Trabajo infantil en la agricultura

En muchos países el trabajo infantil es principalmente un problema agrícola. En todo el mundo, el 60 por ciento de todos los niños trabajadores con una edad comprendida entre los 5 y los 17 años trabajan en la agricultura (incluidos el cultivo, la pesca, la acuicultura, la silvicultura y la ganadería) lo que equivale a más de 98 millones de niñas y niños. La mayoría de estos niños trabajadores (el 67,5 por ciento) son miembros de la familia que no cobran ninguna retribución. En el sector agrícola, este porcentaje es mayor. Además, los niños entran muy pronto en el mercado laboral –en algunos casos, se trata de niños que tienen entre 5 y 7 años1. La agricultura es uno de los tres sectores más peligrosos en lo que se refiere a fallecimientos relacionados con el trabajo, accidentes no mortales y enfermedades profesionales. Alrededor del 59 por ciento de todos los niños entre 5 y 17 años en trabajos peligrosos se encuentran en la agricultura.

La pobreza junto con el acceso limitado a una educación de calidad, unas tecnologías agrícolas inadecuadas, un difícil acceso a la mano de obra adulta, unos altos riesgos y peligros, así como unas actitudes tradicionales respecto a la participación de los niños a las actividades agrícolas son las principales causas del trabajo infantil en la agricultura. Puede ser positivo que los niños participen en algunas actividades no peligrosas, pues favorece la transferencia de conocimientos entre generaciones y la seguridad alimentaria de los niños en especial en los cultivos familiares, la pesca a pequeña escala y la ganadería. Es importante establecer una distinción entre tareas ligeras que no causan ningún daño al niño y el trabajo infantil, el cual interfiere con la escolarización obligatoria y puede perjudicar la salud del niño o su desarrollo físico y mental, en función de las horas y de las condiciones de trabajo, la edad del niño, las actividades realizadas y los riesgos que acarrean.

La participación en algunas actividades agrícolas debe diferenciarse del trabajo infantil. Unas tareas adaptadas a la edad del niño que conlleven riesgos menores y que no representen un obstáculo a la escolarización y al disfrute del tiempo libre pueden perfectamente formar parte de una infancia normal en un contexto rural. Puede ser positivo que los niños participen en algunas actividades no peligrosas, pues favorece la transferencia de conocimientos entre generaciones y la seguridad alimentaria de los niños en especial en los cultivos familiares, la pesca a pequeña escala y la ganadería. Los jóvenes acostumbrados a desempeñar ciertas tareas agrícolas tienen más confianza en sí mismos, más autoestima y están más seguros de sus capacidades profesionales. Por consiguiente, es importante establecer una distinción entre tareas ligeras que no causan ningún daño al niño y el trabajo infantil, el cual interfiere con la escolarización obligatoria y puede perjudicar el desarrollo personal y la salud del niño, en función de las horas y de las condiciones de trabajo, la edad del niño, las actividades realizadas y los riesgos que implica.

Sub-sectores

El trabajo infantil es muy frecuente en todos los sub-sectores agrícolas, aunque con características diferentes:

  • Cultivo de la tierra
  • Pesca y acuicultura
  • Silvicultura
  • Ganadería

Aspectos transversales

Los avances realizados en la eliminación del trabajo infantil en la agricultura han sido lentos debido a las características específicas del sector. Esta situación es difícil de resolver debido a algunos factores como las lagunas existentes en las legislaciones nacionales sobre el trabajo familiar agrícola, la falta de sindicatos fuertes, la división de la mano de obra, la insuficiente capacidad de los inspectores de trabajo para cubrir áreas rurales remotas, el contexto familiar en el que trabajan muchos niños sin retribución ni contrato, la continuidad entre los hogares rurales y el lugar de trabajo y las tradiciones que fomentan la participación de los niños en las actividades agrícolas desde una temprana edad.

La discriminación de género, la edad y las normas culturales distinguen el tipo de trabajo realizado por niñas y niños así como el número de horas trabajadas y el derecho a la educación. Las diferencias de género en el trabajo infantil aumentan con la edad. En muchos casos, considerando las tareas domésticas las niñas trabajan más horas que los niños, lo que les deja menos tiempo para los estudios. Estos aspectos pueden surgir en todos los sub-sectores de la agricultura:

  • Normas internacionales de trabajo sobre trabajo infantil en la agricultura
  • Educación y trabajo infantil en la agricultura
  • Género y trabajo infantil en la agricultura
  • Salud y seguridad profesional y trabajo peligroso en la agricultura
  • Diálogo social

La Alianza internacional de cooperación

La Alianza internacional de cooperación sobre el trabajo infantil y la agricultura es una iniciativa global que reúne las acciones de la OIT, la FAO, el FIDA, el CGIAR y la UITA desde el 2007.

La Alianza reconoce que la agricultura debe convertirse en un área prioritaria en la cuestión de la eliminación del trabajo infantil tanto a nivel nacional como internacional. Para entender las causas que originan el trabajo infantil, identificar y tratar las limitaciones a las que la población rural se enfrenta en la producción agrícola, tales como la mano de obra insuficiente, la baja productividad, los bajos precios de sus productos, el acceso a la tierra, así como el coste de la educación y la distancia de las escuelas, es necesario lograr una colaboración entre las partes interesadas del sector laboral y agrícola. Para tratar estas causas se debe fomentar una mejor integración del tema del trabajo infantil en las políticas y acciones sobre agricultura y desarrollo rural, así como la incorporación de la agricultura en las políticas de trabajo y legislaciones nacionales.

Hechos sobresalientes

  • Conferencia internacional sobre el trabajo infantil en la agricultura
    28-30
    de julio de 2012, Washington DC, Estados Unidos
    La agricultura siendo un sector prioritario de su estrategia, Global March contra el Trabajo Infantil organiza una Conferencia internacional sobre el trabajo infantil en la agricultura. (página en inglés)
    - Documento final
  • Formación y fortalecimiento de capacidades sobre el trabajo infantil: cada año el Centro Internacional de Formación de la OIT (CIF-OIT) organiza cursos regulares y programas de formación a medida a nivel nacional. La próxima edición del curso "Harvesting a future without child labour: eliminating harmful practices in agriculture" [En busca de un futuro sin trabajo infantil: eliminar las prácticas perjudiciales de la agricultura] se llevará a cabo en mayo de 2012. Para más información sobre los próximos cursos, visite la página sobre trabajo infantil del CIF-OIT.
  • Romper el ciclo de la pobreza: Llevar a los niños y niñas del trabajo a la escuela – Reseñas de políticas.

1 OIT: Intensificar la lucha contra el trabajo infantil – Informe global con arreglo al seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo (Ginebra, 2010).