Convención núm. 182

El Convenio núm. 182 sobre las peores formas de trabajo infantil se adoptó en junio de 1999. Pide la prohibición y erradicación de las peores formas de trabajo infantil con carácter de urgencia. El siguiente texto es una versión narrativa simplificada del Convenio núm. 182. Para consultar el documento completo del Convenio, en su forma original y por artículos, haga clic aquí. También podrá navegar por estas páginas Web y descubrir otras referencias relacionadas con el tema.

Las peores formas de trabajo infantil

El Convenio núm. 182 define las peores formas de trabajo infantil como:

  • Todas las formas de esclavitud, inclusive la venta y la trata de niños; el trabajo forzoso para pagar una deuda, y cualquier otro tipo de trabajo forzoso, incluyendo la utilización de niños en guerras o conflictos armados.
  • Todas las actividades que exploten sexualmente a los niños, como la prostitución, la pornografía o las actuaciones pornográficas.
  • Toda participación en actividades ilícitas, en particular la producción y el tráfico de estupefacientes.
  • Cualquier trabajo que pueda dañar la salud, la seguridad o el bienestar de los niños (el llamado “trabajo peligroso”).

Acciones para identificar el trabajo infantil, elaborar leyes y programas de acción, vigilancia y evaluación

Todo país que apruebe y acuerde ser parte del convenio mediante “ratificación” debe emprender medidas inmediatas para abolir las peores formas de trabajo infantil. Para fines de este Convenio, el término “niño” alude a toda persona menor de 18 años de edad.

En lo que hace al “trabajo peligroso”, cada país definirá en su legislación los tipos de trabajo que podrían dañar la salud, la seguridad o el bienestar de los niños menores de 18 años, de modo que estén protegidos contra estas categorías de trabajo. A la hora de redactar estas leyes, las autoridades de cada país deberían actuar en cooperación con las organizaciones de empleadores y de trabajadores. Las autoridades deberían examinar periódicamente las listas vigentes de tareas peligrosas con las organizaciones de empleadores y de trabajadores, y de ser necesario actualizar las leyes.

Todos los países deberían encontrar los medios de verificar la aplicación del Convenio, con objeto de garantizar el respeto de las leyes. Todos los países deben adoptar medidas para que las peores formas de trabajo infantil no ocurran o sean eliminadas.

Del mismo modo, todos los países deberían concebir programas de acción especiales para eliminar las peores formas de trabajo infantil, en consulta con las organizaciones de empleadores y de trabajadores.

Todo país que haya ratificado el Convenio núm. 182 debe asegurase de que su legislación prohíbe las peores formas de trabajo infantil, y hacer lo necesario para asegurarse de que esa legislación se cumpla. En caso de que un país conociera de casos de peores formas de trabajo infantil, deberá intervenir para castigar a los responsables de estos actos delictuosos.

La importancia de la educación

Todos los países deben tomar en cuenta la importancia de la educación para los niños. Los países deben esforzarse por intervenir – en un marco temporal específico – para:

  • Impedir que los niños resulten implicados en las peores formas de trabajo infantil.
  • Contribuir a retirar a los niños de las peores formas de trabajo infantil, y garantizar la protección y apoyo a la reinserción de estos niños en la sociedad.
  • Ofrecer a los niños la posibilidad de asistir a la escuela gratuitamente, y brindar oportunidades de formación de capacidades a los menores de más edad que hayan sido retirados de las peores formas de trabajo infantil.
  • Identificar y asistir a los niños en situación particular de riesgo.
  • Considerar la situación especialmente vulnerable de las niñas.

Trabajar en asociación y solidaridad con otros

Se pide a los países que se ayuden recíprocamente a cumplir con el Convenio núm. 182, por medio de la cooperación internacional. Podrían apoyarse en aspectos relacionados con el desarrollo social o económico, la reducción de la pobreza y la facilitación de la educación para todos los niños.

Los dibujos de esta página provienen de la exhibición “El trabajo infantil a través de los ojos de los niños” de la asociación GenevaWorld. Los dibujos de la parte superior de esta página han sido elaborados por Mizra, 12 años, Singapur; Huynh, 16 años, Viet Nam; Hanif, 15 años, Indonesia; Eugène, 11 años, Madagascar. ©GenevaWorld.