Política social

La Constitución dela OIT, en la Declaración de Filadelfia, establece que "todos los seres humanos, sin distinción de raza, credo o sexo, tienen derecho a perseguir su bienestar material y su desarrollo espiritual en condiciones de libertad y dignidad, de seguridad económica y en igualdad de oportunidades" y que la consecución de este objetivo "debe constituir el propósito central de la política nacional e internacional". La política social, formulada a través del diálogo entre los interlocutores sociales, tiene todas las posibilidades de alcanzar los objetivos acordados por la comunidad internacional. Las normas pertinentes de la OIT establecen el marco para la creación de políticas sociales que garanticen que el desarrollo económico beneficie a todos los que participan en el mismo.

Selección de instrumentos pertinentes de la OIT

  • Convenio sobre la política social (normas y objetivos básicos), 1962 (núm. 117) - [ratificaciones]
    El Convenio establece el principio general de que todas las políticas deberán tender, en primer lugar, al bienestar y al desarrollo de la población, y a estimular sus propias aspiraciones para lograr el progreso social. Además, la mejora del nivel de vida deberá ser considerado como el objetivo principal de los planes de desarrollo económico. Contiene también disposiciones adicionales sobre los trabajadores migrantes, los productores agrícolas, los productores independientes y los asalariados, la fijación del salario mínimo y el pago de los salarios, la no-discriminación, y la educación y la formación profesional.
  • Otros instrumentos pertinentes