el trabajo infantil. Esa publicación se utilizará en labores de asesoramiento consultivo y como medio de persuasión en favor de cambios radicales de orientación en las políticas gubernamentales.

Programa de acción

Acción contra las formas extremas de trabajo infantil

90.10. Tanto en la OIT como en la comunidad internacional prima un consenso cada vez mayor sobre la necesidad de que las labores de la OIT centren la prioridad en la acción contra las formas más intolerables de trabajo infantil. Así quedó reflejado en la resolución sobre trabajo infantil adoptada por la Conferencia en 1996, las discusiones celebradas en junio de 1996 en el marco de la Reunión Tripartita Oficiosa de Nivel Ministerial sobre el Trabajo Infantil y el Congreso Mundial sobre la Explotación Sexual de los Niños (Estocolmo, agosto de 1996), así como en los temarios de las conferencias que están organizando en Amsterdam y en Oslo (en febrero y en octubre de 1997, respectivamente) los Gobiernos de los Países Bajos y de Noruega, cada vez en colaboración con la OIT. Esta cuestión también ha sido inscrita por la OIT en el orden del día de las reuniones de 1998 y 1999 de la Conferencia Internacional del Trabajo, con miras a la adopción de nuevas normas sobre trabajo infantil. El objetivo que perseguirá este programa de acción es el de contribuir a que los mandantes de la OIT tomen conciencia de que es posible eliminar con efecto inmediato las formas extremas de trabajo infantil. En la asistencia proporcionada con ese fin se hará uso de los resultados de actividades ya realizadas en ejercicios anteriores y, en especial, de las orientaciones prácticas y del manual de planificación de actividades en pro de la eliminación del trabajo infantil, preparadas en los bienios precedentes. Además, será preciso realizar estudios de índole conceptual y empírica, por ejemplo sobre las materias siguientes: definición de riesgos relacionados con el trabajo; determinación de las ocupaciones y de las industrias en las que son más evidentes esos riesgos u otros peligros, así como de los grupos más vulnerables de niños trabajadores; articulación de cambios legislativos apropiados con medidas para garantizar la observancia de las leyes, y formulación y aplicación de programas de rehabilitación ideados para secundar esas medidas. Habida cuenta de la experiencia nacional y de los resultados de estudios de casos determinados, esa labor se centrará en las formas de asegurar un cumplimiento efectivo. Con todas las nuevas conclusiones extraídas de esos estudios y materiales escogidos provenientes de anteriores documentos de la OIT, se preparará un manual actualizado de orientaciones prácticas sobre el tema, compuesto de informaciones, textos analíticos y propuestas acerca de la mejor manera de desarrollar actividades especiales destinadas a la eliminación de formas extremas de trabajo infantil; este manual será completado con documentación sobre los principales elementos de la acción legislativa. A este respecto se hará hincapié en las medidas destinadas a garantizar la observancia de las disposiciones legales y en la acción que despliegan los gobiernos para lograr que las organizaciones de empleadores y de trabajadores y las organizaciones no gubernamentales colaboren con ellos en las tareas de control e inspección. Además de dicho manual, se preparará material para uso de los medios informativos así como folletos de vulgarización, cuyos principales usuarios serán los ministerios de trabajo, educación y asuntos sociales, los equipos consultivos multidisciplinarios y cuantas personas e instituciones participan en el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), que encontrarán allí material práctico de apoyo para formular programas de acción nacionales contra las formas más intolerables de trabajo infantil. Los resultados de este programa de acción serán evaluados y validados en el curso de diversas reuniones de trabajo.

Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC)

90.11. El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) se extiende en la actualidad a más de veinte países. Las contribuciones a ese Programa aumentaron de unos 5millones de dólares en 1992-1993 a cerca de 24millones de dólares en 1996-1997. El objetivo del IPEC sigue siendo la eliminación gradual del trabajo infantil mediante el fortalecimiento de las capacidades nacionales desplegables con ese propósito y el fomento de un movimiento mundial en contra de esa práctica. El Programa centra sus actividades en la eficacia de las medidas preventivas y asigna prioridad a la erradicación de aquellas formas de trabajo infantil en que son más flagrantes los peligros y la explotación a que están expuestos los niños.

90.12. El IPEC proseguirá su labor de asistencia a los Estados Miembros que la soliciten para evaluar la magnitud del problema del trabajo infantil, desarrollar un plan de acción nacional bien articulado que corresponda a la importancia de los resultados previstos, y llevar a cabo una serie de medidas innovadoras para ir resolviendo el problema. Se dará especial relieve a la repetición y ampliación de proyectos piloto que hayan dado buenos resultados y a la incorporación sistemática de medidas destinadas a resolver distintos aspectos del problema que plantea el trabajo infantil en las políticas, programas y presupuestos de desarrollo social y económico. Por estas razones, el IPEC seguirá incrementando su cooperación, tanto en el ámbito nacional como en jurisdicciones locales, con los ministerios de trabajo y educación y otras instituciones oficiales, así como con las organizaciones de empleadores y de trabajadores, otras organizaciones no gubernamentales y diversos organismos del sistema de las Naciones Unidas.

Medio ambiente, desarrollo sostenible y el mundo del trabajo

90.13. El logro de un desarrollo sostenible sin perjudicar el medio ambiente es uno de los objetivos considerados de máxima prioridad en los planos nacional, regional e internacional, y tiene estrecha relación con los objetivos que se ha fijado la OIT y, entre ellos, los que se refieren a la promoción del empleo y a la protección de los trabajadores. Para asistir a sus mandantes en los esfuerzos emprendidos para hacer frente a ese desafío, la OIT procura incorporar en sus programas y proyectos, cuando procede, aspectos relacionados con la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible, y examina sistemáticamente las actividades a su cargo para no pasar por alto sus posible efectos medioambientales.

90.14. El proyecto interdepartamental sobre el medio ambiente y el mundo del trabajo, realizado en el bienio 1994-1995, permitió la reunión de mucha experiencia práctica en relación con temas de seguridad, salud y medio ambiente, así como la determinación de modalidades originales o novedosas destinadas a fomentar la acción de los mandantes de la OIT en pro de la aplicación de las recomendaciones del Programa 21 en los ámbitos de la empresa, de la comunidad y de cada nación. Los servicios exteriores de la OIT y, sobre todo, los equipos consultivos multidisciplinarios seguirán proveyendo asistencia a los mandantes en materia de formulación y ejecución de medidas de mejoramiento medioambiental relacionadas con la esfera laboral, así como en relación con la búsqueda de nuevas maneras de promover la aplicación y la ratificación de los instrumentos internacionales del trabajo pertinentes. Se brindará apoyo técnico para la incorporación de los elementos laborales que convengan en las estrategias y políticas medioambientales y de desarrollo sostenible. Por otra parte, la OIT mantendrá su enlace con los demás organismos del sistema de las Naciones Unidas, en especial por lo que toca al seguimiento del Programa 21 y a la labor de otras conferencias importantes sobre cuestiones medioambientales organizadas por las Naciones Unidas; una parte de su labor consistirá en promover la consideración de los aspectos laborales conexos cada vez que el sistema de las Naciones Unidas, o el PNUD y el Banco Mundial en especial, contribuyan a la formulación y ejecución de programas y políticas de desarrollo sostenible. Otra responsabilidad especial a cargo de este subprograma es la formulación, desarrollo y promoción del Programa mundial sobre seguridad, salud y medio ambiente en el ámbito del trabajo.

90.2. Seguridad y salud en el trabajo

90.15. A pesar de los esfuerzos que se hacen en cada nación con miras al mejoramiento de la eficacia de las medidas adoptadas para preservar la seguridad y la salud en el trabajo, son muchos los países en los que todavía se registran tasas de lesiones, accidentes y enfermedades profesionales mucho más elevadas que las que cabría esperar en circunstancias normales. Según las estimaciones disponibles, cada año se registran más de 125millones de casos de lesiones profesionales y 220.000 accidentes del trabajo mortales. Las políticas y programas de prevención y disminución de los accidentes y enfermedades profesionales tropiezan con nuevas dificultades a raíz de la introducción de novedosos procesos de elaboración y nuevas sustancias, el auge de tecnologías y técnicas manufactureras cada vez más perfeccionadas, la carencia de un sistema armonizado de clasificación y etiquetado de productos químicos, y peor aún, el lugar insuficientemente destacado que suele reservarse en los órdenes de prelación a los programas y actividades sobre seguridad y salud. A estos factores limitativos se agrega de manera alarmante la insuficiencia de la formación y de la información disponible sobre distintos riesgos y la manera de hacerles frente. Por todas esas causas, los mandantes de la OIT necesitan asistencia en diversos campos: adopción y revisión de las políticas y programas sobre prevención de accidentes del trabajo, accidentes industriales mayores y enfermedades de origen profesional; fomento de la seguridad en la utilización de productos químicos y de nuevas tecnologías y fuentes de energía, y formulación y ejecución de medidas para mejorar el medio ambiente de trabajo.

90.16. El objetivo de este programa es contribuir al desarrollo de la capacidad de que disponen los Estados Miembros para prevenir o reducir en un grado significativo la incidencia de los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales, y para mejorar el medio ambiente de trabajo. Con miras a la consecución de ese objetivo, las actividades programadas incluyen la elaboración de normas, la difusión de informaciones y la prestación de asesoramiento práctico en cuanto a la formulación y ejecución de programas en los ámbitos nacional y de las empresas, el mejoramiento de leyes y reglamentos, y el desarrollo de mecanismos participativos tripartitos en el campo de la seguridad y salud en el trabajo. Tendrá un papel destacado muy especial el reforzamiento del suministro de asistencia técnica de la OIT mediante la institución de un Programa mundial sobre seguridad, salud y medio ambiente en el ámbito del trabajo, con cuyo concurso se espera poder movilizar un generoso aporte de recursos para la expansión de la cooperación técnica en ese campo. Proseguirá el apoyo prestado a los equipos consultivos multidisciplinarios, a los servicios exteriores y a los mandantes de la OIT mediante la elaboración de repertorios de recomendaciones prácticas, directrices, notas técnicas, orientaciones sobre políticas pertinentes y material de divulgación especialmente concebido para contestar las preguntas de quienes solicitan asistencia. La Oficina también reforzará su actividad en calidad de centro sensibilizador sobre cuestiones de seguridad y salud en el trabajo dentro del sistema de las Naciones Unidas y en otros círculos.

Políticas de seguridad y salud en el trabajo

90.17. En materia de políticas de seguridad y salud en el trabajo se está observando una tendencia a no abordar más el cumplimiento de las normas en función de planteamientos contrapuestos, sino a concentrarse en la búsqueda de mecanismos de colaboración para la gestión de las medidas de seguridad y protección de la salud en el medio de trabajo. Los mandantes de la OIT deben hacer frente a nuevos requerimientos y es por ello que la Oficina, además de asegurarles un flujo regular de asistencia técnica en diversas formas, hará especial hincapié en dos áreas de actividad: la preparación de una publicación especial sobre los principios fundamentales de seguridad y salud en el trabajo que se derivan de la filosofía básica de prevención y protección, y un programa de actividades coordinadas con miras a realzar la eficacia de las medidas de seguridad y protección de la salud en el medio de trabajo, sobre todo en sectores y ocupaciones sujetos a riesgos relativamente importantes. A ese respecto se proseguirán las tareas emprendidas para conseguir un mayor grado de acatamiento de numerosas normas de la OIT en la esfera de la seguridad y salud en el trabajo, así como para desarrollar las actividades de recopilación de informaciones, investigación y análisis. También se prestarán servicios de apoyo con objeto de proceder a la revisión de la clasificación de accidentes del trabajo y de contribuir a las labores de la decimosexta Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (1998), del Comité Mixto OIT/OMS de Salud en el Trabajo, y del decimoquinto Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud en el Trabajo, que debiera celebrarse en Brasil en 1999. Se aprovecharán todas estas actividades para preparar notas de orientación e información que puedan servir a los mandantes de la OIT para mejorar las políticas de seguridad y salud en el trabajo.

Principios fundamentales de seguridad y salud en el trabajo

90.18. Tomados en conjunto, los instrumentos internacionales del trabajo que versan sobre cuestiones de seguridad y salud en el trabajo, junto con las resoluciones pertinentes de la Conferencia, expresan toda una filosofía en esa materia y ésta puede constituir la base para la formulación de políticas y programas encaminados a transformar el medio de trabajo en un entorno en que reinen la seguridad y la salud en beneficio de todos. Los criterios de prevención y protección y los demás principios fundamentales enunciados en esos instrumentos serán compilados en una publicación bien presentada y ordenada para darle mayor utilidad, destinada a todas las instituciones y personas que tengan responsabilidades por lo que concierne a las políticas, leyes, reglamentos y programas de seguridad y salud en el trabajo. Con base en esta labor también se prepararán notas de orientación acerca de las disposiciones mínimas que debieran incluir en esta materia los códigos de trabajo nacionales.

Ocupaciones peligrosas

90.19. Se hará especial hincapié en la realización de labores destinadas a reforzar la eficacia de las medidas de seguridad y de protección de la salud de los trabajadores en ocupaciones y sectores de peligrosidad mayor, dedicándose investigaciones a la determinación de ocupaciones expuestas a riesgos particulares, al examen de las disposiciones pertinentes de las leyes y reglamentos nacionales y de las medidas tomadas en la práctica, y a la preparación de documentos de orientación acerca de políticas y programas de probada utilidad en lo que concierne al mejoramiento de las condiciones prevalecientes en ocupaciones peligrosas. Para complementar esos trabajos se procederá a la preparación de una serie de notas bien estructuradas sobre aspectos específicos, a fin de asistir a los mandantes de la OIT cada vez que deseen adoptar medidas de orden práctico, con efectos inmediatos, para hacer frente a los problemas más urgentes y de mayor importancia que se planteen en el campo de la seguridad y salud en el trabajo. Los materiales de este tipo comprenderán informes sobre medidas ergonó-micas, hojas de datos sobre ocupaciones peligrosas y enfermedades relacionadas con la actividad profesional, seguridad en la utilización de productos químicos durante el trabajo, y trabajo infantil. También cabe señalar la contribución que se hará al programa de acción sobre cultura de la seguridad y varias actividades relacionadas con los servicios de información sobre seguridad y salud en el trabajo.

90.20. Ante los progresos de la técnica, durante el bienio 1996-1997 se actualizaron los repertorios de recomendaciones prácticas de la OIT relativos a la protección de los trabajadores contra el ruido y las vibraciones (adoptado en 1975) y la exposición profesional a substancias nocivas en suspensión en el aire (1980), y se refundieron en un único proyecto de repertorio que abarca todas las clases de partículas que contaminan el aire y otros factores del medio ambiente de trabajo, tales como el ruido, las vibraciones, la temperatura, la humedad, la iluminación y las radiaciones. Este proyecto de repertorio se presentará en una reunión tripartita de expertos para su revisión definitiva y su aprobación. Dicho repertorio constituirá un documento básico para las actividades de formación y cooperación técnica, y servirá para orientar la aplicación del Convenio sobre el medio ambiente de trabajo (contaminación del aire, ruido y vibraciones), 1977 (núm. 148). La reunión se celebrará en Ginebra durante siete días civiles y asistirán a ella cinco participantes por cada Grupo del Consejo de Administración (68.330 dólares).

Prevención de accidentes y ergonomía

90.21. El objetivo perseguido por este subprograma es la reducción en los Estados Miembros del número de lesiones profesionales y accidentes del trabajo, en especial los que acarrean consecuencias fatales. Con miras a la consecución de esa meta se proporcionará asistencia técnica para ayudar a los mandantes de la OIT a ampliar la aplicación de métodos ideados por la ergonomía y a dar mayor realce a las iniciativas y mecanismos de índole participativo en relación con la seguridad y la salud en el trabajo. Se pondrá especial cuidado en desarrollar actividades ligadas a los problemas más urgentes e importantes que se plantean en ocupaciones de tanta peligrosidad como las vinculadas a la agricultura, la minería y la construcción. La preparación de estudios de casos sobre las prácticas más aconsejables y la elaboración de materiales de formación contribuirán a aclarar cuáles son los riesgos a que están expuestas las empresas en materia de seguridad, salud y daños al medio ambiente, sobre todo tratándose de sectores y ocupaciones particularmente peligrosos. Está previsto desarrollar las actividades de formación y de cooperación técnica con miras al fortalecimiento de los consejos tripartitos de seguridad, las organizaciones nacionales de carácter voluntario y los comités de seguridad y salud en el trabajo en las empresas. En colaboración con el programa principal 120 (Estadísticas), se organizará una red de contactos para reunir y difundir estadísticas sobre lesiones profesionales que sean dignas de fe; en esa red participarán los centros nacionales y los centros de cooperación que colaboran con el Centro Internacional de Información sobre Seguridad y Salud en el Trabajo (CIS), el Sistema Internacional de Alerta para la Seguridad y la Salud de los Trabajadores, y la OMS.

90.22. A raíz de la carencia de manuales y otras obras en que se recojan todas las informaciones disponibles acerca de los riesgos que entrañan determinadas tareas y ocupaciones, las actividades informativas que se consideran necesarias incluyen la elaboración de hojas de datos sobre ocupaciones peligrosas, que se llevará a cabo en estrecho nexo con la producción de otros materiales del mismo tipo sobre aspectos de la seguridad en relación con los productos químicos o sobre temas de ergonomía. Ese conjunto de fascículos informativos será examinado por expertos y personas con competencia práctica antes de ser presentado a diversos grupos de mandantes de la OIT con motivo de mesas redondas organizadas en el marco de proyectos de cooperación técnica. También se proseguirá la armonización de la terminología relativa a la seguridad y la salud en el trabajo; en relación con esa labor se dará término a la guía para compiladores y a la recopilación de expresiones y frases de uso corriente, cuya preparación se iniciara durante el bienio 1996-1997.

Programa de acción

La cultura de la seguridad

90.23. En informes recientes de los responsables de encuestas públicas sobre accidentes industriales mayores y grandes incendios de fábricas se atribuye considerable importancia al desarrollo de una cultura de la seguridad en las empresas, considerada como la clave del éxito en cuanto al mejoramiento de la seguridad, la salud y el bienestar en el trabajo. Para lograr ese resultado, las empresas propician el desenvolvimiento de esa cultura mediante una atención sistemática a los nexos entre calidad, productividad, seguridad y salud, y una insistencia creciente en la bondad de sistemas de gestión bien coordinados y en los méritos de una acción voluntaria. Para esto se requiere un enfoque multidisciplinario. En gran número de casos, la vigencia de una cultura de la seguridad aparece como un elemento inseparable de las demás estrategias y políticas de la empresa destinadas a mejorar su competitividad y su credibilidad y a lograr buenos resultados en materia de seguridad y protección de la salud de los trabajadores. La difusión de este enfoque debiera cobrar mayor alcance una vez que se conozcan mejor las experiencias ya realizadas en determinadas empresas.

90.24. El objetivo de este programa de acción es propender a la creación de un clima favorable al desarrollo de una cultura de la seguridad entre los gerentes y los trabajadores que todavía no conocen los beneficios que brinda, de modo que sea más amplio el movimiento a su favor. Se realizará un estudio crítico de la experiencia acumulada a ese respecto en los centros de trabajo y acerca del valor que representa la cultura de la seguridad como elemento de promoción de la seguridad y la salud en el trabajo. Las conclusiones de ese estudio se verterán en un informe; ahí se examinará el concepto de culturas de trabajo, con referencia especial a la cultura de la seguridad, la cultura de la protección laboral y la cultura corporativa, pero también se examinarán ciertos conceptos unificadores como los de prevención, protección y fomento, y se determinarán las condiciones de tipo técnico, económico y ético que influyen en el desenvolvimiento de una efectiva cultura de la seguridad. Ese informe será objeto de una distribución amplia entre quienes puedan aportar comentarios útiles y servirá luego como base de partida para la publicación de una obra en la que se destaquen los ejemplos más interesantes de prácticas acertadas llevadas a cabo por las empresas, haciéndose hincapié en la conveniencia de recurrir a métodos participativos y de ampliar las funciones de gestión de modo que comprendan elementos relativos a la seguridad y la salud en el trabajo. También se elaborará una guía práctica para alentar a los gerentes y a los trabajadores a comprometerse en favor del desarrollo de una cultura de la seguridad en el ámbito de la empresa. Estos materiales serán examinados y puestos a prueba en varios seminarios y mesas redondas organizados en distintos países con objeto de promover en las empresas la realización de evaluaciones internas, a cargo de gerentes y trabajadores, de la situación relativa a la seguridad y la salud. Conforme a los resultados y la información y la experiencia que se recojan por esa vía, podrá procederse a la revisión de esa documentación con miras a darle más difusión y conseguir su utilización más amplia, por ejemplo por intermedio de los equipos consultivos multidisciplinarios.

Enfermedades respiratorias de origen profesional y otras afecciones relacionadas con el trabajo

90.25. La acción preventiva y el diagnóstico precoz son medios indispensables para el control de las enfermedades profesionales y otros problemas de salud vinculados con el trabajo. Es por ello que los Estados Miembros deben adoptar medidas de prevención, como las de vigilancia de la salud de los trabajadores, haciendo lo necesario para que esas prácticas se ajusten a la evolución de los riesgos observados y a los problemas específicos que caractericen a distintos sectores de actividad. El objetivo de este subprograma es contribuir a que los mandantes de la OIT adopten medidas y desarrollen servicios de infraestructura eficientes con la finalidad de luchar contra las enfermedades profesionales y otras afecciones similares, incluido el estrés. Durante el bienio 1998-1999 la actividad del subprograma se centrará en las enfermedades respiratorias de origen profesional y en la vigilancia médica pertinente. Para mejorar la competencia profesional de las personas encargadas de detectar desde una etapa temprana indicios de la existencia de una enfermedad respiratoria se llevarán a cabo actividades de orientación, formación e información y se organizarán seminarios sobre la utilización de la Clasificación internacional de radiografías de neumoconiosis, elaborada por la OIT. Una versión de la Clasificación, producida por medios electrónicos, será preparada para aumentar su difusión y utilidad. Por otra parte, se estudiará la posibilidad de emprender un programa conjunto con la OMS con la finalidad de lograr la eliminación de la silicosis. Los servicios técnicos consultivos y las actividades de formación y orientación que se brindan a los mandantes de la OIT con objeto de ampliar y fortalecer los servicios de salud en el trabajo pondrán especial cuidado en alentar la adopción de métodos participativos y de una gestión fundada en la calidad de los servicios.

Seguridad en la utilización de fibras aislantes

90.26. La comunidad internacional se inquieta desde hace mucho tiempo acerca de los riesgos que puede crear la exposición a fibras minerales y sintéticas. La Reunión de expertos sobre seguridad en el uso de fibras minerales y sintéticas (Ginebra, 1989) recomendó la preparación y adopción por la OIT de un repertorio de recomendaciones prácticas sobre el uso de fibras aislantes (lanas de vidrio, de roca y de escorias), en el que se abarcaran los riesgos que entrañan en potencia esas fibras, la protección de los trabajadores contra tales riesgos y las medidas de seguridad que conviniese tomar respecto de la utilización y manipulación de esas lanas. Se preparará un proyecto de repertorio de recomendaciones prácticas, que se someterá al examen y aprobación de una reunión de expertos financiada con cargo a fondos extrapresupuestarios.

Seguridad química e higiene laboral

90.27. Los progresos de la técnica han acarreado para gran número de trabajadores mayores peligros de exposición a los riesgos que entrañan las sustancias químicas, los agentes biológicos, las radiaciones ionizantes y no ionizantes y los campos electromag-néticos. De cada tres trabajadores son algo más de dos, los que están expuestos a uno o más de los miles de productos químicos y agentes biológicos potencial-mente peligrosos que se utilizan en los lugares de trabajo, es decir un total aproximado de 2.000 millones de trabajadores en todo el mundo. En muchos casos, los efectos que puede tener la exposición a productos químicos peligrosos van en aumento cuando se carece de suficiente formación al respecto o de acceso a la información necesaria para precaverse de los riesgos y conocer métodos apropiados de utilización segura de productos químicos. Ese problema reviste especial importancia en las pequeñas empresas y en la agricultura. Una de las principales dificultades radica en el hecho de que mientras no exista un sistema mundial coherente de clasificación y etiquetado de productos químicos no será posible prever en todas partes medios apropiados para alertar sobre los riesgos que entrañan. Por otra parte, los accidentes industriales mayores que acaezcan en relación con la producción y utilización de sustancias químicas, así como la acumulación de desechos químicos, podrían tener consecuencias desastrosas sobre la salud de las personas y la calidad del medio ambiente. A estas cuestiones se añaden otras preocupaciones prioritarias en relación con la evaluación y la gestión de los riesgos derivados de factores medioambientales como el ruido, las vibraciones, la temperatura, la humedad, la iluminación y las radiaciones.

90.28. El objetivo de este subprograma es contribuir a que los mandantes de la OIT estén en condiciones de formular y poner en práctica medidas y programas mediante los cuales se puedan determinar, prevenir y controlar los riesgos profesionales debidos a la exposición en los lugares de trabajo a sustancias y productos químicos, desechos peligrosos, agentes biológicos y fuentes de energía. Además de la asistencia técnica, la formación y la información que se brinde a los mandantes, las demás actividades previstas para la consecución de esa meta se centrarán en la coordinación de la acción internacional en esos campos, la armonización de los sistemas de clasificación y el desarrollo de documentos de orientación, repertorios de recomendaciones prácticas y normas internacionales del trabajo.

Seguridad en la utilización de productos químicos en el trabajo

90.29. Las actividades de la OIT en pro del fomento de la seguridad en la utilización de productos químicos en el trabajo cumplen dos funciones principales: la de proporcionar asesoramiento y asistencia técnicos a las instituciones gubernamentales y a las organizaciones de empleadores y de trabajadores empeñadas en proyectos de seguridad química, y la de asumir un papel protagónico en la cooperación internacional destinada a promover la seguridad química. A este respecto, la OIT no cejará en su esfuerzo de promover un enfoque tripartito de las cuestiones que plantea la protección de los trabajadores a través de sus actuaciones en el Programa Internacional PNUMA/OIT/OMS de Seguridad de las Sustancias Químicas (IPCS), el Programa Interorganismos para la Gestión Ecológicamente Racional de los Productos Químicos (PIGPQ) y el Foro Intergubernamental de Seguridad Química. La OIT seguirá siendo el organismo de vanguardia en cuanto concierne a la elaboración y aplicación de un sistema armónico universal de clasificación y etiquetado de productos químicos en todos los países, previsto para el año 2000 conforme a las recomendaciones del Programa 21. Los Estados Miembros podrán recibir ayuda de la OIT para desarrollar la capacidad institucional y las competencias profesionales que se necesiten con objeto de poner en práctica los sistemas. Otra importante actividad de la OIT consistirá en ocuparse de la gestión del Proyecto de fichas informativas sobre seguridad de los productos químicos, patrocinado por el IPCS, cuya finalidad es suministrar información concisa sobre los riesgos que entrañan determinados productos químicos y las medidas preventivas que se requieren.

Seguridad en la utilización de agentes biológicos en el trabajo

90.30. La exposición a agentes biológicos a raíz de su utilización en el trabajo hace necesario la adopción de medidas efectivas para reducir al mínimo los riesgos que ello pueda entrañar para los trabajadores, la comunidad y el medio ambiente. Conforme a los términos de una resolución, que adoptó en 1993 la Conferencia, relativa a la exposición a los agentes biológicos y a las medidas de seguridad que requiere su utilización, la OIT seguirá haciendo hincapié en la prevención de los peligros de origen biológico en el medio de trabajo, con miras a la preparación eventual de instrumentos internacionales sobre esa cuestión. En lo que concierne al seguimiento del Programa 21, la OIT ha sido invitada a asumir el papel de vanguardia en las labores relativas a los aspectos de seguridad y salud en el trabajo ligados a la biotecnología. A este respecto, las actividades pertinentes incluyen la preparación de un proyecto de repertorio de recomendaciones prácticas sobre seguridad en materia de riesgos de origen biológico, programada para que el anteproyecto pueda someterse a una reunión tripartita de expertos en el curso del bienio 2000-2001.

Protección contra las radiaciones

90.31. Muchos trabajadores empleados en los sectores de la energía y de la salud están expuestos a radiaciones ionizantes, cuya peligrosidad es conocida y puede provocar cáncer. Además, en la industria, el comercio y el transporte son numerosos los trabajadores expuestos a campos electromagnéticos y otros tipos de radiaciones no ionizantes, lo cual es motivo de creciente preocupación a causa de los riesgos de enfermedad que pudiesen entrañar tales tipos de exposición. Las actividades de la OIT en este campo se centrarán en la cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) con respecto a la elaboración de guías para la aplicación de normas básicas de seguridad, la preparación de guías prácticas y el fortalecimiento de la colaboración internacional en materia de protección contra las radiaciones ionizantes, incluso mediante la participación de organizaciones de empleadores y de trabajadores en actividades pertinentes del OIEA o en acciones conjuntas. También se fortalecerá la cooperación de la OIT con la OMS y la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones no Ionizantes en lo que respecta a los campos electromagnéticos y a los proyectos de investigación y desarrollo relativos a las radiaciones no ionizantes. Se prestará especial atención a las cuestiones referentes a la relación entre la comunicación de informaciones sobre riesgos, el derecho de acceso a la información y la responsabilidad de empleadores y de profesionales de la salud ocupacional de proporcionar información cuidadosa a los trabajadores sobre los riesgos profesionales y las medidas preventivas correspondientes.

Servicios de información sobre seguridad y salud en el trabajo

90.32. La disponibilidad de información apropiada sobre cuestiones de seguridad y salud en el trabajo podría contribuir a que cada año sea menos elevada la tasa de muertes y lesiones registrada entre los trabajadores. Los programas oficiales tropiezan con dificultades a causa de la carencia de datos sobre la frecuencia y las repercusiones de los accidentes y las enfermedades de origen profesional. Debido a una circulación insuficiente de la información, los empresarios no siempre pueden sacar bastante provecho de las enseñanzas que arroja la experiencia de otras empresas, y los trabajadores suelen desconocer los peligros que entrañan los productos y procesos de fabricación con los que están en contacto. En consecuencia, la compilación y difusión de informaciones sobre seguridad y salud en el trabajo, presentadas en forma internacionalmente comparable y que facilite su utilización inmediata, constituye un apoyo de esencial importancia para la labor que hay que desarrollar en cada país en el campo de la información sobre esa materia. El objetivo de este subprograma es contribuir al desarrollo y a la ejecución por los mandantes de la OIT de políticas y programas de información sobre cuestiones de seguridad y salud en el trabajo. El Centro Internacional de Información sobre Seguridad y Salud en el Trabajo (CIS) constituirá el principal marco para la consecución de esa meta mediante el suministro de asistencia técnica destinada a reforzar la capacidad de los servicios nacionales y a forjar nexos de colaboración entre ellos dentro de una red de instituciones similares; a esta función del CIS se añaden las de promover la consulta de publicaciones especializadas en problemas de seguridad y salud en el trabajo mediante un banco de datos y un boletín bimensual, publicar material informativo de utilización inmediata, y editar la Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo. En el marco previsto para el nuevo Programa mundial sobre seguridad, salud y medio ambiente en el ámbito del trabajo, los Estados Miembros también se beneficiarían de una amplia gama de servicios de asesoramiento técnico.

Enciclopedia de Salud y Seguridad
en el Trabajo

90.33. A raíz de que en el curso del bienio 1996-1997 se habrá dado término a la preparación en idioma inglés de la cuarta edición de la Enciclopedia, durante la próxima etapa se hará hincapié en mantener actualizada esa obra, traducirla en francés y coordinar la labor de traducción en otros idiomas, y promover su uso por los mandantes de la OIT. Para impedir que la obra pierda actualidad y evitar en lo posible los costos en que hubo que incurrir en el pasado cada vez que se procedió a revisarla en su totalidad, se recurrirá al método aplicado en bienios anteriores con objeto de mantener un enlace regular con la comunidad científica y profesional. También se hará uso de un sistema de selección automatizado para recuperar material perti-nente de los archivos del CISDOC y otros bancos de datos y poder actualizar así la información que contiene la Enciclopedia. Proseguirá la labor de traducción en idioma francés y la producción de la obra en forma impresa y electrónica. Una vez que se disponga de la versión francesa habrá que asegurarse de que corresponda al texto inglés actualizado. En el curso del bienio 1996-1997 se comenzó la traducción en otros idiomas; aunque casi toda esta labor corre por cuenta de diversas instituciones nacionales, este subprograma asume la responsabilidad de coordinar diversos aspectos del proceso de traducción y edición y de promover intercambios de experiencias entre los equipos encargados de esas tareas en distintos países. Para fomentar la utilización de la Enciclopedia en los Estados Miembros se ha programado la edición de una serie de publicaciones de utilización práctica inmediata, en las que se reunirán materiales basados en esa obra junto con otros provenientes de los centros del CIS y otras fuentes. Habida cuenta de que podrá disponerse de la Enciclopedia en forma de disco electrónico, a partir de esas publicaciones de podrán producir «separatas» organizadas por temas, así como material audiovisual perfeccionado. También se utilizarán extractos de la obra para elaborar materiales de formación.

La base de datos CISDOC y el boletín del CIS

90.34. La red de instituciones que colaboran con el CIS facilita enormemente los intercambios de información que promueve ese Centro. En la actualidad, esa red se compone de más de 100 «centros nacionales» y «centros de cooperación». Para llevar a cabo el intercambio de información sobre seguridad y salud en el trabajo, el CIS proseguirá una de sus actividades principales, es decir, el registro regular de referencias a publicaciones recientes de especial interés mediante la base de datos CISDOC y la publicación de estas informaciones en los 12 números del boletín Safety and Health at Work, que la OIT edita en inglés y francés. Los registros abarcarán material bibliográfico referente a unas 4.200 publicaciones y en el curso del bienio 1998-1999 se darán a conocer 12 números del boletín. La OIT fomentará el uso de discos compactos CD-ROM, así como el acceso por intermedio de ordenadores, sobre todo recurriendo a Internet, a la base de datos CISDOC. Está programada la extensión del apoyo que se brinda a la red de centros nacionales del CIS; por de pronto, será reforzada la red asiática, organizada en el curso del bienio 1996-1997, y se fomentará la ampliación de las redes creadas en otras regiones. En estas actividades se podrá disponer de los resultados de estudios sobre problemas de comunicación en materia de riesgos y sobre necesidades informativas evidenciadas en los lugares de trabajo.

90.3. Condiciones de trabajo

90.35. Para millones de trabajadores en distintas partes del mundo, las condiciones de trabajo son deficientes y están empeorando a raíz del desarrollo de empleos precarios. Quienes tienen la responsabilidad de formular políticas laborales saben que esa deterioración pone en peligro el futuro de la sociedad, pero se hallan ante un dilema. Nadie pone en duda que tanto el respeto de la dignidad del individuo como una protección adecuada mientras dure su vida activa sean derechos básicos del trabajador. Habida cuenta de que las empresas necesitan afianzar o mejorar sus resultados económicos frente a una competencia tenaz, en circunstancias marcadas por elevadas tasas de desempleo y el desarrollo de la pobreza, es posible suponer, sin reflexionar demasiado, que la protección de los trabajadores y el fomento de su seguridad, su salud y su dignidad dependen del crecimiento económico que se logre. Sin embargo, todo indica que sin condiciones de trabajo adecuadas no es posible alcanzar ni las metas del crecimiento sostenible a largo plazo, ni niveles de vida razonables y un alto grado de armonía social. Esto plantea un desafío a los mandantes de la OIT, pues deberán asegurarse de que las nuevas modalidades de trabajo y las relaciones que originan no debiliten derechos fundamentales de los trabajadores, y tendrán que idear políticas que permitan promover tanto la protección del trabajador como la productividad de las empresas.

 

 

90.36. Los objetivos de este programa son los siguientes: contribuir a concientizar a los mandantes acerca de la necesidad de ofrecer una protección esencial a los trabajadores; lograr que cunda el reconocimiento de que el goce de buenas condiciones de trabajo conduce a que aumenten la eficacia y la productividad de las empresas, y contribuir a que los mandantes de la OIT adopten políticas y programas destinados a proteger la dignidad de los trabajadores y a mejorar sus condiciones de trabajo. Para promover la consecución de estos objetivos la OIT recurrirá a los siguientes expedientes: estudios e investigaciones concebidos con la intención de que sirvan para preparar acciones concretas; formulación de documentos de orientación y asesoramiento, así como de nuevas normas, a la vez que se promueve la aplicación de los instrumentos internacionales del trabajo pertinentes; suministro de servicios técnicos consultivos; reunión y difusión de informaciones, preparación de material didáctico, y organización de actividades de formación. Entre las áreas seleccionadas para realzar la contribución de este programa figuran las referentes a la protección de la maternidad, la protección contra ciertas formas de violencia que perjudican a los trabajadores en los lugares donde desempeñan su actividad, y la protección de la vida privada de los trabajadores. Está previsto, como en el pasado, centrar un esfuerzo considerable en el examen de las consecuencias que pueden tener distintos ordenamientos del tiempo de trabajo en cuanto a la consecución de finalidades sociales básicas, como son la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores, la promoción de la igualdad y el crecimiento del empleo. En cuanto a los problemas específicos de determinados grupos de trabajadores, los temas de atención principal serán las necesidades y preocupaciones de las mujeres que trabajan y, según convenga, la situación de aquellas categorías de trabajadores especialmente vulnerables. La asistencia técnica proporcionada a los mandantes de la OIT se concentrará en cuestiones prioritarias que figuren entre los objetivos señalados por cada país; esa asistencia comprenderá el suministro de apoyo técnico a aquellos gobiernos que hayan emprendido la elaboración de leyes laborales, así como el asesoramiento a las empresas en lo que concierne al mejoramiento de las condiciones de trabajo, la calidad del empleo y la productividad. En esta actividad se hará hincapié en el fomento de la ratificación y aplicación de instrumentos básicos sobre condiciones de trabajo y otras normas internacionales del trabajo adoptadas en los últimos tiempos.

90.37. El acopio y análisis de información seguirá siendo una actividad esencial en vista de la conveniencia de que los mandantes de la OIT cuenten con datos actualizados para elaborar leyes y reglamentos, concertar contratos colectivos, promover innovaciones aplicables en los centros de trabajo, instituir programas de utilidad práctica en lo que concierne a la reforma de las condiciones de trabajo, y disponer de informaciones pertinentes antes de preparar nuevas normas o de comenzar la revisión de las existentes. El Servicio de intercambio de informaciones sobre las condiciones de trabajo continuará siendo el principal cauce para la labor de recopilación y difusión. Está programado el perfeccionamiento de sus bases de datos y de los medios informáticos utilizados, por lo que será posible ampliar el servicio a los usuarios recurriendo a las posibilidades de acceso por Internet. Con miras a estimular la reflexión, el debate y la acción sobre cuestiones que estén sobre el tapete o temas cuya importancia para distintos grupos interesados recién se esté apreciando, determinados temas serán desarrollados en publicaciones especiales o documentos más concisos.

Dignidad e igualdad de los trabajadores

90.38. Cuando las condiciones de trabajo son buenas, el respeto de la dignidad y la igualdad de los trabajadores es un elemento esencial de la calidad que aquellas revisten. Sin embargo, la discriminación contra las mujeres, los trabajadores de cierta edad y las personas sujetas a relaciones de trabajo atípicas sigue siendo un fenómeno bastante extendido; además, las técnicas utilizadas para lograr un provecho mayor de cada puesto de trabajo o mejorar la organización del trabajo en general pueden dar lugar a una vigilancia y un control indebido de los trabajadores, en menoscabo de su dignidad y de su vida privada. Con demasiada frecuencia, cuando no se fomenta el respeto de cada individuo en los lugares de trabajo la desconsideración resultante da origen a diversas formas de violencia, hostigamiento y abusos, todo lo cual puede contribuir a que disminuya el rendimiento y desmejore el desempeño de los trabajadores, a que éstos padezcan consecuencias del estrés sobre su salud, a que se sientan o sean marginados, o a que pierdan su empleo. La tendencia a considerar que sólo cabe ocuparse de la protección del asalariado cuando se dan determinados tipos de relación de empleo hace descuidar algo mucho más fundamental: la protección debe existir en todo cuanto atañe al trabajo y abarcar genéricamente a todos los trabajadores. De lo contrario, el hecho de no aplicar los sistemas de protección a nuevas modalidades de empleo, con las adaptaciones que convengan, privaría a gran cantidad de trabajadores de la protección básica necesaria.

90.39. Los objetivos de este subprograma son los siguientes: sensibilizar a los mandantes de la OIT sobre la importante relación que existe entre las condiciones de trabajo y la dignidad y la igualdad de los trabajadores y contribuir a la adopción de las disposiciones legales y las medidas de orden práctico necesarias para prevenir y remediar toda discriminación o violación de la dignidad de los trabajadores a que conduzca la inexistencia de buenas condiciones de trabajo. Para prestar apoyo técnico a los mandantes con miras a la consecución de esos objetivos, la OIT difundirá nuevos documentos de orientación y material informativo, además de elaborar nuevas normas internacionales y de promover la aplicación de las que ya fueron adoptadas. A este respecto, cabe recordar que los instrumentos recientemente adoptados sobre trabajo nocturno, trabajo a tiempo parcial y trabajo a domicilio fueron concebidos con miras a resolver problemas complejos en materia de condiciones de trabajo y horas de trabajo, la situación de trabajadores perjudicados por su especial vulnerabilidad y la falta de protección de que padecían ciertas categorías. Para fomentar el cumplimiento de esas normas internacionales se prepararán folletos y materiales de información en los que se explicarán las principales disposiciones, se mencionarán leyes y contratos colectivos adoptados para darles efecto, se darán ejemplos de los programas y prácticas más aconsejables instituidos por las empresas, y se analizarán los obstáculos que puedan impedir la observancia de las normas y el modo de superarlos. Las labores preparatorias con miras a la posible revisión del Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952 (núm.103), comprenderán el estudio de ciertas alternativas realizables que pudieran proponerse para sustituir a las presentes disposiciones del Convenio.

Vida privada de los trabajadores

90.40. La amplia difusión de los sistemas modernos de telecomunicaciones y de las posibilidades de la informática más perfeccionada plantea nuevas dificultades a los trabajadores en lo que concierne a la protección de su vida privada. La tendencia a la mundialización de las operaciones industriales y comerciales contribuye a que sea más difícil salvaguardar el acceso a los datos personales, pues se ha facilitado mucho la transmisión de toda suerte de datos a través de las fronteras nacionales. Una nueva directiva europea sobre el tratamiento y transferencia de datos personales indica cómo se puede limitar la transmisión de tales informaciones a países en los que no se garantiza una protección adecuada. Esta circunstancia puede tener consecuencias para las empresas que celebran contratos de ejecución de determinados trabajos en el extranjero o que emplean trabajadores en otros países. En octubre de 1996, una Reunión de expertos convocada por la OIT adoptó un repertorio de recomendaciones prácticas sobre la protección de los datos personales de los trabajadores; con la finalidad de promover la aplicación de esas recomendaciones y contribuir a un mayor conocimiento de los problemas que plantean las intrusiones en la vida privada de los trabajadores, se prepararán y difundirán documentos instructivos acerca de estas cuestiones, sea en forma de estudios de casos, ejemplos de prácticas aconsejables, o enumeraciones de los criterios y consideraciones que conviene puntualizar para uso futuro por las empresas, las organizaciones de empleadores y de trabajadores y los equipos consultivos multidisciplinarios.

La violencia en los lugares de trabajo

90.41. En muchos países y sectores de actividad se está observando un aumento progresivo del número de actos de violencia perpetrados en los lugares de trabajo. Además de delitos como homicidio, asalto, violación o robo, la violencia reviste otras formas: acoso sexual, hostigamiento de índole racista, diversos tipos de abuso o persecución por victimarios que pueden ser colegas o supervisores, por ejemplo, cuando se pone en ridículo a determinados trabajadores, se les intimida, humilla o aparta del grupo sin motivo, o se les infligen insultos e improperios o agravios físicos. Para las mujeres la situación puede ser amenazadora, pues sufren mucho del acoso sexual y de los agravios físicos y verbales. Los trabajadores migrantes tampoco están a salvo de la violencia y para ellos el problema es particularmente serio. Las causas de tal estado de cosas en los lugares de trabajo pueden ser complejas y deberse a varios factores a la vez, y los problemas que reflejan pueden estar vinculados al medio ambiente de trabajo. Es evidente que hay que encontrar la manera de superar esa situación, que no sólo es potencialmente peligrosa para la seguridad y la salud de los traba-jadores, sino que también puede tener un alto costo en términos personales, sociales y económicos, tanto más si se toman en consideración el deterioro que puede sufrir la capacidad productiva de una empresa y los perjuicios que todo esto causa en las relaciones con los clientes y la probabilidad de atraer nuevos trabajadores. En el curso del bienio 1998-1999 se ampliarán las labores realizadas durante el bienio anterior y se efectuarán estudios y análisis sobre los actos de violencia de que son objeto diversos grupos vulnerables en distintos sectores de actividad, por ejemplo, en lo que concierne a las mujeres, los miembros de minorías étnicas y los trabajadores migrantes, así como sobre las medidas preventivas y los métodos de asistencia más aconsejables. También se procederá a un examen de la legislación sobre seguridad y salud en el trabajo para verificar en qué medida existen ya disposiciones relativas a la acción contra la violencia; se hará lo mismo con las leyes sobre indemnización de accidentes y lesiones de origen profesional para ver hasta qué punto se ha contemplado la indemnización de víctimas de la violencia. Está programada la preparación de publicaciones sobre prácticas recomendables que estén en vigor en diversos sectores y ocupaciones, así como la elaboración de reglas tipo sobre la prevención de la violencia en los lugares de trabajo y la asistencia que cabe brindar a las víctimas. A este material se añadirá una documentación especial destinada a las mujeres, las minorías étnicas y los trabajadores migrantes. También se estudiará la elaboración de una metodología apropiada con objeto de poder reunir y analizar estadísticas sobre casos de violencia en el trabajo.

Protección de los trabajadores y eficacia de la organización de las empresas

90.42. A medida que se van modificando las carac-terísticas de los lugares de trabajo, las modalidades de cada actividad productiva, los tipos de relación que entrañan esas distintas modalidades, y la organización del trabajo en sí, los empresarios y los trabajadores se ven obligados a participar en delicados procesos de adaptación al cambio. Tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo, la competencia comercial, el desempleo y la presión en favor de mayor flexibilidad conducen a un deterioro de las condiciones de trabajo y a un acrecentamiento de los tipos de empleo más precarios. Sin embargo, no parece prestarse suficiente atención al hecho de que las buenas condiciones de trabajo contribuyen a aumentar la flexibilidad laboral, la producción y la calidad de los servicios y mercancías, y también posibilitan la satisfacción de los requerimientos de los consumidores y la adaptación a las innovaciones técnicas. Además, contribuyen a que haya menos accidentes, errores, estrés y tensiones, y a que, a la vez que aumentar el grado de satisfacción en el trabajo, la motivación y la adhesión de los trabajadores, las empresas tengan que hacer frente a menos problemas de ausentismo o de rotación de personal. Dicho esto, el mejoramiento de las condiciones de trabajo exige, además de una amplia campaña de sensibilización, la formulación de políticas audaces y la puesta en ejecución de medidas prácticas de tipo innovador con la finalidad de brindar protección individual y favorecer la rentabilidad de las empresas y, de este modo, promover tanto el crecimiento económico como el progreso social. Partiendo de la premisa de que las buenas condiciones de trabajo contribuyen al avance de la eficacia de la organización y del desempeño económico de las empresas, el objetivo de este subprograma es la adopción por los mandantes de la OIT de políticas y medidas favorables al mejoramiento de las condiciones de trabajo.

Trabajo y protección: opciones
para el siglo XXI

90.43. Muchos comentaristas y expertos en diversas disciplinas sugieren hoy en día que en los próximos decenios la sociedad se verá obligada a replantear la concepción que se tiene de la naturaleza del trabajo. Esto no sólo tendrá importantes repercusiones en las condiciones de trabajo, sino que también llevará a preguntarse hasta qué punto seguirá habiendo algún trabajo valioso en la perspectiva tanto del desarrollo individual como de la preservación de una sana evolución social. Hay quienes pretenden que se está en vísperas de cambiar el modelo seguido hasta el presente. Otros opinan que será necesario hacer una distinción entre las nociones de trabajo valioso y de «empleo», y sostienen que los esfuerzos que se dediquen a «crear empleo» no tendrán éxito a menos que la sociedad no se limite a la búsqueda de un compromiso entre la eficacia económica y la equidad como si no hubiera mejor manera de hacer frente a las necesidades sociales. Para que los principios que sustenta la OIT en favor de la justicia social en el mundo del trabajo sean aplicados con más amplitud y tengan mayor aceptación, por ejemplo, por parte de las instituciones de Bretton Woods y en las discusiones internacionales sobre el comercio, la Organización Internacional del Trabajo y sus mandantes tendrán que concebir una nueva visión del trabajo que corresponda a las exigencias del porvenir. Por este motivo, la Oficina procederá al análisis de los vínculos recíprocos entre la evolución del concepto de trabajo, las estrategias y los enfoques encaminados a mejorar las condiciones de trabajo, y la creación de empleos a largo plazo. Se recopilarán ejemplos de iniciativas prácticas, basadas en nuevos enfoques del trabajo, que hayan emprendido distintas comunidades y empresas, y se prepararán documentos de discusión para estimular el debate y la reflexión. También se realizarán estudios de casos con objeto de contribuir a nuevas formulaciones políticas y de inspirar la reflexión sobre una nueva concepción del trabajo valioso.

Programa de acción

Iniciativas sociales de las empresas

90.44. Tanto las instancias decisorias como los grandes empresarios son cada vez más conscientes de la importante aportación presente y futura de las empresas para resolver dificultades de orden socioeconómico y de cuánto contribuye a la protección de los trabajadores al desarrollo y reestructuración de empresas y al crecimiento social y económico. La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social dio realce a la función de las empresas como agentes de progreso social, confiriéndole un lugar saliente entre los temas más importantes que se deberán considerar en el futuro, cuando convino en que muchos de los problemas a que hay que hacer frente en el orden social, entre los que tienen especial importancia las cuestiones de empleo y de exclusión social, sólo pueden resolverse mediante una mayor cooperación entre empresas y poderes públicos. Son numerosas las empresas que, por separado o en asociación con grupos más amplios, se están fijando voluntariamente determinados objetivos de carácter social, emprenden programas de apoyo en favor del desarrollo comunitario y participan en campañas de prevención o de otra índole destinadas a sensibilizar a la opinión pública acerca de problemas como los que plantea el trabajo infantil, la situación de las mujeres y de otros grupos vulnerables de trabajadores, la seguridad y la salud en el trabajo, el ordenamiento del tiempo de trabajo y otras condiciones de empleo. Por ejemplo, la Organización Internacional de Empleadores ha acometido la preparación de un manual titulado Towards the elimination of child labour: The challenge for employers («Hacia la erradicación del trabajo infantil: un desafío para los empleadores»), y varias organizaciones nacionales de empleadores están haciendo algo parecido. Tales iniciativas suelen ponerse en marcha en colaboración con otras asociaciones de empleadores y con organizaciones de trabajadores, y en ciertos casos contienen referencias a las disposiciones de las normas internacionales del trabajo.

90.45. Esa evolución se ha visto estimulada por los cambios operados en la naturaleza de la competencia comercial, dado que en la actualidad el mundo de los negocios hace mucho más hincapié en los criterios de flexibilidad como medio de lograr ventajas competitivas en mercados de creciente complejidad y en constante transformación. Todo esto conduce a que los estrategos de la competencia piensen más en la gente a la que se destinan los servicios y productos y en los trabajadores. Muchas empresas están llegando a la conclusión de que dando cabida práctica en la gestión de los negocios a consideraciones de orden social se contribuye al logro de más elevados niveles de productividad y competitividad, a la vez que se mejoran la política de recursos humanos de cada empresa, la calidad del trabajo y el medio en que se lleva a cabo la actividad económica. Esta tendencia ha sido reforzada por la presión que ejercen grupos cada vez más amplios de interesados en estas cuestiones, como ser las comunidades que acogen a las empresas y las asociaciones de consumidores, crecientemente alertas en lo que concierne al precio de los servicios y mercancías y a los aspectos éticos de la producción. Sin embargo, lo que frena una más amplia aplicación de los principios y prácticas así generados es que no ha cundido en medida suficiente la convicción de que tales iniciativas de carácter social aportan beneficios prácticos no desdeñables a las operaciones de las empresas y tienen consecuencias provechosas que no se limitan al ámbito en que ellas se realizan.

90.46. El objetivo de este programa de acción es lograr que más interlocutores sociales y otros grupos interesados comprendan bien lo que significan las iniciativas de carácter social lanzadas por las empresas, de modo que esas experiencias den lugar a intentos semejantes en otras partes. Dicho programa constituye una prolongación concreta del Foro Empresarial celebrado en noviembre de 1996. Sus componentes comprenden la compilación de casos de «prácticas fructuosas», debidamente documentados, y un análisis de las razones por las cuales las empresas decidieron adoptar programas y medidas de índole social, así como de los factores que contribuyeron al buen éxito o al fracaso de tales iniciativas. También se procederá a la preparación de un informe analítico comparativo sobre las estrategias aplicadas en las empresas para la gestión de los recursos humanos y la gestión de sus actividades en general, con especial referencia a las que propenden al mejoramiento de la competitividad y de la productividad, sin descuidar las cuestiones de seguridad en el empleo y de mejoramiento de las condiciones de trabajo, e interesándose por afirmar la responsabilidad social que atañe a la empresa. Los demás componentes del programa se refieren al desarrollo de medios para difundir informaciones pertinentes e incluyen la preparación de material multimedia destinado a los mandantes de la OIT, las empresas y los responsables de formular políticas; ese material hará hincapié en los papeles que pueden desempeñar las organizaciones de empleadores y de trabajadores, tanto por separado como en conjunto, en calidad de promotores de nuevas iniciativas de carácter social. Para ampliar las posibilidades de acceso a este material y disminuir su costo, está prevista la instalación de un centro de recursos electrónico en la red Internet, de modo que los gobiernos, las organizaciones de empleadores y de trabajadores, las empresas, las escuelas de administración de empresas y otras instituciones docentes puedan recurrir a ese centro con relativa facilidad. El centro de recursos se instalará con carácter permanente y los servicios que brinde podrán ampliarse de suerte que abarquen otros temas relacionados con las distintas contribuciones que pueden hacer las empresas, sea en el presente como en el futuro, en lo que concierne a la problemática socioeconómica en general o al mejoramiento de las condiciones de trabajo. Se intentará conseguir respaldo financiero extrapresupuestario para los costos que entrañen dicha instalación y sus operaciones.

Tiempo de trabajo

90.47. El bienestar de los trabajadores está tan directamente relacionado con el tiempo dedicado a trabajar y con la forma en que éste se organiza que el tiempo de trabajo se sitúa inmediatamente después de la remuneración como el aspecto de las condiciones de trabajo que tiene más impacto cotidiano en la vida de los trabajadores. La necesidad imperiosa de preservar y crear puestos de trabajo en un contexto de elevadas tasas de desempleo y de cambios estructurales y tecnológicos rápidos y generalizados explica el creciente interés que suscita la utilización posible del tiempo de trabajo como elemento de política socioeconómica, así como el reexamen hecho en muchos países de los reglamentos y medidas sobre esa cuestión. Es evidente también que el tiempo de trabajo tiene otras consecuencias notables. Para hombres y mujeres, el tiempo disponible es un factor importante en todo lo que concierne a la vida de unos u otras, a la familia y a la reproducción. La tendencia a calcular las horas de trabajo no por semana sino por año da lugar a que sean mucho más prolongados los períodos que se toman en consideración para el cálculo del promedio de horas trabajadas como máximo, lo cual tiene repercusiones en cuanto a la seguridad y salud en el trabajo. Así, pues, las decisiones que se toman en materia de tiempo de trabajo pueden tener efectos de mucho alcance. Sin embargo, no es suficiente lo que se sabe acerca del impacto de las reducciones de horas de trabajo y de muy diversas formas flexibles de ordenar el tiempo de trabajo. Además, pese a que esos ordenamientos flexibles pueden contribuir a que se aprovechen posibilidades de proseguir estudios o una formación profesional, a que sea más fácil conciliar las responsabilidades familiares y laborales o a que los trabajadores puedan adaptarse a la evolución de sus necesidades y aspiraciones en distintas etapas de su vida, el tipo de flexibilidad de que desean disponer las empresas no siempre permite sacar provecho de oportunidades de ese género; en la práctica, esto puede contribuir al debilitamiento de la protección básica. Los gobiernos, los empleadores y los trabajadores deben pues buscar una solución equilibrada en lo que se refiere a las distintas formas de organizar el tiempo de trabajo, de modo que el resultado al que se llegue esté adaptado a las necesidades tanto sociales como económicas.

90.48. El objetivo de este subprograma es concientizar a los mandantes de la OIT acerca de las distintas opciones que existen en cuanto al ordenamiento del tiempo de trabajo, así como sobre las consecuencias sociales y económicas de cada una, con miras a la adopción de programas y medidas en las que se concilien los intereses respectivos de los trabajadores y de sus empleadores. Para ayudar a los mandantes a alcanzar ese objetivo, la OIT recurrirá a los siguientes tipos de acción: asistencia en respuesta a solicitudes relativas a la formulación y aplicación de políticas y programas sobre esos asuntos; actividades informativas; orientación, y estudios e investigaciones.

Tiempo de trabajo y diferencias en función del sexo

90.49. A pesar del crecimiento constante de las tasas de participación femenina en la fuerza de trabajo, en la división del trabajo en los centros de empleo no ha dejado de influir el criterio tradicional de que es a los hombres a quienes incumbe trabajar para sustentar a sus familias, mientras que las mujeres se dedican a las responsabilidades del hogar. Muchas formas novedosas y flexibles de organizar el tiempo de trabajo podrían contribuir a que hombres y mujeres puedan compartir tanto el trabajo asalariado como el trabajo sin remuneración. Sin embargo, tales arreglos pueden tener efectos desdeñables e incluso de valor negativo a ese respecto en aquellos casos en que sólo se decidieron con la intención de aumentar la eficiencia de las empresas. Debido al considerable número de horas extraordinarias que se trabajan, por ejemplo en los talleres de producción o en las funciones ejecutivas, así como al aumento del número de personas empleadas a tiempo parcial, se ha observado una creciente polarización de la fuerza de trabajo en dos grupos: aquéllos, por lo general de sexo masculino, que trabajan un número excesivo de horas, y aquéllos, mujeres en su mayoría, que trabajan menos horas. Si bien el trabajo a tiempo parcial puede ser una opción interesante para muchos trabajadores, el recurso cada vez más amplio a ese régimen podría hacer peligrar las perspectivas de progreso hacia una reducción general del tiempo de trabajo. Además, cuando el trabajo a tiempo parcial va unido a contratos de duración limitada, poca o ninguna protección social, bajos salarios y horarios poco apetecibles, el crecimiento de la población trabajadora sujeta a esas condiciones podría contribuir a que se acelere la segmentación de la fuerza de trabajo. Por otra parte, en el caso de las mujeres, el trabajo a tiempo parcial puede contribuir a que se refuerce la tradicional repartición de responsabilidades familiares y tareas del hogar en función del sexo. Por esos motivos, las actividades del subprograma incluirán un examen de las repercusiones de formas flexibles de ordenamiento del tiempo de trabajo en lo que concierne por una parte a la división del trabajo en función del sexo, tanto en las empresas como en los hogares y, por otra, a la segmentación de la fuerza de trabajo. También se procederá al análisis detallado de iniciativas que han contribuido a que las prácticas fundadas en las diferencias de sexo no tengan efectos negativos para hombres o mujeres. Estas labores servirán de base para la formulación de recomendaciones en las que se tomará en consideración la diversidad de fórmulas de ordenamiento del tiempo de trabajo observadas en distintos países.

Tiempo de trabajo, salud y seguridad

90.50. La seguridad y la salud de los trabajadores depende en gran medida del tiempo que deben dedicar a sus labores, de cómo se ha dispuesto el tiempo de trabajo y de la índole de las funciones y tareas realizadas. A pesar de que las nuevas técnicas, así como las innovaciones hechas en la organización del trabajo, podrían haber facilitado la reducción de las horas de trabajo y disminuido el grado de dificultad que entrañan muchas tareas, en varios sectores de actividad se siguen observando jornadas de muchas horas. Una duración excesiva produce cambios fisiológicos que se reflejan en el desempeño profesional. Por ejemplo, el esfuerzo físico y mental que reclama el trabajo no puede sobrepasar ciertos límites sin que se observen efectos contraproducentes debidos a la fatiga. Una proporción apreciable de la fuerza de trabajo debe cumplir horarios que impiden llevar una vida social normal, o está obligada a aceptar turnos irregulares. Por otra parte, va en aumento el número de trabajadores sujetos a un ritmo de trabajo intenso, sin suficiente autonomía en la ejecución de sus tareas o sin supervisores a mano, y acaso sin posibilidades de romper la monotonía o de dejar de realizar tareas repetitivas cuando se trata de determinadas operaciones. Cuando a las horas excesivas, horarios anormales y turnos irregulares se añade el agravante de que el contenido de las tareas asignadas no es alentador, las consecuencias desde el punto de vista de la seguridad en el trabajo y la salud de los interesados pueden ser de cierta gravedad. Hay situaciones en que parecen demostrables ciertos nexos entre casos de estado depresivo o neurosis, suicidio, alcoholismo, consumo de drogas, estrés, accidentes del trabajo y violencia en el medio de trabajo, y casos de persistencia de horas de trabajo excesivas, horarios inadecuados, presiones debidas a la urgencia del trabajo y plazos de ejecución indefectibles, todo lo cual tiene consecuencias desfavorables en la vida social y familiar. A medida que aumentan los costos que entrañan el cuidado de la salud, el ausentismo, la baja productividad y la ineficiencia, las empresas y la colectividad deben soportar cargas más elevadas. Un problema conexo es que muchas normas y directrices sobre la protección de la salud y la seguridad fueron concebidas cuando era de regla trabajar ocho horas por día. Por ese motivo, se estudiarán ciertas disposiciones reglamentarias sobre seguridad y salud en el trabajo en relación con diversos tipos de ordenamiento del tiempo de trabajo, haciéndose hincapié en el estudio de los efectos que tienen esas nuevas formas sobre la carga de trabajo y los problemas de seguridad y salud, habida cuenta de las tecnologías utilizadas y del grado de participación que hayan tenido los trabajadores en la determinación de los horarios y turnos de trabajo y otros arreglos pertinentes. Los resultados de este estudio se utilizarán para preparar guías, listados de todos los aspectos que convenga verificar al hacer encuestas semejantes, y orientaciones acerca de los métodos de detección y de observación más eficaces.

Puesto al día por BB. Aprobada por DS. Ultima actualización: 3 de noviembre de 1999.