Educación de la primera infancia

  1. Fighting for pay equity in Jordan's private education sector

La educación de la primera infancia es un elemento clave de la economía del cuidado. Comprende programas para niños y niñas desde el nacimiento hasta el inicio de la educación primaria. Suele impartirse en grupos, en las escuelas o en cualquier otro tipo de institución reconocida y excluye las modalidades de aprendizaje informal exclusivamente privadas que se dispensan en el ámbito familiar. Los programas de educación de la primera infancia tienen un componente educativo explícito y pretenden desarrollar las aptitudes socioemocionales necesarias para la participación en la escuela y en la sociedad, así como algunas de las competencias básicas para el aprendizaje académico, y preparar a los niños y niñas para el ingreso en la educación primaria.

Los países están invirtiendo en educación de la primera infancia en respuesta a las crecientes pruebas de que el aprendizaje temprano – cuando la mente de los niños y niñas se desarrolla con gran rapidez – tiene una influencia positiva en su salud, capacidad de aprendizaje y perspectivas profesionales futuras.

La importancia de la educación de la primera infancia está cada vez más reconocida, al igual que la función primordial que desempeña el personal de este sector al asegurar el acceso universal a una educación de calidad. Tradicionalmente, dicho personal ha trabajado en condiciones más precarias que los educadores de otros niveles de enseñanza, ha sido mal remunerado, ha trabajado largas jornadas y, en última instancia, ha tenido un estatus muy bajo. Sin embargo, los salarios están incrementándose, ya que los años de formación y el nivel de calificaciones necesarias para ser educador de primera infancia están aumentando en general. En la actualidad, la mejora del profesionalismo y del estatus del personal de la educación de la primera infancia y los esfuerzos para lograr que tengan unas condiciones de trabajo más “decentes” se consideran esenciales para cualquier política y programa integral de educación de la primera infancia.

Hoy en día se presta mucha más atención a la preparación del personal de este sector para desempeñar su trabajo, por ejemplo, desarrollando las competencias estándar, impartiendo una mejor formación, aumentando los requisitos y estableciendo procesos de certificación más rigurosos. De manera análoga, la formación en el empleo de los docentes nuevos o en período de prácticas en la educación preescolar es cada vez más frecuente.

Los presupuestos para la educación de la primera infancia aumentan paralelamente a los recursos para los servicios y las instalaciones, como edificios nuevos o renovados, mejores materiales, comidas escolares y programas de agua, saneamiento e higiene para todos. Por ejemplo, cuando se establecen guarderías en las escuelas primarias, también pueden utilizarse los servicios de estas últimas, como las bibliotecas o las instalaciones deportivas.

Los recursos de la OIT estudian las condiciones decentes de trabajo y empleo del personal de la educación de la primera infancia y cuestiones conexas, entre ellas la financiación de dicha educación, los planes de estudio y las prácticas de aprendizaje, la seguridad social, la ética profesional y los sistemas de gobernanza de la educación de la primera infancia.