OIT apoyará estrategias regionales de lucha contra la trata de niños, niñas y adolescentes en Lima, Cusco y Loreto

Proyecto financiado por el gobierno de los Estados Unidos y ejecutado por la OIT abordará los ejes de persecución y sanción, identificación y atención de víctimas, y prevención del delito.

Noticia | 14 de agosto de 2018
Cusco - Cusco, Loreto y Lima están entre las cinco regiones con más casos reportados de trata de personas en los últimos años; y más de la mitad de las víctimas de este delito son menores de edad: niños, niñas y adolescentes.

Precisamente con el objetivo de mejorar la capacidad del gobierno peruano y de la sociedad civil para erradicar la trata de niñas, niños y adolescentes, los gobiernos de Perú y Estados Unidos firmaron la Alianza de Cooperación para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en 2017. “En el marco de esta Alianza, la OIT acaba de poner en marcha un proyecto de cuatro años que abordará la problemática en Lima, Cusco y Loreto desde tres ejes fundamentales: persecución y sanción del tratante, identificación y atención integral a las víctimas, y prevención a partir de la sensibilización de la población”, anunció Karina Javier-Jensen, coordinadora del proyecto para la OIT.

Durante los actos de presentación del proyecto en Cusco e Iquitos, el equipo de la OIT se reunió con los respectivos grupos regionales de lucha contra la trata de personas para identificar la complementariedad de las acciones del proyecto con las que ya se vienen desarrollando a nivel nacional y en cada región.

Miguel Huerta Barrón, director general de Seguridad Democrática del Ministerio del Interior, asegura que esta alianza entre el gobierno del Perú y el de Estados Unidos ha sido pensada específicamente para no resultar en acciones aisladas o desarticuladas. “Este proyecto no solo contribuye con la Política Nacional contra la Trata de Personas y fortalece las acciones previstas en nuestro Plan Nacional 2017-2021, sino que además, considerando que la lucha que estamos haciendo contra este delito tiene un alcance nacional, el proyecto contribuye también con las Estrategias Regionales”, dijo el representante del MININTER durante el acto de presentación del proyecto en Cusco.

Allí, los miembros de la Red Regional de Lucha Contra la Trata de Personas – Cusco se reunieron para conocer los alcances del proyecto en términos del fortalecimiento del sistema judicial penal para investigar, perseguir y sancionar a los tratantes, manteniendo un enfoque centrado en la víctima.

Lizardo Ángeles Revollar, gerente de Desarrollo Social del Gobierno Regional del Cusco, reconoció que la trata de personas se viene acentuando y enraizando peligrosamente en su región. En ese contexto, Ángeles Revollar afirmó que “reactivar la Red Regional y coordinar las acciones con el proyecto de la OIT es fundamental para mejorar la coordinación interinstitucional en esta lucha que tenemos que emprender para proteger a ese sector de la población que es especialmente vulnerable a este flagelo: niños, niñas y adolescentes”.

En el acto de presentación del proyecto en Iquitos, participaron los miembros de la Mesa Regional de Lucha contra la Trata de Personas - Iquitos, cuya Secretaria Técnica está liderada por Débora Mercedes Linares García, subgerenta de Programas Sociales del Gobierno Regional.

Una alianza para terminar con la trata de personas en el Perú
El proyecto Alianzas en acción para terminar con trata de niñas, niños y adolescentes en Perú pretende que los operadores de justicia incrementen el número de investigaciones y persecuciones penales exitosas; y que las instituciones del Estado mejoren sus políticas, protocolos y procedimientos de protección y atención a niñas, niños y adolescentes víctimas.

Para ello, el proyecto contará con la experiencia del Instituto de Defensa Legal (IDL) en el litigio de casos, el fortalecimiento de capacidades del sistema de justicia y en la sensibilización y visibilidad del problema; y con la experiencia de Capital Humano, Social y Alternativo (CHS) en protección y atención especializada de víctimas de trata de personas, y en la prevención de este crimen.

Con el respaldo y el apoyo financiero del Departamentos de Estado de los Estados Unidos, el proyecto también apoyará la implementación de políticas públicas y planes nacionales, y en el establecimiento de alianzas para mejorar la coordinación y colaboración para la prevención del delito.