La OIT es una agencia especializada de las Naciones Unidas
ILO-es-strap
Go to the home page
Mapa del sitio | Contáctenos Français | English
> Página de entrada > Investigación

Programa de investigación para 2010-2011

Para el bienio 2010-2011, el objetivo es analizar más detenidamente la crisis, evaluar las respuestas e identificar aquellas que promueven la recuperación y el trabajo decente conforme a lo exigido por el G-20. Esto contribuirá a desempeñar el mandato de toda la Organización consistente en la aplicación del Pacto Mundial para el Empleo y permitirá publicar dos nuevas ediciones del Informe sobre el trabajo en el mundo. Esta labor brindará importantes oportunidades de cooperación con distintos sectores en la Oficina, de conformidad con la estrategia en materia de conocimientos propuesta por la Organización, a la vez que se basará en la ventaja competitiva del Instituto, a saber, su capacidad autónoma de investigación. El Instituto también está creando un grupo de expertos con miras a reforzar el examen interpares de la labor y, por ende, promover la calidad analítica.

Crisis mundial del empleo: estrategias para una recuperación sostenible

Aunque hay indicios de que la recuperación económica está comenzando, por muy frágil que sea, la crisis mundial del empleo es una cuestión que sigue siendo motivo de gran preocupación. El Informe sobre el trabajo en el mundo examinará pues las condiciones necesarias para una recuperación y salida sostenibles de la crisis. Los informes de 2010 y 2011 complementarán la evaluación de las medidas específicas elaboradas por la Oficina para hacer frente a la crisis centrándose en cuestiones analíticas fundamentales a más largo plazo, incluidas las que se describen a continuación:

  • Cuestiones relativas al empleo y la sostenibilidad social. En primer lugar, se examinará en qué medida se está logrando evitar una crisis prolongada del empleo. En un principio, la crisis afectó a los trabajadores calificados, al sector financiero y a las grandes empresas. Posteriormente, se extendió de forma más generalizada a otros sectores. Conforme se va recuperando la economía, existe el riesgo de que determinados grupos desfavorecidos, como las mujeres y los jóvenes poco calificados, los trabajadores temporales e informales y los pequeños empresarios, se conviertan en las principales víctimas de la crisis a más largo plazo. En el informe se examinará la forma en que estos grupos se han visto afectados en una gran diversidad de países. En segundo lugar, el informe abordará las perspectivas de una recuperación de mayor alcance. Se analizarán distintas situaciones hipotéticas en materia de empleo e ingresos para superar con éxito la crisis, y cómo interactuarían estas situaciones con las reformas anunciadas. El modelo elaborado recientemente por el Instituto, denominado «vínculos económicos mundiales» (global economic linkages) servirá de base para el análisis de las situaciones hipotéticas.
  • En el informe se examinarán posibles vías para aportar una respuesta eficaz a la crisis basada en el trabajo decente, sin comprometer la sostenibilidad fiscal a largo plazo. La deuda y los déficit públicos han aumentado considerablemente como consecuencia de la crisis, en parte debido a la aplicación de las medidas de estímulo fiscal y, en parte, a la aplicación de las medidas de rescate del sistema financiero. Es indispensable poner freno a los déficit. No obstante, también es indispensable establecer un sistema de protección social sólido, como se señaló en el Pacto Mundial para el Empleo. En el informe se analizará la forma en que los dos objetivos se pueden reforzar mutuamente a medio plazo, incluso en la eventualidad de que haya que hacer concesiones entre uno y otro a corto plazo. Para ello, habrá que considerar de qué manera los programas de empleo y protección social más eficaces podrían establecer una base mínima de protección social y, al mismo tiempo, apoyar la sostenibilidad económica y fiscal a largo plazo. Se prestará especial atención a la situación de las economías emergentes y de los países en desarrollo en el contexto de un margen fiscal (es decir, de gasto público) limitado.
  • Como se señaló en el Pacto Mundial para el Empleo, para lograr una verdadera recuperación del empleo es necesario corregir los desequilibrios mundiales que provocaron la crisis. En el informe de 2008 se indicaba que existía un vínculo entre los desequilibrios mundiales y las tendencias registradas en el mundo del trabajo. Se propone llevar a cabo más investigaciones para profundizar los análisis de esta cuestión esencial. Ello sería una contribución directa al cumplimiento del compromiso propuesto en el Pacto Mundial para el Empleo, a saber, lograr una globalización más equitativa. Este proceso entrañaría, en primer lugar, el análisis de la evolución de los salarios, la productividad y los ingresos, por una parte, y de los desequilibrios mundiales, por otra. En segundo lugar, el desarrollo financiero seguirá siendo un factor esencial para el crecimiento, el empleo y la protección social. Por consiguiente, en el informe se examinará de qué manera las reformas financieras pueden contribuir al logro de los objetivos en materia de creación de empresas sostenibles y trabajo decente. Este examen comprenderá un análisis de los efectos que los mecanismos alternativos de financiación de las inversiones empresariales (como la financiación basada en el mercado, los préstamos bancarios o los fondos en títulos privados) tienen con respecto al empleo y los ingresos. Se estudiarán, en particular, la forma en que la composición de los fondos incide en la economía real, el empleo y los ingresos, y diversas cuestiones de política conexas. En un plano más general, la crisis ha planteado también cuestiones de más amplio alcance en lo que respecta a las funciones respectivas de la intervención estatal y de los mercados. Dada la urgencia de la situación, los gobiernos han respondido hasta la fecha de forma puntual, por ejemplo, prestando un apoyo sin precedentes al sector financiero. Sin embargo, se plantea la cuestión de la conveniencia o la posibilidad de dar una respuesta de carácter más estratégico a medio plazo.
  • En el informe se abordarán las dimensiones social y del empleo de las políticas, en la perspectiva de promover la sostenibilidad ambiental. El análisis se basará en los modelos elaborados por el Instituto en relación con las repercusiones que los impuestos «verdes» (relativos a la protección del medio ambiente) tendrán sobre el empleo. En particular, se examinará la posible incidencia de las tecnologías verdes en la evolución de las pautas de producción y de empleo tanto a nivel de los países como en el plano internacional. También se hará referencia a los efectos distributivos de las distintas políticas «verdes», cuestión a la que prácticamente no se ha prestado atención hasta la fecha.
  • La crisis económica ha puesto de relieve las vulnerabilidades de larga data existentes en los países en desarrollo, que el fuerte crecimiento económico había permitido ignorar durante el reciente período de auge de los productos básicos. En primer lugar, la inversión insuficiente en la agricultura es un problema que se viene arrastrando desde hace tiempo: según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), para mantenerse a la par con el ritmo del crecimiento demográfico, el volumen de alimentos disponibles en los países en desarrollo deberá duplicarse para el año 2050. El fomento de inversiones intensivas en mano de obra en la agricultura podría generar mejores oportunidades empresariales y laborales, redundar en un aumento de los salarios y la productividad y favorecer un crecimiento económico más sostenible. En el informe se abordarán las perspectivas de futuro de los empleos verdes, la seguridad alimentaria y la productividad agrícola en las economías en desarrollo, así como la importancia que revisten al respecto las iniciativas y ayuda internacionales. En segundo lugar, el logro de una integración más eficaz de la economía informal en las cadenas de producción, tanto nacionales como internacionales, contribuiría a reforzar la capacidad de resistencia a las crisis futuras. Sobre la base del proyecto conjunto emprendido recientemente con la Organización Mundial del Comercio (OMC), el informe analizará la forma en que las economías informales pueden generar una recuperación económica autosostenida, y también la forma de lograr que los vínculos e interacciones con la economía formal sean más favorables al trabajo decente. En el informe se podría determinar también la ayuda adicional que podrían aportar los encargados de la formulación de políticas por lo que se refiere a la inversión en infraestructura, al establecimiento de sistemas bancarios locales y a la creación de marcos jurídicos y administrativos adecuados que incluyan a la economía informal.
  • Los trabajadores migrantes se han visto seriamente afectados por la crisis, que ha provocado una disminución del flujo de remesas a los países de origen, a lo que se suma la eventualidad de que estos países se vean confrontados al retorno de los trabajadores migrantes que tratan de obtener ingresos sostenibles. Se plantea así la cuestión de cómo lograr que la migración sea un componente más importante de un desarrollo que no consista exclusivamente en las remesas. En el informe se considerarán diversas opciones al respecto, a saber, la creación de nuevas posibilidades empresariales para los migrantes que retornan a sus países de origen y la contribución de los gobiernos mediante propuestas concretas que favorezcan el empleo de los migrantes que retornan a su país. Esta labor se basará en el proyecto sobre migración que se está llevando a cabo en los países africanos.

La globalización tras la crisis mundial

Se está contemplando la posibilidad de llevar a cabo un seguimiento del informe elaborado conjuntamente con la OMC sobre la globalización y el empleo en el sector informal en los países en desarrollo. Ello podría entrañar un análisis de cómo las reformas comerciales bien concebidas pueden contribuir a mejorar la integración internacional de los países en desarrollo, así como los resultados en materia de trabajo decente. Se podría prestar especial atención al comercio agrícola, el desarrollo y el trabajo decente en esos países.

Como parte del seguimiento a la Declaración sobre la justicia social para una globalización equitativa, el Instituto coordinará los estudios por país en los que se compilan las enseñanzas extraídas de las respuestas satisfactorias a la crisis. En la Declaración se destaca la necesidad de examinar las interacciones entre los distintos ámbitos del Programa de Trabajo Decente y se aboga por una ampliación de la base de conocimientos empíricos y la comprensión del carácter indisociable de los objetivos estratégicos, y de su interrelación y sinergia. A fin de ayudar a los mandantes de la OIT a formular respuestas a los retos económicos y sociales a los que se enfrentan, incluidas las consecuencias de la crisis económica actual, en 2010 se iniciarán cinco estudios por país para analizar los efectos económicos y laborales de la crisis y otros aspectos de su evolución en los países, así como la incidencia de las medidas de política aplicadas. La participación será voluntaria y se procurará que los mandantes intervengan activamente en el proceso. Este proyecto supondrá el desarrollo de actividades en equipo con las oficinas regionales de la OIT y los departamentos técnicos.


 
Ultima actualización:25.05.2012 ^ top