Labour standards

Alemania ratifica el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos

Alemania es el décimo Estado miembro de la OIT y el segundo Estado miembro de la Unión Europea en haber ratificado el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189), cuyo objetivo es mejorar las condiciones de trabajo y de vida para unos cincuenta millones de trabajadores domésticos en el mundo.

Noticia | 20 de septiembre de 2013
El 20 de septiembre de 2013, el Gobierno de Alemania depositó ante la Oficina Internacional del Trabajo el instrumento de ratificación del Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189). Alemania es el décimo Estado miembro de la OIT y el segundo Estado miembro de la Unión Europea en haber ratificado este Convenio, cuyo objetivo es mejorar las condiciones de trabajo y de vida para unos cincuenta millones de trabajadores domésticos en el mundo. En Alemania, la Oficina Federal de Estadísticas estima que unas 700.000 personas están empleadas como trabajadores domésticos.

Al depositar el instrumento de ratificación, el Señor Wolfgang Scholz, Consejero de la Misión Permanente de la República Federal de Alemania ante las Naciones Unidas, declaró: “En el momento de la discusión del Convenio núm. 189 en el marco de la Conferencia Internacional del Trabajo en 2001, la Canciller Merkel se encontraba por casualidad de visita oficial a la OIT y se refirió al nuevo instrumento como “un hito en el camino hacia un empleo justo y equitativo”. Dos años después, el Gobierno de Alemania pasa a ser parte de este Convenio y se compromete a trabajar para la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores domésticos, según los principios y las reglas establecidas en el Convenio.”

Al recibir el instrumento de ratificación del Convenio núm. 189 por Alemania, la Directora del Departamento de Normas Internacionales del Trabajo, Señora Doumbia-Henry, declaró: “El Convenio Núm. 189 entró en vigor a principios de este mes. La ratificación por parte de Alemania es una señal importante del impulso actual y de las crecientes expectativas generadas por este instrumento internacional para la protección de los trabajadores domésticos. El trabajo doméstico no ha sido suficientemente valorado y los trabajadores domésticos han quedado en situaciones vulnerables durante demasiado tiempo. Ahí radica la importancia de este Convenio, que tiene por objeto establecer un marco internacional de protección laboral mínima para estos trabajadores. Se espera ahora que muchos más Estados miembros de la OIT sigan el ejemplo de Alemania y unan sus fuerzas en el compromiso global para garantizar un trabajo decente a los trabajadores domésticos”.