El COVID-19 y el mundo del trabajo

  1. El mundo del trabajo se ve profundamente afectado por la pandemia mundial del virus. Además de ser una amenaza para la salud pública, las perturbaciones a nivel económico y social ponen en peligro los medios de vida a largo plazo y el bienestar de millones de personas. La OIT y sus mandantes –gobiernos, trabajadores y empleadores– tendrán un papel decisivo en la lucha contra el brote, pues han de velar por la seguridad de las personas y la sostenibilidad de las empresas y los puestos de trabajo.

    Revise periódicamente las novedades sobre la respuesta del mundo del trabajo a la crisis por el COVID-19

El papel de los interlocutores sociales

Leer la Declaración conjunta sobre el COVID-19 de la Organización Internacional de Empleadores y la Confederación Sindical Internacional (en inglés)

¿Qué pueden hacer los trabajadores?
  • Para una acción rápida y efectiva es esencial un diálogo social flexible y productivo.
  • Las organizaciones de trabajadores pueden tener un papel importante participando en la adopción de decisiones y en las respuestas de política a la crisis del COVID-19. Pueden contribuir en las tareas de prevención, y en la protección de los trabajadores mediante la difusión de información fiable. Asimismo, pueden promover la solidaridad y la no discriminación y/o estigmatización de los trabajadores y las personas enfermas.
  • Habida cuenta de que el COVID-19 se propaga sobre todo a través de las partículas procedentes del sistema respiratorio, es imprescindible mantener estrictas consignas de higiene en el lugar de trabajo, entre otras, el lavado sistemático de las manos y el uso de desinfectante para las manos y las superficies.
  • Hay que evitar tocarse la cara, y hay que cubrirse la boca al toser o estornudar. En caso de malestar, es preciso aislarse y recurrir a asistencia médica.
  • Se debe fomentar el comportamiento responsable, cooperar con las medidas de respuesta, y guardar la calma. Asimismo, se debe promover la solidaridad y la no discriminación y/o la estigmatización de los/las colegas enfermos.​
Más información sobre el COVID-19 y las organizaciones de trabajadores

¿Qué pueden hacer los empleadores?
  • Instruir a sus trabajadores y comunicarse con ellos con regularidad.
  • Reforzar las buenas prácticas de higiene y adoptar las correspondientes precauciones de seguridad.
  • A ser posible, designar un equipo de gestión de emergencias.
  • Vigilar la situación a diario.
  • No dejar de animar a quedarse en casa a los miembros del personal enfermos; mandar a su domicilio a quien esté enfermo.
  • Tener presente las múltiples y diversas leyes y políticas relacionadas con el coronavirus y sus consecuencias en el lugar de trabajo, y preparar planes de contingencia.
  • Suspender o limitar los viajes de negocios.
  • Someter a cuarentena al personal que pueda haber estado expuesto.
  • Plantearse la posibilidad de que los miembros del personal no esenciales trabajen desde casa.