Políticas de protección de la maternidad y de conciliación de la vida laboral y familiar

  1. Unpaid maternity leave: the harsh reality for many working women

    Interview with Marie Holmes, high-school teacher in New York, mother of two.

La maternidad y la división sexual del trabajo dan lugar a que recaiga en las mujeres la responsabilidad principal del mantenimiento del hogar y del cuidado de la familia. La falta de protección de la maternidad, el volumen y el reparto desigual del trabajo de cuidados son determinantes fundamentales de las desigualdades entre las mujeres y los hombres, y de las desigualdades entre las mujeres.

El conflicto entre las responsabilidades relacionadas con el cuidado de la familia y las exigencias del trabajo remunerado es una enorme fuente de desventaja para las mujeres en el mercado de trabajo, y es una de las razones de la lentitud del progreso hacia la igualdad de oportunidades y de trato para hombres y mujeres en el empleo. A menudo, las responsabilidades relacionadas con la prestación de cuidados no remunerados impiden que las mujeres se preparen totalmente para la fuerza de trabajo, y entren, permanezcan y progresen en la misma.

Si bien las mujeres se sienten obligadas a veces a aceptar trabajos mal remunerados, inseguros, a tiempo parcial, a domicilio o informales, a fin de combinar sus responsabilidades relacionadas con la prestación de cuidados con su empleo remunerado, las dificultades para conciliar las exigencias laborales y el cuidado de la familia también afectan a los hombres, ya que limitan su capacidad para involucrarse en la vida familiar y para apoyar el derecho de las personas a su cargo a recibir los cuidados adecuados.

Las soluciones a la provisión de cuidados contempladas en los recursos de la OIT son las siguientes:
  • Medidas de protección de la maternidad, como la licencia de maternidad remunerada, la atención de la salud materna e infantil, la protección de la salud en el lugar de trabajo para las mujeres embarazadas y lactantes, la protección del empleo y la no discriminación, e instalaciones adecuadas para la lactancia y el cuidado de hijos e hijas;
  • El reparto del trabajo de cuidados entre hombres y mujeres a través de las licencia de paternidad y la licencia parental remuneradas tras la licencia de maternidad inicial, así como otras políticas relativas a las licencias para cuidar de otros familiares (licencia de larga duración o por motivos urgentes);
  • Modos de organización del trabajo para hombres y mujeres que permitan la conciliación con las responsabilidades familiares, incluyendo horas de trabajo decentes para todos, trabajo parcial de calidad y otras condiciones de trabajo favorables a la familia;
  • Servicios de cuidado de niños y niñas, y otros servicios e infraestructuras familiares, asequibles y de calidad;
  • Prestaciones de seguridad social, como prestaciones familiares y por hijos a cargo, y desgravaciones fiscales, a fin de garantizar la seguridad de los ingresos para el cuidado adecuado de hijos e hijas y de otras personas a cargo, y de garantizar sus derechos;
  • Medios de formación profesional, asesoramiento, regímenes de garantía del empleo y obras públicas, y servicios de información y colocación para ayudar a los trabajadores con responsabilidades familiares a permanecer en la fuerza de trabajo o a reincorporarse a la misma tras una ausencia debida a la prestación de cuidados, y
  • El aligeramiento de la carga de las responsabilidades familiares y del hogar a través de la provisión de transporte público y de servicios de agua y energía, que disminuyen el trabajo de cuidados.