Recursos

La pérdida de 1.136 vidas durante el colapso del edificio Rana Plaza en abril 2013, puso en evidencia la necesidad de garantizar condiciones de trabajo seguras y aceptables en la industria de la confección de Bangladesh.

Desde entonces, se han realizado esfuerzos sin precedentes que involucraron al gobierno, las organizaciones de empleadores y de trabajadores, las marcas y los distribuidores, la sociedad civil así como a la OIT, para mejorar la seguridad en el lugar de trabajo y fortalecer los derechos de los trabajadores en este sector.

Además de la urgencia de inspeccionar todas las fábricas de la confección para evaluar la seguridad estructural, eléctrica y contra incendios, era evidente que el sistema de inspección laboral necesitaba una reforma completa.

Por este motivo, el Gobierno de Bangladesh asumió una serie de compromisos importantes para reestructurar el Departamento de Inspección de Fábricas y Establecimientos (DIFE). El servicio de inspección fue modernizado, se instaló una dirección de alto nivel, el presupuesto aumentó y fueron contratados nuevos inspectores.

La OIT apoya este proceso a través de su programa relativo a las condiciones de trabajo en el sector de la confección, financiado por los Países Bajos, Canadá y el Reino Unido. Los esfuerzos para fortalecer las capacidades del servicio de inspección están dirigidos a la formación, la asignación de recursos y la planificación estratégica.

Entre los nuevos inspectores contratados, formados por la OIT, se encuentra Farzana Islam, 27 años. Esta es su historia.