El trabajo infantil en América Latina y el Caribe

Si bien en América Latina y el Caribe en los últimos años el trabajo infantil se ha reducido sustancialmente, 5,7 millones de niñas y niños trabajan sin haber cumplido la edad mínima de admisión al empleo o realizan trabajos que deben ser prohibidos, según el Convenio núm. 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil. En su gran mayoría, estos niños y niñas trabajan en la agricultura, sin embargo, miles ellos se desempeñan en otros sectores de alto riesgo, como la minería, los basureros, el trabajo doméstico, la cohetería y la pesca. Para esta región, la ayuda para definir y realizar una cartografía del trabajo peligroso, formular sistemas de vigilancia y seguimiento del trabajo infantil y hacer participar a los interlocutores sociales en estos procesos revisten un carácter prioritario para el IPEC. En muchos países, el trabajo doméstico en hogares de terceros es el segundo sector en importancia y el primero para las niñas. En América Central y América del Sur se están ejecutando programas para resolver este difícil problema. Otro grupo beneficiario prioritario en materia de investigación y acción es el de los niños y niñas indígenas, que suelen ser los más pobres entre los pobres, padecen la discriminación y la falta de acceso a los servicios sociales.

Las formas incuestionablemente peores de trabajo infantil, como la explotación sexual comercial, la trata de niños y niñas con fines de explotación laboral y la utilización de niños y niñas en conflictos armados y el tráfico de drogas, plantean problemas particulares pues implican actividades ilícitas furtivas y difíciles de abordar. Algunas también plantean riesgos específicos a las niñas, que con frecuencia son más vulnerables debido a las prevalecientes normas culturales y sociales patriarcales de América Latina. El IPEC está trabajando en la preparación de modelos para resolver estas peores formas y velar por que se instituyan marcos jurídicos y se mejore la capacidad de los países para aplicarlos.

El IPEC aplica un fuerte criterio regional de sus actividades en América Latina. Promueve la integración del tema del trabajo infantil en la agenda económica regional, así como en declaraciones y acuerdos regionales. Por intermedio de grupos regionales, como el MERCOSUR, ha impulsado la promoción de una legislación conjunta de lucha contra el trabajo infantil y sus peores formas. La labor del IPEC seguirá centrándose en la integración del trabajo infantil en las políticas y programas oficiales de América Latina, en especial los referentes a la erradicación de la pobreza y la educación para todos, incluidos los programas de transferencias en efectivo condicionadas.

Oficinas y sitios Web regionales