Trabajo decente

El trabajo decente sintetiza las aspiraciones de las personas durante su vida laboral. Significa la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato para todos, mujeres y hombres. 

El Programa de Trabajo Decente de la OIT

El empleo productivo y el trabajo decente son factores clave para alcanzar una globalización justa y reducir la pobreza. La OIT ha elaborado un programa para la comunidad del trabajo que se basa en la creación de empleo, los derechos en el trabajo, la protección social y el diálogo social, con la igualdad de género como un objetivo transversal.



El sentido de urgencia entre los responsables políticos internacionales – sobre todo a raíz de la crisis financiera y económica mundial de 2008 – es cada vez mayor: es apremiante proporcionar empleos de calidad asociados a la protección social y al respeto de los derechos en el trabajo, a fin de alcanzar un crecimiento económico sostenible e inclusivo y erradicar la pobreza.

El trabajo decente y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles

Durante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre 2015, el trabajo decente y los cuatro pilares del Programa de Trabajo Decente – creación de empleo, protección social, derechos en el trabajo y diálogo social – se convirtieron en elementos centrales de la nueva Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. El Objetivo 8 de la Agenda 2030 insta a promover un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el pleno empleo productivo y el trabajo decente, y será un ámbito de actuación fundamental para la OIT y sus mandantes. Además, otros aspectos clave del trabajo decente están ampliamente presentes en las metas de muchos de los otros 16 objetivos de la nueva visión de desarrollo de las Naciones Unidas.

Las declaraciones de los líderes y los planes de acción del G20, el G7, la Unión Europea, la Unión Africana y otros organismos regionales y multilaterales también confirman la importancia del trabajo decente para salir de la crisis y el desarrollo sostenible.

Aspectos más destacados del trabajo de la OIT

  1. Trabajo infantil

    A lo largo de la última década, y con el apoyo de la OIT, más de 60 países – que implementan casi 200 leyes – adaptaron sus marcos jurídicos en conformidad con los Convenios sobre trabajo infantil de la OIT. Desde 2004, en el marco de su evaluación sistemática de la aplicación de los Convenios núm. 138 y 182, la Comisión de Expertos de la OIT ha observado que el número de comentarios que señalan progresos se ha multiplicado por siete.

    A nivel de país, la OIT ha puesto en práctica más de 200 proyectos dirigidos a combatir el trabajo infantil.

    ALGUNOS RESULTADOS:

    - A lo largo de los últimos 15 años, cerca de un millón de niños fueron rescatados del trabajo infantil o se evitó que entraran gracias a los proyectos de la OIT en alrededor de 110 países en todo el mundo.
    - El número total de niñas y niños víctimas del trabajo infantil disminuyó de 30 por ciento, de 246 millones en 2000 a 168 millones en 2012.

  2. Protección social

    La OIT colabora con los países para extender la protección social en dos direcciones: impulsando la rápida implementación de pisos nacionales de protección social que comprenden garantías básicas de seguridad social para asegurar un acceso universal a una atención de salud esencial y a una seguridad básica del ingreso; y al mismo tiempo mejorar los sistemas de protección social existentes a fin de ofrecer progresivamente un nivel más alto de prestaciones al mayor número de personas posible.

    ALGUNOS RESULTADOS:
    A lo largo de los últimos diez años, la OIT ha apoyado el desarrollo de:
    - Pisos de protección social en 136 países
    - Estrategias nacionales en materia de protección social en 34 países
    - Protección de la salud en 30 países
    - Subsidios familiares en 21 países
    - Prestaciones por maternidad en 20 países
    - Sistemas de seguro de desempleo en 20 países
    - Programas de empleo público en 31 países
    - Pensiones de vejez en 43 países

  3. Inversiones intensivas en empleo

    Las inversiones intensivas en empleo vinculan el desarrollo de infraestructura con la creación de empleo, la reducción de la pobreza y el desarrollo local económico y social.

    ALGUNOS RESULTADOS:
    - Timor Leste: Desde marzo 2012, el programa R4D (carreteras para el desarrollo) de la OIT permitió crear 330.000 días de trabajo a través de empleos directos a corto plazo. Esto equivale a una transferencia en efectivo de alrededor de dos millones de dólares en la economía local.
    - Nepal: A partir de marzo 2013, la OIT ha apoyado el desarrollo de la infraestructura local en 33 distritos, donde vive más de la mitad de la población de Nepal. Después del terremoto de abril 2015, la cobertura se extendió a otros tres distritos.
    - Somalia: El Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre gobernanza local y prestación de servicios descentralizada, en el cual la OIT desempeñó un papel clave, dio lugar a la creación de 136.500 días de trabajo y benefició a los más vulnerables. Un proyecto dirigido a los repatriados somalíes y la Iniciativa Youth for Change crearon casi 43.000 días de trabajo.

  4. Better Work

    Better Work – un programa OIT/CFI instituido en 2009 – ha mejorado las condiciones de trabajo en las fábricas que emplean a más de tres millones de trabajadores gracias a la colaboración con 60 grandes marcas de ropa y 1.200 fábricas.

    ALGUNOS RESULTADOS:
    - Jordania: Los trabajadores migrantes actualmente están representados en un convenio colectivo que abarca a toda la industria; las fábricas han registrado un progreso de 50 por ciento en el respeto de las disposiciones en materia de seguridad y salud y de 100 por ciento en el pago de un salario mínimo y prestaciones justas.
    - Camboya: El impacto del programa se ha multiplicado puesto que los 500.000 trabajadores enviaron remesas a su país de origen para ayudar a sus familias, quienes en cambio utilizan este dinero para pagar la educación de los hermanos más jóvenes y los gastos médicos.
    - Lesotho: Better Work ha contribuido a garantizar que el 100 por ciento de las fábricas que participan en el programa hayan eliminado la discriminación relacionada con el HIV/sida.
    - Vietnam: 65 por ciento de las fábricas del programa Better Work registraron un aumento de las ventas, 62 por ciento incrementaron la capacidad de producción y 60 por ciento crearon más puestos de trabajo.

Actualidades

  1. La revista de la OIT: Número especial de 2016

    Salida de la pobreza

    26 de mayo de 2016

  2. Cumbre Humanitaria Mundial 2016

    Hacer frente a la crisis de los refugiados sirios

    25 de mayo de 2016

  3. 105.a reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo

    Mejora de la calidad del empleo en las cadenas mundiales de suministro

    25 de mayo de 2016