El turismo sostenible: un catalizador del desarrollo socioeconómico inclusivo y la reducción de la pobreza en las zonas rurales

El turismo es un importante motor del desarrollo socioeconómico inclusivo y la reducción de la pobreza. Como una de las actividades económicas de más rápido crecimiento y con mayor resiliencia, promueve la creación de empleo y puede estimular el desarrollo de infraestructuras y servicios públicos. Dada su capacidad para generar empleo, el turismo tiene un importante papel que desempeñar para desarrollar el a menudo ignorado potencial de las zonas rurales. Su considerable efecto multiplicador en sectores como la agricultura, la industria manufacturera, la construcción y el transporte puede contribuir en gran medida a la diversificación económica de las zonas rurales y al desarrollo económico local. No obstante, el sector a menudo se caracteriza por graves déficits de trabajo decente como la informalidad, los salarios bajos, las jornadas de trabajo excesivamente largas, la falta de protección social y la discriminación por motivos de género, que pueden ser particularmente acusados en las zonas rurales. Así pues, es necesario mejorar la cantidad y la calidad del empleo, promover los derechos en el lugar de trabajo, ampliar la protección social y reforzar las organizaciones de trabajadores y de empleadores en el sector del turismo. En la presente nota de orientación de políticas se subraya el enfoque integral adoptado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en sus labores de apoyo a la promoción del trabajo decente en el sector del turismo y la capacidad del sector para contribuir al desarrollo rural, la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible.