Prestación de cuidados a través de cooperativas

Las cooperativas están surgiendo como un tipo innovador de proveedor de cuidados, en particular a falta de opciones públicas o de otras opciones privadas viables. También pueden facilitar el acceso a unas mejores condiciones de trabajo en el sector del cuidado (p.ej., acceso a prestaciones, más poder de negociación, horas regularizadas) – en particular para las trabajadoras.

Las cooperativas fomentan la interdependencia en la prestación de cuidados al conceder prioridad a la inclusión equitativa y a la toma democrática de decisiones en toda la cadena del cuidado. Así pues, los cuidadores, los beneficiarios de los cuidados y sus familias y otras partes interesadas pueden expresar su opinión sobre la naturaleza del servicio suministrado y sobre las operaciones de la empresa de prestación de cuidados.

A pesar de estos valores añadidos, las cooperativas de la economía del cuidado se enfrentan a diversos retos que dificultan su sostenibilidad y viabilidad. Cuestiones como el acceso limitado al capital y a ingresos para iniciar la actividad empresarial, la falta de conocimientos técnicos cooperativos y las lagunas en materia de conocimientos en todo el sector del cuidado merman el potencial de las cooperativas. Las oportunidades para superar estas dificultades son, entre otras, el intercambio de información, la concepción de iniciativas de formación específicas, y la creación de alianzas y asociaciones estratégicas en la cadena del cuidado y en el movimiento cooperativo.