Convenios

Dentro del marco legal internacional para la protección de los derechos de los pueblos indígenas, la OIT ha adoptado dos instrumentos jurídicos internacionales vinculantes que abordan específicamente la cuestión de los pueblos indígenas y tribales:

El Convenio núm. 107 ya no está abierto para su ratificación, pero continúa en vigencia para 18 países.

El Convenio núm. 169 ha sido ratificado por 20 países. Cubre una amplia gama de temas, entre ellos, derechos a la tierra, acceso a los recursos naturales, salud, educación, formación profesional, condiciones de empleo y contactos transfronterizos. Los principios fundamentales del Convenio son que los pueblos indígenas y tribales deben participar plenamente y ser consultados en todos los niveles de los procesos de toma de decisiones que les conciernen.

La OIT también adoptó en 1989 la Resolución sobre la acción de la OIT concerniente a los Pueblos Indígenas y Tribales que esboza los modos posibles de acción para promover los derechos de los pueblos indígenas y tribales.

Con la adopción de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas, la ONU en su conjunto dio un gran paso en la promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas y tribales en todo el mundo. Las disposiciones de la Declaración y del Convenio núm. 169 son compatibles y se refuerzan mutuamente. Si bien la declaración no establece un mecanismo específico para monitorear su implementación, expresa el papel específico de la agencias de la ONU para apoyar la implementación de sus disposiciones (artículos 41 y 42). En particular la OIT, en su calidad de agencia responsable por el único instrumento jurídico internacional vinculante en materia de los derechos de los pueblos indígenas y tribales, cumple un papel importante en este contexto.